EDITORIAL

HUMOR SOCIAL




*El poder amafiado
*Trabajadoras sociales
*Feminismo ante su violencia
*Legitimidad y generosidad presidencial


VLADIMIR ROTHSCHUH


Un hombre feliz, no le hace daño a nadie, los mexicanos somos evaluados como uno de los países más felices del orbe. Y es suficiente el tránsito de la cuarta transformación de México bajo la conducción del presidente López Obrador para inscribir esta revolución en términos de paz y amor.  Así mientras el Presidente de México, por ejemplo, reconstruye los valores en torno al respeto de las mujeres, los hijos y las familias, tal fue la exposición de Emiliano Salinas Occelli, la respuesta que ha conseguido el Jefe del Estado Mexicano de ese grupo, son las zancadillas descaradas a través del obstruccionismo jurídico en el nuevo aeropuerto de la CDMX en Santa Lucía. Amor con amor se paga, reza el decir, pero no siempre es así; hay quienes confunden la generosidad con debilidad y al poder para joder, dando testimonio de esto último el Cardenal Posadas, Luis Donaldo Colosio y Ruiz Massieu. El poder para joder, afortunadamente llegó a su punto final con el presidente López Obrador, pues no teniendo ningún negocio personal, familiar o de pandilla en San Lucía, como sucedió en el NAIM Texcoco, entonces las obstrucciones salinistas en el nuevo aeropuerto van contra los mexicanos y el desarrollo nacional. Los indicadores sobre inversiones del trasiego aéreo ofrecidos como validez en Texcoco, no son diferentes para Santa Lucía. Mostrar sin embargo las uñas a través de los Claudios es magnífico en términos de triunfo, pues si tan mal fuera la Cuarta Transformación cruzados de brazos estarían los conservadores que frente a la autoridad y legitimidad de López Obrador, buscan las provocaciones en Santa Lucía.  O como sentenció el presidente López Obrador "en general, lo voy a decir, hasta se los adelanto, en mi Informe. El pueblo está feliz, feliz, feliz, hay un ambiente de felicidad, el pueblo está muy contento, mucho muy contento, alegres. Entonces, no hay mal humor social."
  
La solicitud de un colectivo de ‘restauradoras’ para mantener en los monumentos públicos dañados el reclamo feminista contra las autoridades capitalinas, es un garlito que intenta hacer aparecer a la Cuarta Transformación como un abyecto gobierno neoliberal que reprime a las mujeres. Los monumentos dañados deben restaurarse porque ha habido respuesta y sensibilidad de Claudia Sheinbaum atendiendo a los grupos feministas que recurrieron a imitar la violencia machista y además de abrirles agenda, las sumó a la reeducación de la no-violencia en los cuerpos policiales de la CDMX. Hace suyo el malestar sobre los feminicidios que se instalaron en la CDMX con el mancerismo y ha impulsado el nuevo tratamiento que Ernestina Godoy dio en los Ministerios Públicos desde que asumió la Fiscalía por encontrarse con cifras falsas y maquilladas que como en el Quintana Roo de Borge o el Veracruz de Yunes, optaron por una cifras rosas con tal de no afectar el turismo en esos estados y en la CDMX. El caso del multihomicidio de la Narvarte es el enorme botón de muestra de cómo se manejó desde las autoridades veracruzanas y chilangas ese caso. Y porque no es comparable la 4T con ninguno de esos gobiernos omisos del feminicidio es que los daños a los monumentos históricos de la CDMX deben mantenerse como identificación a una posverdad: Sheinbaum no es Borge, Marín, Padrés, Mancera, Graco, Sandoval y un largo etcétera de la Conago.
 
Este fin de semana el presidente López Obrador correrá la pluma sobre su Primer Informe de Gobierno, la giras  recorriendo los hospitales del país no tendrán un aparente descanso con el Primer Mandatario en Palenque porque formarán parte de su rendición de cuentas a la Nación. En  las cuarenta y tantas giras del presidente López Obrador por la red hospitalaria de todo el país, han acompañado este itinerario Jorge Alcocer, Luis Antonio Ramírez y Zoé Robledo para sacar del obsoletismo los ochenta nosocomios de IMSS Bienestar. Y fue en Oaxaca donde el Presidente de México hizo una buena radiografía del sistema nacional de seguridad social de los trabajadores del Estado, ciertamente desde José López Portillo la seguridad social no volvió a tener inversiones para infraestructura en los gobiernos neoliberales; el triste negocio de los políticos desde el delamadridismo fue hacer de la medicina la panacea del asistencialismo privatizador, como fue la respuesta de Alcocer a los ex secretarios de Salud atrapados en el Seguro Popular. Ramírez Pineda y Zoé Robledo, una vez designados por el presidente López Obrador se enfocaron en la cartografía sanitaria de la Cuarta Transformación y que su cabecilla, Jorge Alcocer, bautizó como la naturalización del socialismo nórdico para bien de los objetivos del presidente López Obrador. Porque son esos países escandinavos donde se usan cajas de cartón como cuneros y se usan parteras de la comunidad para abolir la mortandad infantil. Sin embargo, en México hablar de parteras y de cajas de cartón es invocar pobreza, tercermundismo y hasta brujería, porque la modernización neoliberal vendió bisuterías primermundistas y cuyos resultados son ese sistema hospitalario en ruinas pero gastando miles de millones en medicinas entre grupos escogidos de la mafia del poder. Para conseguir los alcances expuestos por el presidente López Obrador sobre la prevención para evitar las  grandes falsas enfermedades que consumen el presupuesto sanitario del país, como son sobrepeso, diabetes, cáncer, Alzheimer  e infartos, fueron reconocidas en su día las trabajadoras sociales de Salud, ISSSTE e IMSS que hacen posible una red inmensa  de vínculos clínicos con los pacientes facilitando y canalizando, asesorando y asistiendo, pues sin las trabajadoras sociales se carecería de una atención integral y multidisciplinaria. En esas trabajadoras sociales descansará la estrategia preventiva que el presidente López Obrador, Jorge Alcocer, Ramírez y Robledo formulan para la reingeniería sanitaria de la 4T y que basificará a todos los trabajadores de piso del sistema de salud.


www.twitter.com/vladrothschuh
vladyroth@gmail.com