EDITORIAL

GAS BIENESTAR

 



 

*Saqueo tecnócrata

*Chapultepec y Cultura

*Subcontratación y testaferros

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

Asistencialismo denominaron los tecnócratas las obligaciones sociales del Estado de Bienestar hacia los mexicanos y montaron ventas de garaje de los bienes públicos a sus testaferros. Empresarios y tecnócratas se hicieron dueños a través de la auto-estafa de las empresas públicas abriendo brecha abismal entre los estamentos sociales hasta ensanchar la pobreza nacional y crear inadmisiblemente al hombre más rico del planeta. A esa crueldad neoliberal le pone un alto el presidente López Obrador con la nueva empresa pública de gas a manera de obturar la sangría financiera en los bolsillos de las familias mexicanas pobres. Crueldad también es el maíz  subsidiado que mantenía a la tortilla en la canasta básica popular apoyando a la gente de escasos recursos y que hoy supera los $20 por kilo con monopolios que empalidecen al Maseco en sus buenos tiempos y desnudan a Segalmex como palafrenera del nuevo principado tortillero del Hermano Incómodo como si la perversidad kármica volviera a juntar a los viejos actores de la corrupción en Conasupo. La partidocracia no chistó entonces contra la tecnocracia y las desobligaciones morales del Estado de Bienestar con el pueblo mexicano, a ver si ahora respinga con la empresa pública de gas que quebranta la falsa competencia gasera de esa élite privada energética cuyas fauces mostró al presidente López Obrador en la crisis del huachicol al inicio de la Cuarta Transformación. El mercado gasero se corrompió en la subrogación del servicio como lo explicó el presidente López Obrador en la inexistente competencia que Cofece estimula con su vista gorda y que cuenta ya con una enmienda de la 4T en la subcontratación laboral. Desafortunadamente este es el vicio principal de la privatización de los bienes públicos del pueblo mexicano, los grandes empresarios se hicieron de empresas que sabían ni jota de su manejo pero subcontrataron para que se las echaran a andar. Tenemos empresarios panaderos, textileros, gasolineros, gaseros, constructores,  de radio, prensa y TV, acereros, tortilleros, milusos del enriquecimiento fácil a la sombra del lobby político. Este es el origen de la tragedia en la línea 12 del Metro construida por grupos subcontratados por Carso en la rutina de que ingeniero Slim conseguía los contratos y otros los ejecutaban. El adelanto del presidente López Obrador con una gasera del Estado abre el debate de “¿Cómo Vamos?” con  los beneficios sociales y económicos de las empresas públicas privatizadas por los neoliberales.

 


La recuperación del tejido social a través de la cultura forma parte de los nuevos acuerdos que Alejandra Frausto y Rosa Icela Rodríguez signaron y que días antes en la Cuarta Sección del Bosque de Chapultepec inauguraron la Secretaria Alejandra Frausto con la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. El Ejército a quienes los salinistas malversaron en Chiapas con la guerra antizapatista y los calderonistas elevaron a rango nacional la violencia de Estado, es el que por instancias del presidente López Obrador giró el proyecto inicial de privatizar sus instalaciones de armería en la Cuarta Sección del Bosque de Chapultepec para disfrute e inclusión cultural. Claudia Sheinbaum dio una perspectiva sobre el destino inmobiliario de esa zona de la CDMX desde que el salinato privatizó los basureros para enriquecimiento del entonces Regente Capitalino, pero que hoy por decisión del presidente López Obrador se transforma Chapultepec en áreas que devuelven a los pobladores de Santa Fe parte su riqueza naturalista y la intangible cultura. La Jefa de Gobierno, Sheinbaum encartada por el Primer Mandatario al 2024 como sucesora en Palacio Nacional, reiteró sus juicios que ha mantenido con la tragedia de la Línea 12 y ese grupo tecnócrata que desde el fraude electoral de 1988, sigue haciendo daño a México, pero no esta vez en Santa Fe cuando el proyecto inmobiliario de la milicia se añadió al proyecto cultural de la 4T “Chapultepec, Naturaleza y Cultura”. Frausto, Sheinbaum y Rosa Icela, coincidieron en unos días con el gran proyecto transformador del presidente López Obrador a través del poder blando de la Cultura.

 

 

 

https://twitter.com/VladRothschuh