EDITORIAL

VIEJO/NUEVO ORDEN

 


*Regreso a clases

*Sanitización farmacéutica

* Presencialismo y distanciamiento

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

Concluyó el periodo vacacional de Semana Santa y 25 millones de estudiantes de Educación Básica y más de un millón 200 mil docentes regresan bajo la expectativa del presidente López Obrador turnada a Delfina Gómez sobre el regreso seguro a las clases presenciales. En varios estados sin semáforo verde las aulas físicas del sector privado han recibido alumnos y otro tanto del área pública ha trabajado clandestinamente con la venia de los padres de familia que debieron volver a sus fuentes de empleo y sostén del hogar. Los desafíos de la maestra Delfina Gómez no son tan simples como la normalización de la semaforización o la vacunación de todos los mentores, habiendo horizontes del nuevo orden internacional que ya transformó el sistema educativo en otros países. La reunión del Consejo Técnico Escolar determinará la transición de estas semanas con las clases a distancia, los protocolos de la Secretaría de Salud y la paradoja misma de que un maestro vacunado no representa solvencia alguna de inocuidad siendo que el antiviral funciona por seis meses y depende en gran parte del sistema inmunológico de cada individuo. El regreso vacacional de Semana Santa con más de 25 millones de alumnos y 1.2 millones de docentes, lo mismo que los casi 2 millones de jóvenes que cursan estudios de capacitación para el trabajo y los más de 88 mil alumnos de educación normal, pondrán a prueba el talento de la primer educadora de este siglo que se hace cargo de la instrucción pública nacional: ¿seguirá todo igual conforme el viejo orden? Deberá tener luz verde Delfina Gómez en sus decisiones para que agentes externos no hagan sucumbir el proyecto transformador del presidente López Obrador con asegunes estalinistas según expande el arcaísmo ideológico y su mediocridad en los nuevos contenidos de los textos gratuitos.  


Ante el veto que el presidente Andrés Manuel López Obrador, Jorge Alcocer, Luis Antonio Ramírez y Zoé Robledo, impusieron a las farmacéuticas que durante el sexenio pasado acapararon más del 60 por ciento de medicinas y materiales para luego revender al sector Salud del Gobierno Federal. La Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf) ya salió en defensa de esos monopolios y sus malestares los ha dirigido al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), instancia de salud que por pretender solucionar de manera inmediata el desabasto de medicinas solicitó la cotización de 158 claves a la empresa india Pharmexcil. El presidente López Obrador aseguró en pasadas declaraciones que las nuevas reglas en los procesos de revisión, y desde luego las nuevas licitaciones en el sector que dirige Jorge Alcocer, no serán causa de desabasto de medicinas, por lo que, de ser necesario, se abrirán fronteras y se comprará en el extranjero, para así evitar caer de nueva cuenta en los excesos de la corrupción tecnocrática. Hace un año Arturo Herrera instruyó al equipo de Santiago Nieto en la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda, investigar a las Empresas Farmacéuticas que acaparaban la venta de productos médicos al sector salud, por lo que son 50 los casos de mayor incidencia relacionados con corrupción en igual número de distribuidoras, las que ahora pretende defender la Amelaf, quien no está conforme con las nuevas reglas del juego y quiere volver a la corrupción y acaparamiento de años anteriores. La cotización del ISSSTE a 158 claves a la empresa india Pharmexcil, se inscribe en la sanitización administrativa ordenada por el presidente López Obrador a Luis Antonio Ramírez.

 

https://twitter.com/VladRothschuh