EDITORIAL

EL PRESIDENTE NO TIENE AMIGOS




*Urbanismo y cultura
*Crímenes medioambientales
*Neoliberal de izquierda
*Guardia Nacional en CDMX


VLADIMIR ROTHSCHUH


En los tres pilares de las transformaciones de México que el presidente López Obrador ha fijado para su agenda nacional, ni un solo Secretario de Hacienda ha cerrado los cuatrienios; Juárez, Madero y Cárdenas cambiaron si no cuatro veces ministros, al menos dos. Y Carlos Urzúa en vez de ser una suerte de re-cambio al futuro de la Cuarta Transformación, se volvió el efecto retrógrado de la insensatez al elevarlo al pedestal de los personalismos viendo decaer el valor de la moneda y del índice de la Casa de Bolsa arrastrados por la euforia del fracaso. Los subejercicios presupuestales, los miles de despidos en las oficinas públicas, los cierres de estancias infantiles, las clínicas del IMSS-Bienestar, las compras consolidadas, la becarización de los jóvenes, las pensiones de los adultos mayores y un largo etcétera precarizador van sobre la espalda de Urzúa y no como una cruz rebelde a su posteridad, sino como un enjambre de alacranes martirizándolo como un personaje de izquierda ultraneoliberal que atentó sobre los proyectos nobles de una revolución pacífica y democrática del lopezobradorismo. Los escenarios de Juárez con cuatro ministros hacendarios y de Lázaro Cárdenas con dos, aventuran a Herrera Gutiérrez su consolidación y la del programa económico de la 4T o un tránsito efímero por aceptar el continuismo criticado por el Ejecutivo en el PND. Tanto para el presidente López Obrador como para Arturo Herrera y el Gabinete todo, la salida de Urzúa de la SHCP significa borrón y cuenta nueva sobre siete meses de aprendizaje donde los errores se retroalimentan a partir del equívoco urzuísta. La máxima de todo presidencialismo de que el Jefe de Estado no debe tener amigos, se consolida cuando López Obrador  resultó ser más Presidente de México que amigo de su amigo Carlos Urzúa.


El patrimonio cultural e histórico de México está bajo protección y resguardo de la Secretaría de Cultura a través del INAH, pero Alejandra Frausto le ha añadido un plus a esa preservación sobre el diseño urbanístico que ha venido afectando espacios históricos por la mala planeación nacional heredada por los españoles católicos porque a diferencia de los británicos protestantes en su colonia de América  éstos supieron transportar la armonía arquitectónica de las leyes sociales y urbanas inglesas de siglos atrás al presente. Frausto con Román Meyer y Diego Prieto signaron un convenio de colaboración ahora que el presidente López Obrador ha decidido invertir miles de millones de pesos en planeación urbana a través de Arquitectura UNAM. El urbanismo se ha dislocado en México como en toda América Latina por la simbiosis religiosa, el desorden arquitectónico va de la mano de la sobrepoblación humana dictada bajo el catolicismo. Los dos grandes tesoros culturales de los mexicanos pendulan entre los asentamientos étnicos y el arte sacro ahora bajo reconstrucción acelerada de Frausto para devolverlos a su esplendor de antes del 19-S. Este convenio con Sedatu deberá horizontalizar obligaciones que solamente corren del lado de la Secretaría de Cultura e INAH.



Los juicios críticos de Víctor Toledo a la mala administración de Josefa González Blanco en la agenda verde de la Cuarta Transformación, ahora pone a prueba las estrategias del poeta ecólogo que dirige Semarnat: el Festival de los Globos de Cantoya en Pátzcuaro es de la peores impertinencias anti ambientales que lleva rato celebrándose contra las disposiciones internacionales sobre el uso de esas bolas fuego en el aire y que han ocasionado miles de tragedias como la de Cholula en el 2013. Así como México ha suscrito convenios contra los plásticos de un solo uso o legislado a favor de los espacios libres de humo, igual le compete a Víctor Toledo poner punto final al festival de globos Cantoya que año con año vienen celebrándose para estas fechas en Pátzcuaro y gozan del apoyo de los tres niveles de gobierno. A  Josefa González Blanco como al responsable de la CONANP poco les importaron los muertos y daños ambientales del festival musical de Las Estacas en Morelos que siendo área natural protegida carece de vigilancia de la CONANP.  Para la primavera del año entrante Víctor Toledo tendrá margen de intervenir en el Bahidorá, en lo inmediato tiene el CantoyaFest Pátzcuaro 2019 es un desafío en la agenda verde de la Cuarta Transformación por su álbum de siniestros domésticos e internacionales.



Originalmente 450 guardias nacionales entrarían en Iztapalapa, Tlalpan, Gustavo A. Madero y Tláhuac, pero la estrategia de Durazo y Sheinbaum se modificó incidiendo primeramente en Iztapalapa donde Sheinbaum reconoció que a una semana de las operaciones de la GN las cifras delictivas disminuyeron considerablemente. Las nuevas alcaldías que tendrán respaldo de la Guardia Nacional serán Gustavo A. Madero, Iztacalco y Venustiano Carranza, excluyendo a la demarcación que dirige Patricia Aceves. No obstante la alcaldesa de Tlalpan padece los problemas de siempre en materia de seguridad pública, las policías no son de su jurisdicción y debió invertir cien millones de pesos en la Policía Auxiliar contratando 320 elementos que operarán en las zonas de mayor incidencia delictiva. Así como Sheinbaum ha establecido acuerdos con los gobernadores de los estados colindantes de la CDMX, Patricia Aceves hizo lo mismo con Álvaro Obregón, Coyoacán, Magdalena Contreras, Benito Juárez, Miguel Hidalgo y Cuajimalpa, reforzando la cooperación en seguridad pública en las zonas colindantes donde usualmente son zonas muertas debido a que ninguna de las alcaldías se hace responsables ni siquiera de la basura. Parece significativo que Sheinbaum descartara a la alcaldía de Tlalpan en el esquema de la Guardia Nacional.



www.twitter.com/vladrothschuh