EDITORIAL

AUTOGOBIERNOS EN MICHOACÁN

 

  



*Legado a Ramírez Bedolla

*Normalización del ISSSTE

*Prevención de la salud

  

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

En la postal de Palacio Nacional entre los gobernadores electos de Morena y el presidente López Obrador, Alfredo Ramírez Bedolla fue uno de los sentados a la izquierda del Primer Mandatario y cuando aún no establece las líneas de la transición en Palacio de Gobierno, el legado que le organiza Silvano Aureoles es el Plan Mérida armando a los grupos rurales como autodefensas. Justificando su fracaso como mandatario Silvano Aureoles recurre a las guardias blancas en la restitución de viejo orden perdido en las urnas ante Ramírez Bedolla. El presidente López Obrador se declaró opuesto a que el pueblo recurra a las armas cuando existen autoridades que deben hacerse cargo de la procuración e impartición de justicia. Si el Estado es fallido como en las fechas de la colombianización del General Naranjo en el laboratorio michoacano, las justificaciones parecían válidas con un paradigma que pocos resultados había dado en Sudamérica. El presidente López Obrador no fue enterado por Ramírez Bedolla de ese tema de seguridad pública pues todavía no asume constitucionalmente funciones, pero tampoco lo había enterado Rosa Icela Rodríguez de las guardias blancas que Silvano Aureoles pretende heredar para seguir manteniendo controles en Michoacán por medio de autogobiernos.



La nueva normalidad sanitaria presentará fluctuaciones constantes del semáforo epidemiológico, ajustar los servicios del ISSSTE a la derechohabiencia en esas nuevas condiciones operativas, lo ha situado Luis Antonio Ramírez en la reorganización de los recursos humanos sujetos a las variaciones de la pandemia, no obstante el año y medio de ocupación plena de espacios del ISSSTE por enfermos de Covid, el organismo mantuvo la atención hacia sus enfermos crónicos. Hubo una experiencia en la reorganización del personal humano que ahora se integra a las variables que proyecta Luis Antonio Ramírez para una atención  personalizada vía remota y presencial.  Las enfermedades crónicas propias de los pensionados son el fermento donde el Covid19 encontró un nicho para diezmar a la población, la prevención se volvió fundamental en las acciones inmediatas ordenadas por Ramírez Pineda, con derechohabientes volcados al ejercicio, mejor alimentación, las enfermedades crónicas mantendrían uno o dos pasos atrás a la pandemia.  La prevención no solamente forma parte de las estrategias del ISSSTE sino de todo el sistema sanitario nacional, entre menos pacientes acudan  a clínicas y hospitales mayores logros se consiguieron a nivel familiar y en el ahorro de insumos que son el mayor gasto del sistema de salud mexicano y que puede achicarse conforme se mantenga la prevención como una proyección global del ISSSTE y los demás subsistemas sanitarios. Luis Antonio Ramírez Pineda apunta a la nueva normalidad en una desconversión que es de dos vías, la responsabilidad sobre los rebrotes pandémicos siempre descansa en las decisiones personales. La reactivación medida del ISSSTE la ha prefigurado Ramírez Pineda sobre la plataforma de los hechos de los últimos dieciocho meses: servicios; promoción y prevención; insumos y equipo.


https://twitter.com/VladRothschuh