EDITORIAL

LECCIONES DE LA PANDEMIA

     

 


*Mediciones económicas

*Escuchar a la Naturaleza

*Alemania desmiente al FMI

*Distopías y nocebos

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

 

Retomó Víctor Toledo el sexto mandamiento del presidente López Obrador de su decálogo sobre la nueva normalidad, donde llama el primer mandatario a cuidar y a disfrutar la naturaleza. El titular de Semarnat como Goodall replica que separarnos de la naturaleza ocasionó esta pandemia. El rebrote de Coronavirus la semana pasada en el mercado de carnes más grande del mundo en Pekín, es otra evidencia de que no se ha entendido el mensaje de esta emergencia sanitaria global con el especismo humano que utiliza a otros seres vivientes para el sufrimiento y alimentación. No han querido advertir la ONU, OMS y FAO que los coronavirus son una gran familia hospedada en las carnes animales de granja y salvajes que esclaviza y depreda el hombre para sus apetitos crueles. Escuchar a la naturaleza, advirtió, Víctor Toledo, evitará reproducir más los efectos devastadores sobre el planeta y la humanidad misma, pero el hombre lo que ha demostrado en estos meses de pandemia es su supremacismo llevando a la miseria a millones de familias multiplicando miedos, desempleo, hambre, codicia y usura. La fraternidad que el presidente López Obrador creyó ver como un rayo de luz sobre el finiquito al modelo neoliberal y sus deviaciones terribles, fue apagada mundialmente cuando la humanidad poco aprendió de esta crisis. 


El decálogo hacia la nueva normalidad lanzado por el Presidente de México hace dos semanas debería ser referente para las Secretarías de su gobierno, pues la teoría de Gaia tan antigua como moderna, la invoca el secretario del medioambiente en una articulación que debe agrupar a Víctor Villalobos como cabeza del sector agrícola, a Esteban Moctezuma como gestor de la Nueva Escuela Mexicana, a María Luisa Albores y su programa de reforestación nacional y de autoempleo rural, a Jorge Alcocer con su modelo sanitario nórdico que debe insistir en la alimentación hipocrática como la medicina a nuestros males y ni qué señalar de Meyer Falcón y sus estrategias de planificación urbana. El llamado del presidente López Obrador a cuidar y disfrutar de la naturaleza invoca la recuperación de otros de los dones de la humanidad, la empatía. Escuchar a la naturaleza es originalmente otro de los mandamientos señalados por el Jefe de Estado mexicano, aprender a oírnos en mismidad de la unidad planetaria; con que cada humano haga su parte con el autogobierno ya habríamos alcanzado la mayor de las utopías.

 


Las postulaciones del presidente López Obrador para modificar los indicadores económicos pepenados en el PIB desde que llegó a Palacio Nacional, ahora convergen con la propuesta del Nobel de Economía Joseph Stiglitz.  La semana pasada Stiglitz cuestionó las acciones económicas contra la pandemia y que fueron ignoradas aún por la izquierda, pero que hoy deberán ser tomadas como referente de las mediciones del INEGI que no reflejan la realidad del desarrollo nacional. Y no se trata del INEGI sino del paradigma que el FMI y BM usan en todo el mundo unificando criterios dispersos de economías diferentes. Esas mediciones sobre el PIB arrojaron resultados distintos en las diferentes economías del orbe, algo semejante a los tratamientos que otro organismo neoliberal como la OMS aplica a tabla rasa siendo que los humanos como las sociedades tienen respuestas distintas.




 La primer economía del mundo en despegar hoy es Alemania, invirtió 1.1 billón de euros en rescates con la conclusión adelantada que esta pandemia se quedó corta frente a lo que debieron afrontar los teutones luego de la Segunda Guerra Mundial; todas las desgracias relatadas por el FMI sobre lo peor de la pandemia que superará a la Gran Depresión, se hicieron añicos en el despegue alemán. El año pasado México tuvo el mismo PIB que Alemania y como señala Stiglitz, ambas economía no se identificaban en lo absoluto. Y en el manejo de nuestro comercio durante la pandemia el presidente López Obrador ha tenido que remar contra corriente de su Gabinete y del conservadurismo que intentaron enfriarlo y enfriar la economía y el bienestar de los mexicanos. Siendo México el primer socio comercial de Estados Unidos hasta febrero pasado, hoy fue relegado paradójicamente por la economía enemiga de Estados Unidos y responsable de esta pandemia como es China. Atrapado nuestro país en la semaforización del Covid19, los chinos lograron rebasarnos y convertirse de odiados adversarios de Trump a primeros socios comerciales.

 

https://twitter.com/VladRothschuh