EDITORIAL

GUÍA ÉTICA DE MÉXICO



*El Presidente, el ejemplo

*Decadencia neoliberal y socialista

*Virtudes públicas, pasiones privadas

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

El Presidente de México es el símbolo de las buenas o malas costumbres, Manuel Ávila Camacho emanó de un fraude electoral, no representaba las buenas maneras democráticas para su pueblo, el pedido a Alfonso Reyes para educar moralmente a los mexicanos a través de una cartilla moral se contrapone a lo que hoy simboliza el presidente Andrés Manuel López Obrador encabezando un gobierno democrático y de honrada medianía juarista a través de la Guía Ética para la Transformación de México. 1944 y 2020 son tiempos disímbolos, el primero cercano al cardenismo no lo representó cabalmente y el otro lejano de la Tercera Transformación, recoge un nuevo aliento más próximo al juarismo por su contenido ético en el ejercicio público y privado. Estas son las razones de por qué Torres Bodet no llegó a publicar la cartilla moralista de Alfonso Reyes en la Secretaría de Educación y sobradas  las razones por las que López Obrador reedita esa cartilla alfonsina pero no como libro de texto obligatorio para las aulas públicas. El Presidente de México es la cúspide de las virtudes y de los vicios, por desgracia México ha tenido pocos Jefes de Estado virtuosos que llegaron a simbolizar dentro del Partido de Estado al Nuevo Príncipe de Gramsci como seudo divinidad monárquica electa por el sufragio.

Este es el contra reflujo a través de la Guía Ética para la Transformación de México pues cuando llegó la transición democrática se suponía que México comenzaría una nueva etapa política, tristemente la transición fue traicionada por la derecha histórica, sin talla moral en sus personajes públicos para dar la estatura demandada por el país y los mexicanos. No es sino tres sexenios presidenciales después que la transición mexicana se reinicia (reset) con el triunfo de López Obrador como la encarnación ética contra los usos y costumbres del viejo presidencialismo corrupto y cleptómano. Sus años de campaña frustrados por diversos fraudes electorales aumentaron su propósito de transformar a México desde sus conciencias, la única transformación posible es la de cada quien como una especie soñada de autogobierno humano. La cartilla moral de Reyes volvió a tomar cuerpo porque el odre era nuevo, pero quedarse con el paradigma de 1944 merecía refrescarse en algo más que aquellos momentos poscardenistas saturados en el 2020 por una nueva ordenanza postpandémica, sin ideologías frías,  un pre orden global con más de veinte potencias económicas y un neoliberalismo y socialismo moralmente agotados. Desde antes de la pandemia oteó el presidente López Obrador la decadencia cuando lanzó la Nueva Economía Moral que centraba el olvido de la izquierda mundial hacia la familia y la ética de servicio, esa moralidad económica emparejaba una felicidad social por el bien-estar. 

La pandemia corroboró ese agotamiento sistémico del orden económico cediéndole la razón en los pasados meses de emergencia sanitaria global a las medidas tomadas por México sobre su economía. Claramente puede enunciarse que la Guía Ética para la Transformación de México cuaja los viejos tiempos y los trasciende con la inclusión, la diversidad, tolerancia, humildad, servicio e identidad que merecemos todos en un país empático. Dura tarea la encomendada a ocho millones de abuelos que deberán explicarles a sus nietos que ese México chingón y de cabrones es el responsable del desfigure absolutista concedido a la máxima autoridad presidencial. Un buen Presidente de la República arroja una buena sombra como esas metáforas frescas cantadas por el Rey David, el presidente López Obrador con sus actos privados y públicos es la cartilla, el mapa o el decálogo de la ética que merecerían imitar los mexicanos. La Guía Ética para la Transformación de México abona las cosechas del futuro que viene.

 

 

  https://twitter.com/VladRothschuh

 

 

  

RECONSTRUCCIÓN REPUBLICANA




*3T – 4T: Cárdenas – AMLO

*Herencia postcardenista

*G-20: México universal y solidario 


VLADIMIR ROTHSCHUH 


La transformación de México ha sido vertiginosa pues en menos tiempo que las revoluciones sangrientas, el presidente López Obrador ha podido desmantelar la herencia del absolutismo presidencial como dio cuenta  Alejandra Frausto develando el billete de Lotenal alusivo a los primeros dos años de la Residencia Oficial de Los Pinos transformada en un espacio cultural abierto a los mexicanos y monumento del viejo presidencialismo absolutista y de la democracia traicionada. Los méritos pacifistas y fraternos del presidente López Obrador consiguieron en breve desmantelar el andamiaje de la corrupción nacional anidada en lo que alguna vez fue la residencia del general Lázaro Cárdenas como oposición al boato heredado desde Maximiliano en Castillo de Chapultepec. El presidente López Obrador dio un paso más que la tercera transformación cardenista y así como el Tata canceló esa dote monárquica de la residencia presidencial en el cerro de los chapulines, el presidente López Obrador canceló el oropel posterior del presidencialismo posrevolucionario en  Los Pinos. Dos años atrás Alejandra Frausto apresuró los tiempos para conseguir que esa residencia de la ignominia presidencialista pasara a convertirse de inmediato en la casa abierta de todos los mexicanos y no sólo albergando la cultura en sus distintas manifestaciones artísticas sino dando cabida a los médicos y enfermeras que dieron la batalla y sus vidas en la lucha contra el Covid19. Hace unas semanas en el homenaje por el 50 aniversario luctuoso de Lázaro Cárdenas, el presidente López Obrador erigió el punto final del expresidente Cárdenas en un museo con su nombre en lo que fue su residencia, la cual se suma a formar parte de las transformaciones que viven esas áreas verdes en el cuadrivio geográfico en que convergen lo histórico, ambiental, social y cultural más grande del mundo en “Chapultepec: Naturaleza y Cultura”. Así como el presidente Cárdenas concluye el monarquismo electo yéndose a La Hormiga, de igual forma el presidente López Obrador replica ese punto final a la corrupción post cardenista del presidencialismo en Los Pinos yéndose juaristamente a pernoctar en Palacio Nacional. No resta imaginar quien quiera en la posteridad rebautizar el Centro Cultural Los Pinos como Andrés Manuel López Obrador en ubicuidad con el ejercicio republicano de la cuarta transformación con la tercera o bien acondicionar el espacio que habitó en Palacio Nacional coexistiendo museísticamente con el presidente Benito Juárez.  Alejandra Frausto timbró los dos años del Complejo Cultural Los Pinos con el billete alusivo de Lotería Nacional,   demostrando que la vertiginosidad de la 4T pudo lograr en paz, sin sangre, aquello que fue cruento en otras naciones, pues la tarea del presidente López Obrador no ha sido menor extinguiendo la guardia pretoriana del Estado Mayor Presidencial, achicando los sueldos ominosos que rebasaban la figura del Jefe de Estado, la multiplicidad de funciones de la burocracia dorada, el pillaje de los fideicomisos, en otras palabras, el gobierno obeso y contrapeso del pueblo famélico. 

Los países pobres del mundo vieron en el presidente de México una voz solidaria a favor de ellos cuando pidió a los países ricos del G20  quitar montos de deuda y del pago de servicio de la deuda a naciones pobres del mundo. Y esa solidaridad universal la retomó el secretario de Salud Jorge Alcocer porque si el gobierno de México aboga mundialmente por las víctimas económicas de la pandemia, a nivel doméstico hay que trascender el ejemplo del  presidente López Obrador apoyando a los deudos del Covid19 con un respaldo financiero para defunciones. Jorge Alcocer en el Pulso de la Salud equiparó las obligaciones morales de su dependencia con los actos globales del presidente López Obrador como la voz de los países pobres ante el G20. La 4T es candil de su casa y de la calle. En este pulso de la salud quedó claro que el futuro de la sanidad en México depende de instituciones públicas proactivas, Luis Antonio Ramírez Pineda destacó que el Presidente Andrés Manuel López Obrador lo instruyó a emprender un mayor activismo en el tema de la previsión, sobre todo para enfrentar al COVID-19 con población más saludable y sana. El ISSSTE está implementando el Programa “ECOS para el Bienestar”, el cual busca dentro de las familias de todos los municipios del país hacer más conciencia de tener una mejor alimentación y que el cuidado personal sea permanente para mejorar sus condiciones de salud. 

 

  https://twitter.com/VladRothschuh



LEALTAD TRASCENDIDA

 



*Ciego afecto

*Jugársela por México

*El Ejército después

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

Si hoy se pregunta a las Fuerzas Armadas quién es López Obrador, la respuesta es directa, es el Presidente que se la juega por nosotros. Ciertamente el presidente López Obrador consiguió lo que era imposible con la humillación del Ejército Mexicano en la detención de un ex secretario de la Defensa, haciendo recapacitar al Imperio, al policía del mundo, al mal vecino, de su desastrosa acción unilateral contra nuestra Soberanía y el organismo público de mayor respeto en el país como es la milicia. Indudablemente el presidente López Obrador se la jugó por las Fuerzas Armadas, atrayendo uno de los preciados dones que Julio César reveló en Las Galias y mucho tiempo después Le Petit Caporal: la fidelidad ciega, que no se consigue por jerarquía y menos por autoridad impuesta como sucedió en la milicia mexicana desde la matanza del 68, hasta el Plan Mérida, pasando por la Guerra Sucia y EZLN. Es decir cuando los políticos usaron a los militares lavándose las manos en la sangre del pueblo y usando el verde olivo de kleenex. Hoy el Ejército Mexicano ha dado un paso adelante con el presidente López Obrador a favor de la Lealtad para superar el lugar común del último medio siglo en torno a la institucionalidad; hasta antier los castrenses mexicanos eran personajes obedientes de la jerarquía de mando, hoy son obedientes ciegos del afecto a López Obrador. Aunque el Presidente de México entendió y atendió la detención del General Cienfuegos como un evento de soberanía simplemente lo enmarcó en su estilo humanista de protección a las clases populares (origen del Ejército Mexicano), la defensa del derecho de los pueblos originarios y la humilde petición de perdón al Papa y al Rey de España. Disculpa que han vuelto culposa los europeos pues sigue pendiente su aceptación del error de hace 500 años, según dejó ver la canciller Arancha González Laya  al señalarle al Jefe de la Diplomacia mexicana, que había que ver al futuro. Sintomatismo que corrió otra suerte por el lado de la estrategia cultural de Gutiérrez Müller, pues la Secretaría de Cultura, Alejandra Frausto espigó formidablemente las disculpas sentidas de la diseñadora Isabel Marant hacia las etnias purépechas. La Soberanía es para el presidente López Obrador un panóptico que emite también su propia luz  popularizada en la radiación invertida al grueso de los mexicanos. Los Presidentes de México fueron en mucha medida monárquicos en la consonancia de Gramsci al diluir en su figura la extensión fraternal y solidaria del cuerpo soberano del Pueblo como Estado, Sociedad y Leyes, que no es otra cosa que el Estado de Derecho Positivo visualizado por Kelsen. Y esa lealtad expresada por la milicia al presidente López Obrador baña también a su canciller Marcelo Ebrard que hizo posible lo inimaginable de la diplomacia contraria consolidando su figura de Súper Secretario que obviamente incomoda las ambiciones precipitadas de la politiquería transexenal, obviando los hechos por sí mismos. Sin esa vieja-nueva-diplomacia Estradista revalorada por el Canciller Ebrard, no habría cambiado de parecer la política extraterritorial de la Casa Blanca con el Ejército mexicano, como tampoco conseguido la Diplomacia Cultural que Isabel Marant enviara carta disculpa a Alejandra Frausto  que como Secretaria de Cultura del Gobierno de México supo expresar el interés soberano del presidente López Obrador por visibilizar el tratamiento aún post colonialista de la industria de la moda hoy día. La mejor batalla es la que no se emprende y el canciller Ebrard y la secretaria Frausto fueron escuchados por los señores de la Guerra en Estados Unidos y por la señoras de la moda en París, de la mejor manera que el presidente López Obrador ha coronado sus esfuerzos transformadores de México, dialogando primero, dialogando después y siempre, como la dorada alternativa civilizada. Así la omisión del perdón del Rey Felipe la volvió a turnar Marcelo Ebrard a su homóloga Arancha González en vísperas del desencuentro de los dos mundos que será rememorado el año entrante. Hace unos meses el presidente López Obrador explicaba a su Gabinete que no le pedía fe ciega en su persona sino en el proyecto de país que encarna la 4T, a partir de ayer esa fidelidad en las líneas castrenses adquirió epifanía semejante a la de Juárez, Madero y Cárdenas.

 

   https://twitter.com/VladRothschuh

 


CONTROL DE LA EPIDEMIA

 


*ENSANUT 2018-19

*INTELIGENCIA SANITARIA

*MÉXICO, PUNTO AZUL

  


VLADIMIR ROTHSCHUH

 

A 44 semanas de la emergencia sanitaria tuvo que ser el Secretario de Salud, Jorge Alcocer, quien diera la buena nueva del Covid19: “estamos en control de la epidemia. Hubo algunos días o semanas en que esto se volvió un poco más complicado, pero estamos ya en ese camino, hacia abajo.” Mal acostumbrados mañana y tarde a las malas noticias sobre la gripa china, para el presidente López Obrador el Pulso de la Salud del 10 de noviembre representa la culminación de una estrategia sanitaria tan positiva como su estrategia de Economía Moral, pues Susana Distancia, como el Semáforo, son paradigmas internacionales y que la OMS validó en la figura consejera de López Gatell; algo semejante ocurriendo en la recuperación de empleos, el crecimiento de la economía, una recaudación aceptable, cero devaluación, apreciación del Peso y más inversión extranjera, al grado que Arturo Herrera es reconocido por el FMI a la cabeza de sus Gobernadores.  La buena nueva de Jorge Alcocer se contiene en dos hechos recientes sobre un sistema de salud proactivo que gracias a la encuesta nacional del INEGI se pueden evitar a futuro enfermedades crónicas y degenerativas como debió hacerse a partir del 2006 cuando se hizo el primer muestreo de los usos y costumbres alimenticios del mexicano y que fueron desatendidos pues no existía un organismo de inteligencia sanitaria, como el recién anunciado por López Gatell y que arranca atendiendo los males sistémicos de la corrupción de la industria alimenticia con los etiquetados y de la industria farmacéutica con las consolidaciones e importaciones directas.  El presidente López Obrador en este Pulso de la Salud volvió a dirigirse al Doctor Jorge Alcocer como una eminencia científica pues no en vano es el primero que descubrió en las primeras semanas del Covid19 que no se trataba de un virus de letalidad unilateral sino asociado a otras enfermedades degenerativas, análisis al que llegaron otros científicos varios meses después al considerar que el Covid19 formaba parte de una Sindemia. Esta es la trascendencia de los nuevos indicadores de la encuesta nacional de salud que para Jorge Alcocer iluminan la estrategia de López Gatell en el nuevo organismo de inteligencia sanitaria: re-educando los hábitos alimenticios de los mexicanos será posible transformar nuestra nación en una sociedad saludable en sus aspectos moral, cognitivo, financiero y sobre todo pacifista. El sueño del presidente López Obrador por un sistema sanitario similar al nórdico puede alcanzar en esta visión de Jorge Alcocer lo que hoy llaman Puntos Azules del planeta con sociedades longevas, armoniosas y próximas a ese espartanismo que el presidente López Obrador detalló en su Decálogo de la Nueva Normalidad.

 

  https://twitter.com/VladRothschuh

 

 

DIPLOMACIA MEXICANA


 

*Amlo, Putin y Jinping

*Colegios Electorales fallidos

*Gutiérrez Müller - Frausto – Marant

  

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

El presidente López Obrador se une a los gigantes mandatarios Xi Jinping y Vladimir Putin que aguardan los resultados oficiales de las elecciones estadunidenses para felicitar al nuevo inquilino de la Casa Blanca. En ningún caso se ha cuestionado al mandatario chino victimizado por Trump señalándosele de amigo del responsable de esta crisis económica global y del odio económico al tigre asiático. Al contrario, el responsable de esta crisis pandémica y presunto adversario de Donald Trump en Canadá, Justin Trudeau, ha sido el primero en salir a felicitar a Biden por su apretado triunfo cuando es co-autor con Trump de meter en la cárcel a la heredera de Huawei e inversionista de los laboratorios experimentales de Wuhan de donde salió el Covid19. El presidente López Obrador vivió en carne propia esos asegunes de la democracia imperfecta mexicana que se reproducen en Estados Unidos con el obsoleto Colegio Electoral, autor aquí del fraude del 88 con la quema de las urnas comiciales a manos de la derecha panista con tal de cerrarle el paso a la izquierda en el Frente Democrático. El presidente López Obrador nada le debe a Donald Trump, salvo una vecindad deteriorada por el racismo que buscó levantar muros, eliminar enmiendas contra los soñadores, encarcelar en perreras a los migrantes; en fin, esas políticas de mala vecindad que contradijeron el juarismo de la Cuarta Transformación son las que debió atender el canciller Ebrard bajo una nueva política exterior mexicana bajando la confrontación y dando paso a la flexibilidad que ocasionara menos daños a los heredados desde la guerra fratricida del Plan Mérida. El presidente López Obrador rememoró en la circunstancia Biden - Trump, las aberraciones de la democracia imperfecta con el fraude electoral del 2006 cuando la izquierda del PSOE levantó el brazo a Calderón siendo que el INE no oficializaba los resultados; paradójico, no fue la derecha de Aznar y del PP aliada histórica del PAN quien salió a bocajarro a cometer la patraña electoral en México sino esa izquierda de Felipe González vinculada empresarialmente a Carlos Slim y Calderón.  Como los estadistas de China y de Rusia, el Jefe de Estado Mexicano, López Obrador, optó por una sensatez y no por una comunión con las otras potencias que compiten con Estados Unidos en la era del nuevo orden postcovid,  pues como oposición  Amlo sufrió la democracia imperfecta de la que Estados Unidos sigue aferrado con el arcaísmo de su Colegio Electoral y de la que entonces el candidato López Obrador enteró a Biden sin respuesta alguna. Las felicitaciones a Biden en México las ha cuajado la derecha panista buscando revivir las malas épocas para los mexicanos que sufrieron el criminal Plan Mérida. Lo poco que había que esperar de Trump no es lo mucho que puede aguardar México de Biden. 

 


La otra diplomacia mexicana la celebró en días pasados Beatriz Gutiérrez Müller en vísperas de los festejos históricos de México en el 2021, cuando fue personalmente a Europa a solicitar cooperación con muchos gobiernos de los cuales obtuvo respuestas aceptables y de otros no tanto pues se negaron devolver a México sus legados históricos. En ese marco de defensa diplomática del patrimonio histórico y cultural, Alejandra Frausto se enteró la colección invierno de Isabel Marant que copiaba tejidos de los pueblos originarios y solicitó a la diseñadora de H&M conocer sus planes de compartir con las etnias mexicanas los frutos de esa pasarela. La nueva diplomacia cultural arrancada en este sexenio se convirtió en apartado de la cancillería de Ebrard gestionando como nunca antes restituciones de piezas de nuestro pasado como las 594 pinturas virreinales en posesión de las autoridades italianas, por ejemplo. Hoy todos los sectores creativos estatales vinculados a los pueblos originarios se han sumado a esa petición de Frausto a Marant pues la misiva de la Secretaria de Cultura del Gobierno mexicano a la diseñadora no es de contrastes conflictivos sino de un ganar-ganar para todos, en especial a los telares de las etnias nuestras. La estrategia diplomática de Frausto afina la visión renovadora de Gutiérrez Müller en el rescate y renovación de la narrativa histórica y cultural mexicanas.

 

  https://twitter.com/VladRothschuh

  

UN ALMA, UNA FLOR



*La Casa del Pueblo

*Recuperar las tradiciones

*Supremacismo colonial y animal

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

Beatriz Gutiérrez Müller ha puesto su acento historiográfico en la Cuarta Transformación y en la agenda misma del presidente López Obrador como fue la humilde petición al Rey de España y al Papa del Vaticano a manera de conciliar  los tiempos, consiguiendo revelar que cinco siglos después el colonialismo religioso y cortesano se mantiene vigente. Ese acento de Gutiérrez Müller está manifestado en los triples festejos del 2021 por los 700 años de la fundación de México-Tenochtitlán, 500 de la llegada de los españoles y 200 de la Consumación de la Independencia.  La gira reciente por Europa acabó por confirmarle a Gutiérrez Müller la cosificación de los valores supremacistas europeos que lindan en el pillaje que era de lo que se trató la conquista en América y no en el amoroso encuentro de dos mundos. La restitución de Gutiérrez Müller de esos elementos primarios, son ahora los tres días de ceremonial por los muertos de esta Sindemia bajo la sugerente atracción de Gutiérrez Müller a la botánica ‘Una flor para cada alma’. Veinte expresiones culturales nativas y diacrónicas del mestizaje  del México antiguo conjuntaron Beatriz Gutiérrez Müller, Alejandra Frausto, Adelfo Regino y Diego Prieto, en la de-construcción del débito histórico del virrey Mendoza para transformar Palacio Nacional en la Casa del Pueblo, tal debería llamarse de ahora en adelante dicho recinto  también de negra historia en sus entrañas virreinales, independistas, reformista y post revolucionaria. Veinte estaciones recorrieron el presidente López Obrador y Gutiérrez Müller en las cosmovisiones de los pueblo originarios como otro diálogo circular en donde escucharon reclamos de promesas inconclusas en la Universidad Náhuatl que aún Adelfo no ha puesto su primera piedra por Milpa Alta pero que deberá tener lista para los festejos del año entrante;

 igual las etnias tabasqueñas le señalaron al presidente López Obrador que Javier May no los volvió a ver en las recientes inundaciones, para delicia de la ahora ambientalista María Luisa Albores que dio por muerto a May cuando lo destituyó de la subsecretaría y el presidente López Obrador lo revivió hasta coronarlo con Bienestar. Por cada estación del Primer Mandatario y las oraciones de las veinte etnias, la respuesta de López Obrador fue la misma, estaban en su casa, lo que motiva a transformar ese legado palaciego por la Casa del Pueblo dentro del contexto que ahora es Los Pinos. El que se  debió infartar ante los altares de Palacio nacional fue el doctor López Gatell  viendo en las ofrendas los refrescos negros de cola que él prohibió en Chiapas pero que Alfonso Romo devolvió a la canasta básica de los pobres para aumentar el número de mexicanos en los altares. La Coca Cola, la Pepsi, ilustrando las preferencias alimenticias de los festejos de muertos, acentuaron la razón de López Gatell y la vida natural demandada por el presidente López Obrador en su decálogo de la normalidad post Covid por una alimentación sana y cercana a nuestros pueblos originarios estrictamente veganos. Porque no fue sino después que los españoles trajeron animales de granja, cuando se distorsionó la alimentación vegetariana de las etnias cediendo paso a esa otra forma de esclavismo animal con el que convivimos naturalmente hoy sin considerar su atrocidad supremacista, como con la que se topó Beatriz Gutiérrez Müller en su gira por Europa y se enfrentó Alejandra Frausto en París por la subasta de arte precolombino. Se ha olvidado que todas las muertes del mundo por el Covid19 se fundaron en un mercado de carnes exóticas de Wuhan.

  

  https://twitter.com/VladRothschuh