EDITORIAL

LOS STRIKES DE HERRERA



*Boosters económicos
*Pacificación estructural
*Pasantías y becarios médicos
*OSC del conservadurismo


VLADIMIR ROTHSCHUH


En jerga beisbolera, Herrera es el relevista que el presidente López Obrador puso a salvar el juego económico de la 4T al inicio del partido o del sexenio. Y como Herrera disentía de las estrategias de Urzúa entiende cuáles son las fallas a enmendar en lo inmediato para corregir el estacionamiento de la economía por los efectos globales. Todos los inicios de sexenio arrancan con lentitud y hubo casos en que algunos tomaron de rutina gastar el dinero público hasta agosto de todos los años y jinetearlo hasta diciembre conforme las artimañas de Carstens.  Los strikes de Herrera son liberar 500 mmdp para infraestructura, colgar entre 1.2 y 2.2 el crecimiento para los meses venideros y acertar en el tecnicismo que recesión  es cuando hay descrecimiento hilado mes tras mes. Las variables aportadas por el INEGI son comparativos alentadores entre el primer semestre de esta administración y las pasadas. En buen momento el presidente López Obrador y el grupo de empresarios ligados a Alfonso Romo encendieron las luces ámbares ante los negativos que estallarían de un momento a otro de no corregirse el precarismo estructural y operado con saña desde Hacienda. El relevo de Herrera inició bien rompiendo las inercias del gasto con apoyos a la inversión y al consumo a través de paquetes incentivadores que retoman la demanda empresarial del gasto multianual porque las licitaciones del año entrante serán lanzadas en los meses venideros. Arte y ciencia denomina Arturo Herrera a la economía refrescando la unidimensionalidad de Adam Smith: no todo son números estando de por medio las variables humanas. Y en esta intercesión Herrera coincide con la Economía Moral del presidente López Obrador.


Este vienes arrancó otro fin de semana largo el presidente López Obrador recorriendo  los hospitales de Puebla, Edomex y Michoacán,  cuando se ha logrado una promesa suya en Zongolica a favor de las pasantías y que resuelve una injusticia histórica del sistema nacional de salud. Ciertamente que el ‘establishment sanitario’ es de los ámbitos deteriorados y abandonados desde que a las clínicas de Solidaridad  fueron enviadas al olvido estructural y cruelmente social, es decir, desde aproximadamente  un cuarto de siglo. El modelo socialista europeo en algunos países escandinavos es promesa del presidente López Obrador para sacar del papel los derechos universales de los mexicanos;  la liberación financiera por parte de la SHCP de dos mil millones al sector, incidió directamente en las licitaciones públicas que abastecen de materiales y medicinas al sistema e igual permitió solventar las casi 53 mil becas para los 34 mil pasantes de medicina como lo especificó la dependencia de Jorge Alcocer con las convocatorias para los distintos niveles de desempeño y que abre nuevos espacios a 17 mil médicos más. Solamente bajo la Cuarta Transformación los derechos de los médicos universitarios pudieron ascender a un nuevo marco laboral de derechos que suman hasta lo inaudito de que gocen de derechos médicos, seguro de vida y dignidad laboral que usualmente violentan el IMSS y el ISSSTE. Las cuatro acciones  prometidas por el presidente López Obrador  Zongolica  ante médicos, enfermeras y pasantes  han sido respaldadas por Jorge Alcocer   a través de la reactivación y el rescate del sistema de salud en México con  el  abasto y distribución de medicamento, infraestructura y mantenimiento de todas las unidades médicas,  aunada a la recién atendida demanda de los pasantes. Hay una promesa presidencial en tránsito y que solamente se conseguirá hasta el 2024 y que comprende la basificación de todos los trabajadores del sector salud.


Al presidente López Obrador le deben alcaldes y gobernadores de la alianza Morena, PT y PES, sus triunfos en las urnas, más los apoyos actuales que reciben de la Federación como miembros del Partido en el Poder. La administración edilicia de Jiutepec se ha adosado a las estrategias de la 4T contra pobreza y violencia, siendo los nuevos comedores comunitarios parte integral del programa pacificador de Rafael Reyes en uno de los municipios con extrema pobreza y riqueza, aunada a la violencia heredada del graquismo. El frente gubernamental y ciudadano por la paz en Jiutepec  cabeceado por Rafa Reyes apunta a atender y resolver inseguridad, desempleo, salud pública, deserción escolar y pobreza extrema, quedando la mayor carga en hombros de la administración municipal que inició recuperando espacios públicos, iluminando calles, instalando alarmas vecinales, ampliando espacios y horarios de atención médica, reforestando,  fomentando el deporte.  La contraloría externa que medirá los alcances de la pacificación en Jiutepec es la asociación civil  que dirige Sergio Aguayo en demostración que  las ONG han conseguido darle la vuelta a las medidas de austeridad juarista que el presidente López Obrador, María Luisa Albores y Arturo Herrera, pusieron en práctica cuando cerraron las llaves multimillonarias al parasitismo que a nombre de los pobres recibieron miles de millones de pesos sin que llegaran a los que menos tienen. Posiblemente Rafa Reyes por su experiencia política logre matar varios pájaros de una pedrada: al servicio de un gobierno de Morena como el de Jiutepec, deberá Sergio Aguayo conducirse en los términos satisfactorios de civilidad para dejar de reprender al presidente López Obrador en sus artículos periodísticos. La cotidianeidad de ‘sálvese quien pueda’ en Jiutepec ha cambiado bajo el programa integral pacifista de Rafa Reyes que  ha atendido la violencia yendo a sus orígenes económicos y sociales.


www.twitter.com/vladrothschuh
vladyroth@gmail.com