EDITORIAL

PISO PAREJO




*INEGI rectifica
*Ambientalismo científico
*México superavitario
*PIB de la Felicidad
*Pulso de la Salud

VLADIMIR ROTHSCHUH

El segundo Pulso de la Salud evidencia que a unas semanas el paciente nacional mejora: 21 estados se han sumado al Insabi, 26 han abrazado las compras consolidadas y únicamente Neurología rechaza la gratuidad en el tercer nivel hospitalario. Los saldos son positivos a casi cuatro semanas de iniciado el nuevo modelo nacional de Salud, donde se han escuchado dos voces, las de la Cuarta Transformación y las del conservadurismo, pero ahora surge una voz tercera que es de interés primario con los trabajadores que exponen desde las entrañas del sistema de salud la corrupción del Seguro Popular, la subcontratación, la pérdida de derechos laborales, la putrefacción del desabasto farmacéutico, los intríngulis de la IP, esto es, la otra cara de una moneda chapeada por la posverdad de la mafia bata blanca y a la cual se aferran varios gobernadores sin el más mínimo decoro. La exposición de médicos, enfermeras, odontólogos, psiquiatras, optometristas, esclavizados por el Seguro Popular, permitirá desnudar desde dentro las maneras de la cleptocracia prianista y del empresariado deshonesto a costillas de enfermar a México con fines de lucro y que en cualquier Estado de Derecho equivale a crímenes de lesa humanidad sancionables, salvo aquí, donde aún se tolera este tipo de crímenes disfrazados a los que se aferran directores hospitalarios, mandatarios estatales, farmacéuticas, ex funcionarios priístas y panistas. El segundo Pulso de la Salud reveló la eficacia de la transformación sanitaria, desmontando y reconstruyendo un solo piso parejo para todos los mexicanos en gratuidad y con honrada medianía de sus servidores y de la sociedad civil.


El organismo que dirige Julio Santaella expresa indicadores favorables para la economía mexicana y que desdicen el perfil del INEGI como un heraldo negro contra la Cuarta Transformación. A pesar que en las mediciones estadísticas poco aprecio se tuvo durante los meses del año pasado a los adelantos de Víctor Villalobos sobre el crecimiento exponencial de las exportaciones agrícolas, así como de los datos constantes de Graciela Márquez sobre la inversión externa, al cabo, el equipo de Santaella deja de ver exclusivamente los cisnes negros y vaya, observa uno blanco con el superávit de las exportaciones del sector rural que rebasaron al último año del peñanietismo. Obviamente que este reconocimiento del INEGI es un elemento para que Jesús Ramírez Cuevas incite al gabinete económico a ofrecer mejores perlas para la Mañanera Presidencial, habiendo tanto de dónde abundar en los éxitos financieros, comerciales y económicos de la Cuarta Transformación a tan sólo un año en el poder presidencial. La Economía Moral y la Economía de la Felicidad van de la mano del crecimiento y desarrollo de México, tanto las áreas de Villalobos como de Márquez habían venido anunciando lo que ahora formaliza Julio Santaella; no obstante, los estragos ocasionados por Banxico en sus pronósticos malsanos del 2019 y a los cuales ahora se ha sumado tristemente Alito Moreno liado al resentimiento ideológico de la derecha panista, cuando tienen mucho qué recuperar esos tricolores más allá de la pervertida tecnocracia que dio al traste con la Tercera Transformación de México.  El INEGI aún tiene mucho que informar sobre la distribución de la riqueza, sobre los avances reconocidos a México internacionalmente contra la corrupción, las nuevas variables laborales del IMSS y sobre todo, ponderar el Índice de Bután en la reingeniería de las mediciones sociales en devenir.


El empirismo ambientalista que identificó los pasados sexenios y ciñó el primer año de la 4T, sufrió un vuelco con la llegada de Víctor M Toledo en Semarnat: de las ocurrencias y cuotas de poder concedidas por los neoliberales al PVEM, ahora la agenda ambiental se rige por criterios biológicos y científicos. Ha hecho hincapié Víctor M Toledo en la educación ambiental de añejo lustre en la ONU e incumplida por todos sus miembros, como de la formación académica con enfoque ambiental, para hacer frente a la crisis climática y de restauración en el país. La ecología no es una pose efímera como se le entendió en los años setenta del siglo pasado y a la cual hoy día en el siglo XXI se adhieren otros lucrando con temas teleológicos pero personalmente lucrativos, cuando los políticos y los activistas desplazan al conocimiento científico por la ola funesta del fin del mundo, hoy amenazada por el otro desconocimiento masivo generado en las redes sociales. La agenda ambiental mexicana es prioritaria en las estrategias transformadoras del presidente López Obrador y de ahí que el re-cambio en Semarnat con Víctor M Toledo le haya brindado nuevo enfoque y orientación en los sustratos que la 4T arrastraba en sus compromisos políticos que no científicos, como ahora está garantizado. La Economía Moral implica un medioambiente sano y eso atraviesa la bioética de cabo a rabo, en la pobreza moral descansa la pobreza de nuestras industrias y empresarios, con sus repercusiones consumistas entre los que menos tienen.

twitter.com/vladrothschuh