EDITORIAL

NEUROLINGÜÍSTICA DEL MENSAJE






*Transformación internacional
*Alianza metropolitana al 2024
*Cultura, Comercio y Turismo
*Filigrana de acuerdos



VLADIMIR ROTHSCHUH


Enorme tarea la que tiene encima Jesús Ramírez Cuevas frente a algunos sectores del Gabinete que están tomando por las hojas la Cuarta Transformación cuando sus discursos dicen representar a un gobierno pobre. En ninguna parte el Presidente de la República se dice representante de una administración pública en miseria porque al afirmarlo estará asumiendo que su mandado es semejante. Felipe Calderón comenzó su ilegitimidad  en Los Pinos hablando de carestía, que la cobija no alcanzaba, de apretar el cinturón y lo secundaba nada menos que el anti sinónimo de crisis, el rollizo titular de la SHCP, Carstens. También internacionalizó Calderón a México como un país de matones y nuestra Nación desplazó a Colombia gracias al Presidente de la República que introdujo en el léxico mundial la ‘mexicanización’ como identidad criminal. También Felipe Calderón creó una crisis planetaria con su peste porcina, otra vez mal para México y su imagen de un gobierno fallido e incapaz de controlar las porquerizas y los gallineros. Calderón y su Gabinete no sufrieron jamás las crisis que vivió México, vivía el mandatario la ficción que vivieron todos los Presidentes desde el confort de Los Pinos. Cuanto antes deberá aplicar el manual Jesús Ramírez Cuevas entre los miembros del Gabinete evitando convertir a la administración del presidente López Obrador en un reflejo de la pequeñez de sus subalternos. Y se dice pequeñez porque se comienza a reproducir entre los nuevos servidores federales el eterno mal del funcionario público, la soberbia que impone a los demás aberraciones que no padecen quienes las promulgan. Un gobierno rico, un pueblo pobre, era el mensaje de inconformidad de López Obrador como candidato, pero a nadie le sirve que sus colaboradores bauticen su mandado con precariedad porque entonces el eslogan de Hank sobre un gobierno pobre, un pobre gobierno, se hará pandemia en el colectivo fifí y todo gracias al extravío de los miembros del Gabinete presidencial justificando sus incapacidades con alegatos impropios. A Felipe Calderón se le debe la multiplicación de la compra de basura, plástico, fierros viejos, oro, plata, cobre: hizo de la indigencia de su gobierno antisocial una industria que a la fecha sobrevive en la institucionalización de la separación de desechos sólidos.  Los neoliberales empobrecieron de todas maneras a México, la izquierda en el poder presidencial debe exorcizar esa triste herencia comenzando por la neurolinguistica del mensaje.



Diez Morodo se dio la vuelta al evento de López Obrador, Ebrard y el cuerpo diplomático. El empresario mexicano-español no aceptaba que Relaciones Exteriores extinguiera a Proméxico y asumiera las labores culturales y comerciales del fideicomiso de Economía. Quizá a eso se debieron los mensaje del Presidente de la República y de la subsecretaria Martha Delgado anunciando el fin de Proméxico como del Consejo de Promoción Turística, porque la nueva diplomacia de la Cuarta Transformación se hará cargo de esas obligaciones apartando los negocios de cuello blanco que los empresarios realizaban a la sobra del Gobierno Federal y del erario. A eso hay que sumarle la Diplomacia Cultural anunciada días atrás por Alejandra Frausto y el canciller Ebrard con el Consejo Cultural que se hará cargo de lo que Proméxico asumía mal en la delegación exterior de las artes de México. El eterno opositor a que Díez Morodo se asumiera plenipotenciario representante de las relaciones culturales de México ante España era Rafael Tovar y de Teresa, quien luchó contra con los intríngulis de Videgaray, Roberta Lajous y Díez Morodo; afortunadamente tiempos pasados y del viejo orden como los denomina el presidente López Obrador ante la nueva época cultural, turística y comercial de la Cuarta Transformación. Lo sentenciado por el Presidente de la República frente a los embajadores y cónsules de México debió ser exacto para todos ellos incluyendo a Díez Morodo y Miguelito Alemán (ante Francia): los asuntos comerciales, culturales y turísticos son asuntos del Gobierno de México, de nadie más.


 Claudia Sheinbaum supo acrisolar la buena química de los Gobernadores del Edomex e Hidalgo con el Presidente de la República. Impulsa el desarrollo metropolitano homologando una diversidad de intereses comunes que el mancerismo no supo aquilatar por sus diferencias con los mandatarios del Estado de México, Hidalgo, Morelos, salvo con Moreno Valle unido por amistad de Miguel Barbosa y el ex Jefe de Gobierno. Algunos han visto en ese frente metropolitano ambiciones transexenales entre los mandatarios de Morena y del PRI.  Para nadie es un secreto que Alfredo del Mazo intenta cumplir los sueños paternos frustrados por Carlos Salinas e igual acontece con Fayad frenado por Osorio Chong y ni qué señalar de la Jefa de Gobierno encarnando un proyecto de género como la primer mujer en llegar a Jefe de Estado en México. Internamente los tres mandatarios tienen escollos en sus partidos y el tiempo es largo al 2024 adelantando tiempos que jamás suelen cumplirse y que la mafia del poder pone a prueba con el huachicoleo, pero que a sus entenderes ese futurismo se cuaja en la circunstancia favorable al quedar huérfano el priísmo en Los Pinos y cilindrar Peña Nieto más de su transexenalidad con su primo gobernador. Mientras todos peleaban con el presidente López Obrador la Ley de Salarios Máximos, dio un paso al frente Alfredo del Mazo ajustando sus emolumentos y estandarizando la austeridad republicana a los demás poderes estatales. Y para Omar Fayad el espaldarazo del Presidente negando ser un cacique que quitaba y ponía al Gobernador de Hidalgo, amarró el decoro político entre ambos. En el deporte de las alternancias, las casas encuestadoras brindaron a Sheinbaum el primer lugar de las preferencias para suceder a López Obrador en el 2024, seguida de Ebrard, Monreal y hasta de Margarita Zavala.



En la treintena los palomeados por el Senado para la Fiscalía General de la República no solamente despunta la mancuerna de Bernardo Bátiz y Gertz Manero, sino que también pendula  el futuro de Puebla y de la coordinación panista ahí.  La bancada de Ricardo Monreal tuvo apremio para no seguir manteniendo a medio tono la Fiscalía, siempre y cuando se defina en el Senado y no en el ámbito de Polevnsky la sucesión de Martha Erika y que por ende haría a Gertz desembocar hacia la Anticorrupción según los propósitos de Alfonso Durazo. No han jugado ni el Presidente de la República, ni Monreal, ni los senadores morenos, con la verdad pública acerca del perfil y la proximidad hacia el ex Procurador de Justicia de la  CDMX, como también lo merece la sucesión poblana alejándola de la toxicidad barbosiana. Tampoco hacía falta la quiromancia para distinguir el comportamiento, look y frescura que transpira Bátiz bajo los afectos del Presidente de la República y con una mayoría numérica legislativa de su partido. Fiscal de la República, Anticorrupción, coordinación del PAN y la candidatura morena en Puebla, es la filigrana que opera el líder de la Jucopo.



https://twitter.com/VladRothschuh
https://www.vladimirrothschuh.com