EDITORIAL

INMORALIDAD NEOLIBERAL





*Renovación de las Mañaneras
*Gobernadores delictivos
*Derechos conculcados



VLADIMIR ROTHSCHUH


El derecho a la salud está contenido en la Constitución y su gratuidad se sustenta en los impuestos que recibe el Estado para su redistribución social; eso implica un Pacto que teje el Federalismo y que ahora es cuestionado por nueve gobernadores de oposición, bisoños al paracer, de sus obligaciones legales.  En el pulso de la salud, López Gatell no abundó en las implicaciones constitucionales de esos nueve gobernadores que aparentemente intentan romper el orden federalista como en los viejos tiempos de incipiencia legal que debieron sortear los liberales. Quizá entonces la respuesta debería provenir de Julio Scherer sobre esa ‘ruptura’ del Federalismo y no del equipo de Jorge Alcocer que ya sumó a la gratuidad de la salud a 23 gobernadores, teniendo que contemplar el Jurídico presidencial que el presidente López Obrador no es un Estadista de conflicto y confrontación, no obstante que esta vez va de por medio uno de los sagrados derechos humanos de los mexicanos en el acceso a una vida saludable. No es tan simple como sacar de la lista del Insabi a esos estados pues se estaría dañando a millones de ciudadanos que se moverían a estados circunvecinos a obtener lo que les niegan sus gobiernos, aunado que entre esas nueve entidades están proyectadas la construcción de 70 nuevos hospitales, la reconstrucción de 80  de Coplamar, edificación de 120 centros de salud y la basificación de 90 mil trabajadores. Los nueve mandatarios que han decidido usar la enfermedad de sus gobernados como ariete de pleitos políticos, refrendan la derrota moral del conservadurismo y replican la figura del secuestro infantil como mulas del crimen organizado. La ética jamás ha sido un valor en los estatutos neoliberales cuya defensa en mantener la corrupción del Seguro Popular es explícita entre esos nueve gobernadores dispuestos a sacrificar a sus gobernados, apuntando entonces al Máximo Tribunal y su fallo acerca de la validez criminal en la ruptura federalista como en el derecho constitucional a la salud.


La crisis del huachicol llegó a su término hace muchísimo tiempo y la presunta nueva emergencia en el horizonte 2020 de la Cuarta Transformación era el Insabi. Tanto por corrupción en Pemex como por el finiquito a la corrupción en el sector salud, media un año en circunstancia idénticas: la negación del viejo orden a perder sus negocios ilícitos. El huachicol no tiene más razón de seguir apareciendo como crisis todos los lunes en las mañaneras presidenciales habiéndose controlado en breve tiempo las presiones del conservadurismo. El quién es quién en los precios de las gasolinas, demostró haber llegado a su término cuando Ricardo Sheffield evidencia que Profeco ha perdido sentido al quejarse todos los lunes de los abusos en las gasolineras, obviamente la queja es una omisión administrativa más que una resolución, puesto que por usos y costumbres neoliberales manosear los litros de combustible es semejante a manosear los precios o gramos de menos en las balanzas  y cuyo trance real es el sobreprecio actual en las tortillas que rebasa los veinte pesos.  ¿Por qué mantener el fierro del huachicol en la lumbre de las mañaneras de todos los lunes cuando fue resuelto en los primeros meses del año pasado?


twitter.com/vladrothschuh