EDITORIAL

DESLEALES E INFIELES




*Nuevo rescate económico

*La cultura nos alumbra

*Creo, creas, transformas

 


VLADIMIR ROTHSCHUH

 

Deslealtad e infidelidad son las aristas que hieren la confianza depositada por un Jefe de Estado entre sus colaboradores. Lealtad es el valor restituido por el presidente López Obrador a México tomando lo mejor de los tres momentos renovadores del pasado en la edificación de una nueva Patria simplificada en la honrada medianía y en la austeridad republicana. Valores muy simples a los que algunos servidores públicos no pueden tenerle lealtad ciega tolerando los meandros de sus vicios. El bautismo melifluo de yo no soy desleal, sino reflexivo, orada  la indiscutible fe contenida en la fidelidad de Numa edificando la República entre bárbaros. ‘Yo soy reflexivo con la corrupción, yo soy razonable con la putrefacción de los principios; no tuve fuerza para combatir el pillaje, pero me sobran ganas para sancionar los informalismos’. Cuando se tiene proyecto de país las infidelidades y las deslealtades se esfuman  ante el bien supremo sobre el que se funda el cambio. La lealtad reconocible la hace descansar el presidente López Obrador en el proyecto de país sistematizado en cada uno de los actores de la Cuarta Transformación, si  alguien duda por ética es grave lo perecedero de la abulia en la responsabilidad pública. El presidente López Obrador llama a tener confianza ciega en el proyecto de país, el que cree, crea su parte y teje el nuevo contenido de un México éticamente opuesto a la tecnocracia de los últimos cuarenta años. Si no  se cree en el proyecto es moralmente incorrecto seguir siendo la onerosa  sobrecarga que pudre las galeras.

El presidente López Obrador instruyó a su secretario Arturo Herrera a cobijar económicamente a millones de mexicanos en el comienzo de la nueva normalidad post pandemia. La enésima fase del programa de rescate a las finanzas de los hogares mexicanos, la negoció la Secretaría de Hacienda con los hombres del capital  en CNBV que dieron por concluidos los cuatro meses de apoyo por Covid19. El rescate fobaproico que Salazar Lomelín fue a reclamar a Palacio Nacional y no consiguió como en el pasado neoliberal, hoy se tradujo en un rescate a los millones de mexicanos y empresas que tienen créditos con el sector financiero. Las conclusiones de Arturo Herrera y Juan Pablo Graf son estupendas, un menú diverso sobre el cual podrán elegir las víctimas de la pandemia ante sus acreedores que ya afilaban los colmillos de la usura azuzando infinidad de despachos privados con cobranzas crueles y burdas. Juan Pablo Graf debe sugerirle a los señores de la banca evitar más dispendios pagando despachos de cobranza privada, cuando el acuerdo favorable a todos es de conciliación. El rescate a los deudores del sector financiero es también a los miembros de la CNBV pues no se trata de un problema bilateral sino global, están tan atorados los acreedores como los deudores. De aquella banca irresponsable sobre la que fincó la estatización López Portillo, hoy sobreviene un giro decente del presidente López Obrador convocando vía Hacienda a los miembros de la CNBV a un acuerdo donde todos ganan, especialmente México. 


El sol que vemos a diario  pertenece al pasado, es paradójico que esa luz que ilumina sea de ayer  como la luz de nuestro presente que realmente es nuestro pasado cultural. La sentencia del presidente López Obrador de que nos alumbra nuestro pasado histórico y cultural conduce al cénit la estrategia  de la 4T con Alejandra Frausto recuperando ese poder blando vigente de milenios atrás e insepulto en este encierro pandémico, pues la cultura popular y comunitaria echó alas y raíces con las nuevas tecnologías de Contigo en la Distancia. México se volvió referente mundial cuando la Unesco celebró la estrategia virtual de la Secretaría de Cultura con la presencialidad simultánea en la redes sociales y que abrió cauce a la educación a distancia como al zoom burocrático. Hoy el tránsito es hacia la nueva normalidad  en los espacios culturales en la nueva dinámica que impone la salud pública; museos y zonas arqueológicas parecen despertar de un tiempo jamás ido con el pasado oblicuo que da forma a las inclusiones y derechos de quienes el presidente López Obrador llama, los verdaderos creadores de México.

 

https://twitter.com/VladRothschuh