EDITORIAL

ÉTICA DE LA POBREZA





*Plastificación financiera
*Los Pinos con Paz
*Tianguis Acapulco
*Usura disfrazada



VLADIMIR ROTHSCHUH


La plastificación financiera de la India traía indignado a  Amartya Sen por la verticalidad con que los organismos financieros internacionales obligaban a las instituciones crediticias como al Estado, a implementar a la fuerza un modelo inoperante en esa nación mayormente rural y sin servicios eléctricos o bancarios. A Carlos Urzúa sus antecesores en la SHCP le dejaron adelantada esa obligación del FMI y BM a la que por razones ideológicas no debería estar obligado a compartir, no obstante sus recientes adelantos con los banqueros y Banxico para darle impulso al dinero digital. La realidad enseña a Urzúa  las dificultades que vivió México con la tragedia de los sismos y la dispersión de las tarjetas de apoyo a los damnificados. Algo semejante se le presenta con la inclusión financiera de los menores de edad y beneficiarios del programa becario de Luisa María Alcalde. Los anuncios que festejó el presidente López Obrador meten con calzador la objetividad nacional atravesada y que tiene en el Nobel de Economía, Amartya Sen, a un exponente también para México de lo que no hay que aceptar y hacer por coacciones internacionales. La plastificación del Programa Jóvenes con Futuro, abrió el apetito del CCE desde que se sentaron con ellos el Presidente Electo y Alfonso Romo; en general el intermediarismo de los empresarios con los dineros públicos ha acreditado sus inmensas fortunas por el simple rol mediador pero a elevados  costos  y que tienen al líder senatorial Ricardo Monreal insistiendo en internacionalizar las comisiones bancarias para evitar que los usuarios mexicanos sean víctimas de una usura disfrazada. Tiene que resistir Carlos Urzúa a los apremios de los hombres del dinero y de sus aliados en los organismos financieros multinacionales, toda vez que se ha vuelto lema del presidente López Obrador contra el huachicoleo 'a ver quién se cansa primero’ y que se  tuerce  en el Vobo, por nadie pedido y, que buscan darle los hombres de negocios al titular de la SHCP para su acreditación sexenal.


 Los  oaxaqueños se sintieron emocionados con la instalación que hizo María Luisa Albores de su dependencia en Oaxaca, la emoción rayaba en el asistencialismo para unos, en la rapiña para otros y en el cinismo para no pocos. La cercanía que propició el presidente López Obrador hacia las zonas de pobreza del sureste mexicano, decantó en Sedebien, salvo que la mejor enterada de la cartografía de la pobreza es Albores González, porque no se trata de distancias o cercanías la eficacia de los programas sociales sino de la probidad de los servidores públicos. Una variable a añadir al perfil de la titular de Sedebien es que a diferencia del pasado sedesolero, sus familiares no se dedican al expendio de huachicol en sus gasolineras. No se diga como asentó la nueva Secretaría  sobre los emolumentos alejados de la ética social que obliga especialmente a los funcionarios de Sedebien a tener simetrías hacia a aquello que se han volcado, es decir la marginación en sus diferentes expresiones.  En ese aspecto Albores González redunda en la eficiencia por venir porque milagrosamente la pobreza no se erradicará en Oaxaca con la sola presencia de la Secretaría del Bienestar; la proximidad de la dependencia federal tampoco es una garantía cuando el fenómeno de la exclusión radica en la clase estatal y municipal gobernante. Los pobres han sido pretexto para lucros políticos y financieros que tristemente vincula a las agrupaciones y lideratos sociales que han encontrado en la falsa representación otras formas de corrupción. La esperanza para erradicar la pobreza nacional bajo la Cuarta Transformación se finca en la ejemplaridad del Presidente de la República para que desde el vértice superior deje de fluir el lixiviado que ha descompuesto la vida pública. Y a ello se adosó María Luisa Albores poniendo su existencia y haberes en caja de cristal.  



Audaz conforme su estilo, Alfonso Suárez del Real,  ha situado dalinianamente el trompo en la uña con su oferta cultural de radicar el Legado Octavio Paz en el Complejo Cultural Los Pinos. La provocación inteligente del titular de Cultura de la CDMX la recibió Alejandra Frausto luego de haber lucido en la intervención y apertura de la ex residencia oficial del presidencialismo mexicano,  siendo que el ex embajador de México en la India marcó distancia con ese presidencialismo renunciándole al Poder Hegemónico por su matanza en Tlatelolco y que remataría con la chicana zedillista de privar a Marie Jo de la Fundación para pasar a manos del ex titular de la SEP  y saxofonista, Limón Rojas. La titular de la Secretaría de Cultura federal  que se encontró con paredes vacías de las grandes obras que alojaban Los Pinos, en el legado de Octavio Paz encontrará, según Suárez del Real, mucho qué colgar de la colección privada del Nobel de Literatura.  A mediados de este mes la moneda que puso en el aire Suárez del Real girará como el poema cara o sol para la UNAM, Colegio Nacional e INBA, pero no así para Alejandra Frausto abierta a las innovaciones de la Cuarta Transformación y sus actores.


Turismo sin ideología fue la puesta en escena de Miguel Torruco al lado de Héctor Astudillo. La estrategia del presidente López Obrador para hacer de la Cuarta Transformación un gobierno de todos, la replicó el titular de Sectur afianzando el Tianguis Turístico 2019 en Acapulco y disipando dudas que por ser una entidad gobernada por un mandatario priísta, no sólo se movería el tianguis a Veracruz con Cuitláhuac García, sino que otros eventos internacionales tampoco tendrían lugar en el puerto suriano.  Torruco no sólo se sentó al lado de Héctor Astudillo sino que jaló además a la autoridad municipal para abrir la agenda hacia abril donde comprometió la presencia del Presidente de la República, además de Slim Domit que disertará en lo que mejor sabe hacer esa familia del poder económico.




https://twitter.com/VladRothschuh
https://www.vladimirrothschuh.com