EDITORIAL

MANCUERNA LEGISLATIVA




*Congregación caudillesca
*Eficacia Senado/Congreso
*Delegados plenipotenciarios
*Legislativo contra excesos 


VLADIMIR ROTHSCHUH


Lo que tenía que hacer Juárez Cisneros en el PRI nacional lo cumplió y ahora va a servirle como líder de los diputados de su bancada en San Lázaro. Mantenerse en Insurgentes Norte para evitar la carroña de los dinos que entregaron las plazas en Yucatán, Sonora, Chihuahua, Quintana Roo y Oaxaca según los pedidos de los dirigentes de la CTM, FSTSE y ex dirigentes nacionales priístas, era una visión cortoplacista para quien tiene una curul en el Congreso de la Unión y la responsabilidad de liderar la bancada en fechas amenazantes por el populismo que trastoca con su visión unipersonal los destinos de la federación y del orden constitucional establecido. Juárez Cisneros encabezando su bancada en San Lázaro y Osorio Chong haciendo lo mismo en el Senado, prometen una eficaz colaboración de ambas Cámaras y que evitaría los desórdenes que prevalecieron entre Beltrones y Gamboa o entre Camacho y Gamboa durante este sexenio. Sin saberse poner de acuerdo los diputados y senadores priístas cuando eran el partido en el gobierno, resultó previsible el desmembramiento del partido mayoritario en abyecciones personales y que marcan su derrota por el Viejo PRI populista de los años sesenta y setenta. Quizá Juárez Cisneros y Osorio Chong tengan el liderazgo para devolverle al tricolor a sus orígenes rescatando del movimiento moreno las fugas de militantes agraviados por la dirigencia de Ochoa Reza. Queda al frente del PRI nacional otra suriana como Ruiz Massieu hasta agosto del 2019 para facilitarle a Osorio Chong su coordinación de bancada al existir comunión con la ex canciller por ser ambos víctimas de los excesos videgarayescos; y no sólo Ruiz Massieu  u Osorio Chong, sino toda la militancia agraviada con cacería de brujas y que dio el primer timbrazo en Michoacán contra Chon Orihuela para cederle al enemigo la gubernatura como sería y seguiría después lesionando a los priístas con el fetiche de un combate a la corrupción a los exgobernadores y que al final, simplemente se manifestó el uno de julio en las urnas a favor del populismo. Con Osorio Chong en el Senado y Juárez Cisneros en San Lázaro quizá el priísmo vislumbre su responsabilidad opositora que no debe confundirse con la zalamería y el cochupo que distinguió al priismo con Fox y Calderón conformando ínsulas de poderes fácticos. 
  Héctor Astudillo 
le envió una solicitud de amistad al virtual presidente electo  López Obrador. Aguarda el mandatario suriano trabajar con Amlo conforme el marco constitucional de la Federación y las nuevas disposiciones legales que autorice el Legislativo Federal. Es claro que estas reformas deberán ser avaladas por el máximo tribunal, la SCJN, en específico, la figura del delegado personal de Andrés Manuel para todos los estados y que para Guerrero recae en la persona de Pablo Amílcar Sandoval, legislador que concentrará en su figura todas las atribuciones de todas las dependencias del gabinete presidencial, destacando de antemano, las enormes capacidad de servicio y talento público para este paisano de fama renombrada por su formación y experiencia profesional. En el encuentro de la Conago el virtual mandatario electo anunció encuentros con cada Gobernador del país para gestionar la agenda de su administración con las estatales. Astudillo considera  éste un punto favorable para su gobierno pues ha emprendido desde que asumió la magistratura suriana, una administración de austeridad para sanear el despilfarro de la izquierda que a la fecha sigue debiéndole a la SHCP el ISR y que ha obligado a la autoridad suriana  a desarrollar austeridades con tal de solventar esa deuda heredada por Aguirre y ahondada por Ortega. También le legó esa izquierda la ola de criminalidad en la que flotó el entonces candidato presidencial moreno haciendo a Guerrero eje de su amnistía con el crimen organizado y que hoy alarmó al Vaticano al grado de dar un paso atrás el Papa Francisco en sus intenciones de sumarse a la paz mexicana concebida como un conflicto ideológico y no como un conflicto de interés entre los barones de las drogas. El Santo Padre rechazó sentarse aunque fuera en Skype con los cabecillas del crimen organizado y tener que escuchar sus demandas territoriales para llevar en paz sus plazas durante el sexenio. Más urgente para Guerrero en la descentración ofrecida por el virtual presidente electo es la violencia que la educación; a Héctor Astudillo le habría gustado recibir a Sectur, la PGR o la nueva Secretaría de Seguridad Pública y no la Secretaría de Salubridad cuyos costos de movilidad superarán muchos presupuestos estatales; porque en las cuentas de Astudillo y de Joel Ayala, cada burócrata sacado de la CDMX para instalarlo en Chilpancingo costará a los contribuyentes seis u ocho millones de pesos y que a cualquier suriano indigna porque dicha fortuna nunca la verá en su vida ni por generaciones de sus vástagos. El líder de la FSTSE ha advertido sobre la garantía de inamovilidad laboral de los trabajadores del Estado, lo que complica un decretazo a todas luces violatorio de esos derechos de la burocracia federal al servicio del Estado. Puesto que no se trata nada más de concentrar las acciones federales de salubridad sino de abrir en Iguala la subsecretaria de Segob que presidirá el experto en criminalística, Alejandro Encinas, ahora designado por el virtual presidente electo en Fiscal Especial de los 43. El jurista Encinas trae muy feliz a la familia Abarca Pineda pues muchas de las plazas comerciales de la Pareja Imperial en Iguala podrán revivir el esplendor pasado al poder ser rentadas al gobierno federal. Héctor Astudillo está abierto a trabajar como lo sentencia el orden legal federal con el virtual presidente electo y quizá llegue a comprender mejor ese proyecto de austeridad y centralismo explicado directamente por López Obrador al Gobernador Constitucional del Soberano Estado de Guerrero.