EDITORIAL

MEDIANÍA JUARISTA




 *Pobreza ancestral

*Justicia histórica

*Ambiciones y hechos

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

 

El presidente López Obrador define a Oaxaca como uno de los estados con más pobreza ancestral donde tristemente aún habitan los más pobres de los pobres como refería la teología de la liberación sobre el cuarto poder de las etnias despojadas de sus tierras, de su historia, de sus derechos, que ahora la Cuarta Transformación recobra en salud, cultura, educación, vivienda y alimentación. En la gira de este fin de semana por la Mixteca acreditó Luis Antonio Ramírez el compromiso del presidente López Obrador por una salud digna de todos los oaxaqueños con la estrategia de prevención, aspecto que es doloroso entre los pobres que sufren las enfermedades colaterales de su condición económica; sin embargo, son las etnias quienes mejor enfrentaron la pandemia porque no forman parte de la degradación neoliberal del consumismo y las enfermedades de la opulencia como obesidad, diabetes, hipertensión, cánceres. Ha sido a este grupo citadino enajenado en la alimentación chatarra y el sedentarismo al que ha vuelto blanco fácil el Covid19 y de ahí que el ISSSTE animara en su sector sanitario uno de los puntos del decálogo del presidente López Obrador sobre una buena alimentación y más actividad física, añadiendo un ingrediente: el gozo de las etnias al vivir cerca de la naturaleza.  Las jornadas de prevención que puso en marcha Luis Antonio Ramírez por la Mixteca  transitan a la par de los derechos sociales y económicos devueltos por el presidente López Obrador a los oaxaqueños pues no se trata nada más del medio siglo de degradación neoliberal de los últimos tiempos, sino los cinco siglos acumulados en el saqueo y el abandono. No es de extrañar que cada vez que el presidente López Obrador acuda a inaugurar obras de la Cuarta Transformación a Oaxaca, traiga a la memoria al ex gobernador y amigo, Heladio Ramírez, que desde el poder político sostuvo los principios juaristas y de la Revolución. Hoy Oaxaca vive la cuarta etapa transformadora de México con caminos rurales de concreto, salud de primer nivel para toda la población siendo que con la 4T acceden a lo que antes era privilegio en los hospitales de última generación científica y tecnológica. En Oaxaca Sembrando Vida lleva al campo y a sus hogares, empleo, salarios, producción y simbiosis ambiental etnia – naturaleza. Las vocaciones artísticas son protegidas evitando el plagio entre las firmas internacionales de moda que robaban los diseños de las mujeres oaxaqueñas; los niños ahora gozan de semilleros creativos y sus bandas musicales están al cien con nuevos instrumentos que el presidente mismo ha entregado en Palacio Nacional a esa infancia creativa. En la gira de trabajo por la Mixteca, avanzó Ramírez Pineda las instrucciones del presidente López Obrador para el Sur y Sureste del país sobre equipamiento, infraestructura y capital humano en la atención y calidad de las unidades médicas. Ahí mismo atajó el titular del  ISSSTE los comentarios sucesorios de la prensa que buscaba moverlo de su eje como servidor público federal pues forma parte de los personajes de Morena para alcanzar la gubernatura; explicó que como oaxaqueño le interesa lo que ocurre en su tierra y la ha servido de distintas maneras teniendo el antecedente paterno de una educación en los valores de la honrada medianía juarista y que lo alejaron de ser un fifí en la política para no robar, escandalizar o mentir. A los políticos deben antecederlo sus actos y sus obras, porque de ambiciones está plagado el morfeo guajiro, el ISSSTE es hoy la respuesta a la eficacia juarista de Ramírez Pineda actualizándolo en el programa del presidente López Obrador para sacar a ese instituto de casi medio siglo de la corrupción tecnocrática.  Medir a los políticos por sus actos es lo que tradujo a López Obrador en Presidente de México, que lo refrendó popularmente en las urnas el seis de junio y que este uno de agosto llama a cuenta a los ex presidentes.

 

https://twitter.com/VladRothschuh