EDITORIAL

PÍO, EL FUEGO AMIGO

 


 

*Disputas de poder

*Entretenimiento chinesco

*Moral sobre costumbres

 

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

El presidente López Obrador ha desactivado infinidad de minas explosivas instrumentadas desde  la oposición, su Gabinete, el Legislativo y su partido, siendo Pío y León, una cuenta más del rosario de abyecciones con las que ha debido lidiar y  salir airoso como el idóneo Jefe de Estado. El presidente López Obrador ha resuelto otras maniobras de mayor escala como la transformación de Pemex y el Huachicol, la CFE y el otro huachicoleo, el Seguro Popular y las farmacéuticas, imbricándose con éstas últimas la descalificación de León Romero para dirigir la monumental empresa del Estado concentradora de los billonarios negocios de los cárteles batas blancas.  La lucha y resistencias se han dado en estos dos grandes sectores regidos por las transnacionales y sus asociados domésticos del pasado y los emergentes de la nueva clase gobernante. Lo que se discute en estas circunstancias son fortunas a escala internacional, de ahí que converjan los energéticos con Lozoya y las farmacéuticas con León Romero, haciendo aparecer en el teatro chinesco las sombras del mensajero y el oportunismo político que entretienen en lo banal y distraen de lo esencial el proyecto de país.  Señorear la agenda nacional es una estrategia de buenos resultados en los diálogos circulares de todos los días desde Palacio Nacional, es un caso único de un Jefe de Estado en el mundo y quizá ahí se entreveren las circunstancias porque al mercenarismo de Loret como mensajero no lo usan únicamente  los partidos opositores sino deplorablemente los mismos personajes que desde el Gabinete se han dedicado a golpear a Olga Sánchez Cordero, Marcelo Ebrard, María Luisa Albores, Zoé Robledo, Luisa Alcalde, Víctor Toledo, Claudia Sheinbaum, López-Gatell, Irma Sandoval, Alfonso Durazo y Manuel Bartlett, entre otros. Y en cada circunstancia el presidente López Obrador ha sido atento y mesurado para no decantar en los boteprontos de la provocación ajustándose a su plan de gobierno y a su experiencia personal, pues todos esos fuegos han sido de la lumbre amiga y dirigidos a que suelte las bridas del poder y se incite lo que ha hecho sucumbir a muchos sexenios y cuatrienios con las ambiciones naturales y desmedidas por los controles del presidencialismo;  de ahí que sea loable y plausible que no tenga oído el presidente López Obrador para ningún grupo en disputa particular por dominarlo y como ha refrendado al no aceptar ser pelele de los inmorales. La filtración sobre Pío y León, no vino de los enemigos externos del conservadurismo sino desde los nuevos intereses que ha generado el negocio multimillonario de consolidación farmacéutica en manos del Estado; la pandemia como lo señaló el presidente López Obrador, escasamente desnudó la fraternidad sino que exaltó lo más vil de la condición humana con los miedos provocados por el nocebo neoliberal y las impúdicas ganancias empresariales. Cuando se enteró el presidente López Obrador que los mexicanos que enfrentaron el Covid desde sus casas sobrevivieron, mientras que el 88% de los que acudieron a los hospitales, murieron, no fue para menos su apego al proyecto transformador del sector salud nacional con la adecuación  del modelo nórdico sanitario promovido por Jorge Alcocer, sobre el tecnocrático perverso y lucrativo vigente. Lo histriónico de la actual descomposición posdemocrática, es su afasia para que gitanamente las viejas tribus de la izquierda reagrupadas en Morena volvieran a sus vicios de picarse los ojos y echarse el tarot unas a otras. A simple vista Loret como mensajero de todos esos grupos que se enlodan, revela que la tolerancia del presidente López Obrador a los infantilismos políticos, amerita un reajuste porque no es lo de menos el gazapo chinesco, la reacción oficialista y el aplauso conservador, teniendo un origen común en el Gabinete, en el Senado y en Morena. Mientras la verticalidad de sus principios morales lo sostenga, el presidente López Obrador podrá mantener la dirección de la nave del Estado y aplacar la rijosidad de su tripulación a bordo, ciertamente él, solamente él, no puede ser comparado con ninguno.  

 

 

https://twitter.com/VladRothschuh

 

 

 

SOBERANÍA ALIMENTARIA

 


 

*Refrescos y lácteos

*Transición rural

*Superávit agrícola

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

El presidente López Obrador, inspirado en los buenos resultados del agro nacional durante esta crisis económica secuenciada por la pandemia, rememoró en Zacatecas la primera relación laboral que tuvo allá en los años setenta con Ignacio Ovalle actual titular de Segalmex. Son las vueltas que da la vida, el jefe del joven López Obrador ahora es el empleado del Presidente de México. Y el papel lo ha desempeñado bien ‘Nacho’, como se le llamaba entonces entre los tanques pensantes juveniles del grupo intelectual de Los Pinos, ha logrado con Víctor Villalobos estimular a los productores con los precios de garantía al grado que México ya dejó de importar trigo y arroz. Ovalle le dio otra buena noticia al presidente López Obrador en Zacatecas con la leche que al elevar Segalmex a más de ocho pesos el litro a pie de corral y venderse subsidiada a mitad de precio entre los pobres del país, se logró incrementar la producción con el histórico referente que ya no se importa del extranjero leche en polvo. 




Este logro, de haberse conseguido décadas atrás, habría evitado la importación de leche radiactiva en polvo de la planta nuclear rusa Chernóbil. El lácteo, lo pueden afirmar los doctores Jorge Alcocer y Hugo López- Gatell, forma parte de los nocivos públicos que tienen enfermos a millones de mexicanos, el ambientalista Víctor Manuel Toledo puede abonar las cifras de CO2, sabanización y desperdicio hídrico, que producen la vacas en el deterioro del calentamiento global; en fin, la panacea de la leche como súper alimento contiene raíces feudales, esclavistas por el maltrato animal y graves para la salud humana. El proyecto de país del presidente López Obrador puede conseguir antes que acabe el sexenio, la soberanía alimentaria y colocar a México como el primero del mundo sin hambre. Esto lo obtendrá la 4T  en la transición de la agricultura para que en vez de invertir en las industrias lácteas y cárnicas se haga en granos y oleaginosas. Es más nutritiva una lechada de trigo, arroz o soya, que cualquier leche animal o un kilo de carne. Un caldo de col tiene más calcio que diez litros de leche.  Programa dado a conocer por Francisco Vázquez Salazar a Víctor Villalobos, Ignacio Ovalle y Jesús Ramírez Cuevas.


Agricultura y Segalmex podrían generar ese reconocimiento global originando la transición agrícola cuando tienen el respaldo del presidente López Obrador  a favor de la naturaleza y una vida simple y sosegada. Poner fin a las industrias cárnica y láctea en el agro, redundará en un México con menos violencia, menos enfermos y más feliz.  Ahora que el doctor López - Gatell asuma Cofepris podrá jerarquizar como lo acaba de hacer con los refrescos, que en la escala del agua natural, las bebidas carbonatadas y la leche, obviamente van de la mano los lácteos y los refrescos con sus daños al sistema social en conjunto. Segalmex acorde los principios juaristas del presidente López Obrador introdujo mucho antes de Pandemia  una escala de valores alimenticios en sus tiendas para orientar a los consumidores a prever beneficios con una alimentación sana; las tiendas que dirige Nacho Ovalle traen sus propias etiquetas frontales. Un dato magnífico para abatir en el campo los índices de enfermedades ocasionadas por la mala alimentación.

 

https://twitter.com/VladRothschuh

 

 

 

EMPODERAMIENTO RACIAL Y DE GÉNERO

 


 

La dama de hierro

La nueva normalidad sanitaria

Estadista Teflón

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

  

Propone el presidente López Obrador a tres mujeres indígenas de tres etnias distintas para cabecear la extraviada Conapred y que ahora se enrumba hacia su mayor desafío, con el empoderamiento no solamente de género sino racial pues aunque tengan nombres castizos, en realidad Claudia Morales es una jalisciense wixárika, Mónica González  es cucapá de Baja California, mientras que de Durango es la tepehuana Olga Santillán.  El presidente López Obrador habrá llamado la atención en el Sureste cuando la línea de mujeres del EZLN ha estado firme en la defensa sectorial del ‘Quinto Poder’, no obstante que la discriminación no se rige por geografías como ha sido la perspectiva zapatista en su nueva forma de separar unos ‘indios buenos de otros’, como unas ideologías de otras conforme en paradigma del viejo siglo.  Para el feminismo de derecha que se manifestó a principios de año en Palacio Nacional, no será menor la apelación del presidente López Obrador a la dignificación de las mujeres con su terna propuesta para dirigir un organismo que lleva tiempo atascado en los intereses tradicionales del costumbrismo mexicano. El feminismo de derecha descalifica desde ahora a estas tres indígenas por no cumplir el perfil de su clasismo arraigado.  



Después del hospital de Morelos, sigue el del ISSSTE en Tláhuac  con una inversión de cinco mil millones de pesos que el presidente López Obrador instruyó a Arturo Herrera le aprobara  a Luis Antonio Ramírez debido a su honestidad y combate a la corrupción en el ISSSTE hasta ponerlo en números negros de la mala herencia tecnócrata.  Este hospital general en Tláhuac es otro de los referentes del presidente López Obrador hacia una salud de primera con 32 especialidades y que regionalmente beneficiará a millón y medio de servidores públicos.  Arturo Herrera Gutiérrez, titular de la SHCP y Luis Antonio Ramírez Pineda, Director General del ISSSTE, circularon las infraestructuras del hospital que contará con un total de 378 camas, 250 censables y 128 no censables; 35 consultorios y ocho quirófanos, construido en dos años con un costo de dos mil 300 millones de pesos. El ISSSTE comenzó a desandar la emergencia de la pandemia hacia la nueva normalidad sanitaria donde el Hospital General “Tláhuac” servirá para abatir el rezago quirúrgico de la zona metropolitana que llega a más mil 600 cirugías diferidas, especialmente las de traumatología, ortopedia, oftalmología y otorrinolaringología, entre otras.



El presidente López Obrador también tiene su Dama de Hierro en el Gabinete como lo demuestra Alejandra Frausto estando en contacto estrecho con personajes infectados por el Covid19 sin verse afectada por el virus. La vez pasada fue Irma Sandoval que dio positivo luego de haberse reunido con Alejandra Frausto sin que ésta manifestara un estornudo de la fiebre china; el segundo caso acaba de sucederle a la titular de Cultura con Claudia Sheinbaum, con la que compartió espacio y tiempo en el área cultural de Los Pinos para tratar el devenir de la obra cultural más grande de muchas latitudes en el Bosque de Chapultepec. Frausto va de dos nada, revelando que la fortaleza inmunológica radica en el estado de ánimo como evidencia el presidente López Obrador todos los días tratando con enfermos y sanos. Al presidente López Obrador no se le puede llamar sino el Estadista de Teflón, nada de lo que la reacción ha hecho en estos meses ha logrado adherirse a su investidura, mucho menos una pandemia que ataca a los temerosos y a cuya mística se suma Alejandra Frausto.  

 

https://twitter.com/VladRothschuh