EDITORIAL

CONFIANZA CIUDADANA





*Sheinbaum ante la privatización del agua
*Sociedad autogestiva
*Toledo y Toxitour, agenda ambiental
*Graciela Márquez en Davos


VLADIMIR ROTHSCHUH


Dio la bienvenida el presidente López Obrador a la Ley de Confianza Ciudadana como un ejercicio de autogobierno para que cada emprendedor o comerciante se autorregule y evite ser presa del cobro de piso del crimen organizado y de la corrupción de los inspectores de los tres niveles de gobierno. Comenzando por ahí y sustentado en la Cartilla Moral, será posible construir un nuevo país. Este ejercicio de confianza ciudadana ahora deberá replicarlo Sheinbaum como gobierno a la sombra del presidencial para acabar con la nefasta herencia en las que exitosamente ha intervenido Sheinbaum como han sido las fotomultas y de las cuales sobreviven otras tantas en vías de ajuste. El presidente López Obrador extiende esta Ley de Confianza Ciudadana al cobro de servicios federales, arrancando después de este ensayo en Economía y Salud, en la Comisión Federal de Electricidad; promete el Primer Mandatario acabar con la corrupción de abajo en la CFE para que sean los usuarios de electricidad quienes midan sus consumos y vayan a pagarlos. Será un paso de credibilidad ciudadana el de Manuel Bartlett si lo consigue en lo inmediato. Sheinbaum heredó la privatización del agua potable en la subrogación de la lectura de medidores, emisión de boletas y cobro de las mismas. Por esta vía podrá enmendar Sheinbaum el cabo suelto de Raymundo Collins, pues de ese mismo origen neoliberal proviene la privatización del agua potable de la CDMX en la subrogación de algunas prácticas. El autogobierno es la dinámica para hacer posible el anhelo de muchos en la reducción del Estado, ampliando a la sociedad deberes, derechos y obligaciones. Concediendo a los usuarios de agua potable y de electricidad el pago de esos servicios, se achicará el gasto administrativo y tendrá que redundar en una baja de precio en esos bienes catalogados dentro de los derechos humanos.


La agenda ambiental mexicana no es exclusiva de gobierno y Víctor Manuel Toledo ha abierto las puertas de su innovadora gestión en Semarnat a los distintos grupos sociales abocados en la restitución y conservación del medioambiente, como volvió a ocurrir con la Caravana Toxitour México. Y si la primera vez los alentó al diagnóstico de las crisis regionales, por segunda vez los atiende para recibir sus conclusiones con las que trabajará el gobierno del presidente López Obrador, con la academia, legislativo, estados y municipios. La promesa de Toledo Manzur a la Caravana Toxitour México, es dividir el país en seis regiones y desahogar sobre el modelo de Tula las distintas agendas de trabajo. Hay doce propuestas de Toxitour que abrazó con buen temple Víctor Manuel Toledo pues apuntan a un interés en la agenda del presidente López Obrador atendida en diciembre pasado con los derrames tóxicos en Río Sonora y recientemente en el Alto Golfo de California;  consecuencias previstas para las reformas legislativas sobre las distintas contaminaciones actuales que afectan los ecosistemas del país y las nuevas que se presentarán con las ambiciones mundiales por el oro blanco.


Hasta Davos llegó la instrucción del presidente López Obrador a Graciela Márquez para acompañarlo la semana entrante en el diálogo circular de Jesús Ramírez Cuevas con los medios de comunicación en Palacio Nacional. Y es que al Primer Mandatario lo sorprendió el tema del desabasto de carne de pollo y el apetito de los oligopolios de estos nichos por volver a hacer del tema aviar un agosto comercial como sucedió durante el calderonismo con la Fiebre de Pollo que enriqueció a unas cuantas familias y empresas mexicanas. En Davos la titular de Economía arribó con el pie derecho, aunque debería decirse ideológicamente izquierdo, cuando solamente hay ventajas para la economía mexicana luego de la aprobación gringa del USMEC, la revaloración de peso internacionalmente y los nichos de inversión extranjera bien posicionados en nuestro país.  Hasta el viernes, Graciela Márquez estará participando en Davos sobre foros de reflexión económica en cinco temas que tratarán asuntos como el panorama estratégico de América Latina, los retos del comercio internacional, Industria 4.0 y manufactura avanzada, las oportunidades económicas de México, y el futuro de la interdependencia económica global.


twitter.com/vladrothschuh