EDITORIAL

EL COLOR DE LA AMAPOLA





*Canciller en su tinta
*Iniciativas preferentes
*Consejero jurídico presidencial 
*Coordinador priísta del Senado
*Campeche espera a Pemex

  
VLADIMIR ROTHSCHUH


La Cumbre del Pacífico ha sido una pasarela ideal para el virtual Canciller, Marcelo Ebrard. Se ha movido a sus anchas ante la ausencia del virtual presidente electo que sucumbió a las politiquerías por encima de sus perspectivas de Jefe de Estado. Ebrard teniendo otros acompañantes en Vallarta como la virtual titular de Economía Márquez Colín y del negociador del TLC, Jesús Seade Kuri, consiguió alzarse en sus competencias porque sencillamente Ildefonso Guajardo al ver pospuesta la participación del presidente electo hasta que no tenga su constancia, optó formalmente enviar al ‘cuarto de al lado’ a Márquez y a Seade. En ese aspecto Videgaray ha sido más abierto con la cartera de Relaciones Exteriores sumando a Ebrard a los mayores eventos posibles con tal de darle tersura a su arribo a La Alameda. Con cuanto Canciller de la Alianza se ha podido reunir, lo ha hecho Ebrard y con la representante comercial de Canadá fincó una aproximación con López Obrador en su casa de campaña, demostrando que en esa circunstancia la constancia de electo no fue obturante para el encuentro de Amlo - Freeland.


Volcado Julio Scherer 
en los análisis jurídicos de la reingeniería del gobierno federal, deja atrás el bizantinismo fideicomitente en aras de sus nuevas responsabilidades de consiglieri  con el presidente electo. Las iniciativas preferentes que le urgen al nuevo gobierno tendrá que pedírselas López Obrador a Peña Nieto como parte de esa luna de miel que vive la alternancia. La primera parte del periodo ordinario compete en el calendario presidencial del mexiquense, mientras que el segundo ordinario sería hasta abril del 2019 si no es que convoca en diciembre con urgencia Amlo a su mayoría parlamentaria apresurando los tiempos para sus iniciativas preferentes que le permitan exhumar la extinta SSP con tal de adelgazar las súper-funciones que atesoró Segob y que por razones políticas no está dispuesto el macuspense a cedérselas a Sánchez Cordero. ¿Se atreverá López Obrador a revivir la tersa relación manifestada el tres de julio en Palacio Nacional con Peña Nieto? Como Estadista debe tener claro que el botepronto del INE se generó por el conflicto de los altos emolumentos y no por cuestiones que involucren a Peña Nieto. Porque no se trata de la chamba de Alfonso Durazo, sino del nuevo Fiscal General de la República, que como sentenció el experto jurista que dirige el INACIPE, Gerardo Laveaga, es una potestad del Presidente de la República que no debe decantar en terceras manos acechantes de ingobernabilidad como en Guatemala, Italia y Brasil, donde el procurador de justicia equivocó sus funciones anti putrefacción siendo  que en México ha quedado bien definido con la figura del Fiscal Anti-Corrupción. El jurídico presidencial, Julio Scherer, dejó entrever la inmediatez necesaria de las iniciativas preferentes en el marco de la reforma de gobierno de López Obrador, para conseguirlo debe aquilatar su madurez el presidente electo haciendo a un lado los eventos de mecha corta.

  

Claro que vale 
la pena resolver la duda de ¿es Astudillo el que coincide con López Obrador o más bien es Amlo el que concuerda con Astudillo? Si a los tiempos nos remitimos, en septiembre del 2016 el gobernador de Guerrero se reunió con Antonnio Mazzitelli, representante de la ONU en México para asuntos de drogas. Ahí Astudillo ponderó la legalización del cultivo de Amapola en la Costa Chica y la Montaña para quebrar el círculo vicioso que mantenía atrapados a 12 mil productores y que los liberaría del crimen organizado si la goma de opio era legalizada. La ONU se opuso y tres años después el virtual presidente electo de oposición priísta converge con el mandatario tricolor suriano sobre el destino de los productores de amapola en Guerrero a través de las mesas de paz y diálogo a nivel nacional que buscarán encontrarle salida a la ola de violencia nacional. En el reciente encuentro de la Conago con López Obrador, el gobernador Astudillo tendió puentes con el presidente electo y semanas después expone de nueva cuenta su iniciativa del uso medicinal de la Amapola que ilegalmente mantiene una red comercial  desde la Montaña suriana hasta los Cárteles de Chicago. Astudillo obtuvo negativas de las Naciones Unidas y a López Obrador la portavoz de Trump le declaró la oposición de la Casa Blanca a tener un vecino con drogas legalizadas como si en varios estados de la Unión Americana no fueran legales.

 

Catorce edificios 
con un total de 60 mil metros cuadrados son los que Alejandro Moreno Cárdenas proyecta para recibir a Pemex en Carmen. Los espacios se los propuso a López Obrador y Rocío Nahle se fue a Campeche a platicar con Alito Moreno y empresarios estatales sobre el futuro de la petrolera y el progreso en la región. Esos catorce edificios puestos a disposición por Alito a la descentralización de Pemex y a Nahle, originalmente fueron albergados por la petrolera cuando Campeche era polo de desarrollo nacional, hasta que la tecnocracia desmanteló la paraestatal y el futuro de los campechanos. Otros de los aspectos que Moreno Cárdenas supervisa es la movilidad de la nueva burocracia que se instalará en Carmen y requerirá espacios de vivienda y para transporte. Mientras en otros estados le cierran las puertas a la descentralización de López Obrador, como sucede con Puebla y las oficinas que ocupará Esteban Moctezuma, en Campeche la visión integradora y de desarrollo es distinta, quizá porque Pemex es una fuente de riqueza como convinieron Moreno Cárdenas con Rocío Nahle.


Este jueves los priístas
 elegirán a su coordinador senatorial, si hay candidato de unidad como todo apunta hacia Osorio Chong,  el proceso será más económico, no obstante que los tricolores alegan que por falta de democracia fueron derrotados en las urnas. Como agentes de poder los del PRI han sabido convivir con una transición y una alternancia,  perfil que no denotan en las filas del malogrado Frente cuando los azules en voz de Zepeda cuestionan los delegados estatales de López Obrador y el naranja Delgado llama ilegales las decisiones y actos del presidente electo porque entra en funciones hasta diciembre. Con Osorio Chong en el Senado, en San Lázaro los priístas apuntan hacia Juárez Cisneros quien demostró ser un buen relevista en el CEN, además de acrecentar el carácter democrático e institucional del PRI la noche del uno de julio.