EDITORIAL

MAFIA BATA BLANCA





*El dinosaurio seguía ahí
*Levantando a México
*Conflicto de interés
*Prosperidad vs. precarismo



       VLADIMIR ROTHSCHUH   


Carlos Lomelí fue el contratista preferido en el sector farmacéutico del sexenio pasado, a su parecer no había conflicto de interés como militante de Morena y cuchareándole al presupuesto del adversario político. Con esa misma procacidad buscó gobernar Jalisco y de consolación obtuvo el reintegro de Súperdelegado del Gobierno Nacional, para tener que renunciar ante el cuadro básico de ética morena operado por Irma Sandoval: su conflicto de interés entre ser comerciante de medicamentos y trabajar para el mismo gobierno. La depuración de la Mafia Bata Blanca en el sector salud ha sido sin distingos, la instrucción la ha atendido al pie de la letra el Secretario de Salud Jorge Alcocer como la oficial mayor hacendaria, Raquel Buenrostro, pidiéndole el Presidente a esta última aguantar los embates de quienes desean repetir el pasado en el sector sanitario  de grandes dividendos privados y escasos beneficios públicos. Cada semana el presidente López Obrador recorre los estados del país para conocer de cerca la estructura de hospitales y clínicas como sucedió esta vez en Michoacán donde encontró un déficit de médicos que no por ello le da manga ancha a la importación de galenos cubanos como acotaron Jorge Alcocer y Zoé Robledo la semana pasada ante la fake de que los convenios entre Raúl Castro y Dilma Rousseff serían reciclados por el presidente López Obrador. El sector salud mexicano con 271 mil médicos generales requiere cien mil más, los hay pero desanimados ante los sueldos bajos y la violencia prefieren no internarse en las zonas alejadas y de pobreza. Mejorar emolumentos es la promesa constante del presidente López Obrador a los galenos que se incorporen en el nuevo modelo nórdico de salubridad, además de sostener la desaparición del cuadro básico de medicinas porque lo básico es que ahora con la 4T todos los mexicanos  tengan acceso gratuito a todas las medicinas. Entre los acompañantes del presidente López Obrador y Jorge Alcocer destacaba Raquel Buenrostro,  espaldarazo de transparencia contra la Mafia Bata Blanca.


Alito Moreno  y la dirigencia nacional priísta no son los únicos sobre los que tiene puesto su objetivo el presidente López Obrador, también en la reestructuración de su ex partido amarillo que el mes entrante tendrá Congreso y decidirá qué hacer en los próximos años. Los priístas han decidido acompañar los proyectos de la Cuarta Transformación, en momentos opositores son institucionales como lo fueron durante la Década Perdida hasta que regresaron al poder presidencial. El peor escenario es la indefinición, les llegó el sábado a los perredistas para prorrogar otra vez su destino al mes entrante así que mientras los priístas tienen claro su estrategia con Alito Moreno  hacia la Cuarta Transformación, el primo hermano de Morena no supera su aliancismo con la derecha histórica y aceptó que Futuro 21 incidiera en la multiplicación tribal como adherente a un proyecto de país que no es de izquierda. En el 2013 el PRD fue artífice del Pacto por México, en el 2018 se equivocó de ideología con Anaya perdiendo lo de siempre en la Presidencia y echando por el caño el trabajo de lustros en la CDMX al haberle cedido a un no militante las decisiones partidarias y que tienen ahora en crisis a la exigua bancada en el Senado de la República. La resolución del PRD no vendrá de dentro, como le sucede a los priístas con Alito Moreno, sino de lo que tenga proyectado el presidente López Obrador en su agenda nacional, puesto que el régimen partidario también forma parte de los futuros del país y con el perredismo hay más identidad ideológica que con el ex Partido de Estado.


Después de siete meses y de ninguna reunión de la Junta de Gobierno del INACIPE, tuvo lugar la primera de tres que deben suceder en un año y ocurrió el mismo día en que Urzúa le intentaba armar borlote al presidente López Obrador. Relajado y luego de obtener los vistos buenos de la Junta de Gobierno, Gerardo Laveaga se fue  a impartir cátedra al estado de Hidalgo sobre incesto, suicidio, aborto y poligamia, ello luego de confirmar por enésima ocasión que permanecía inalterable su amistad con Gertz Manero,  sin imaginarse que a su regreso se replicaría el cuento corto de Monterroso en el Inacipe: el dinosaurio seguía ahí. El ex titular hacendario sigue figurando en la Junta Gobierno del Inacipe para insatisfacción quizá de Alejandro Gertz, de Arturo Herrera o del mismo Urzúa que se fue queriendo no saber nada de Palacio Nacional pero desempleado ahora se dedicaba al chisme con una prensa a la que jamás atendió o volteó a ver mientras despachaba al frente de las finanzas públicas y que llevaron al presidente López Obrador a descreditar esa politiquería de su ex subalterno porque anda levantando el país. Los dos ajustes de personal y de estructura  obligados por el precarismo de Urzúa en el Inacipe como a todo el Gabinete, le demuestran a Gerardo Laveaga que aún falta mucho por afinar en su instituto ante lo inadmisible de la abulia que se encoje de hombros con lo que ocurre en la Cuarta Transformación con Carlos Urzúa figurando aún en la Junta de Gobierno como ocurrió durante meses con el gabinete peñanietista en este 2019.


Pese a todo lo que digan de Alfonso Romo, es el garante de la Cuarta Transforma ante sector empresarial mexicano y ha devuelto la forma a los instrumentos que permitían a la economía abierta sostener su empuje creativo. Así puede ponderarse el anuncio de Miguel Torruco en el sector turístico con la permanencia de los Pueblos Mágicos y la restitución de ProMéxico a través de una nueva denominación llamada Diplomacia Turística que coordinará el canciller Ebrard con el titular de Sectur. Los empresarios turísticos han acudido ante la ventanilla única de Palacio Nacional o bien de lo que queda de Los Pinos, para externarle a uno de los suyos que merece promocionarse en el extranjero las virtudes de todos los tipos de turismo que cuenta México con tal evitar el colapso de una de las áreas que en los últimos años se mantuvo en el tercer lugar del PIB nacional. Pese al disgusto de los empresarios turísticos, todos se abarrotaron en la presentación del nuevo esquema que suplirá a ProMéxico como es el caso del líder de todos ellos, Pablo Azcárraga, que su promoción ha sido de denuestos al buen trabajo que viene realizando Miguel Torruco. Frente a esos hombres de negocios otra vez reafirmó el titular de Sectur que está creciendo la entrada de dólares y de visitantes en comparación con años anteriores. Lo atractivo fueron los tiempos de dos meses que otorgó Ebrard para la conformación del nuevo ProMéxico que se conformará plural y con recursos propios. La victoria de Alfonso Romo contra el precarismo urzuísta es el triunfo de los miembros del Gabinete con visión abierta y moderna de México como es el caso del Secretario de Relaciones Exteriores.


www.twitter.com/vladrothschuh