EDITORIAL

4T EN LA ONU




* Esclerotización sanitaria
*Riqueza y política
*Pedagogía cultural
*Sucesión en la UNAM

  
VLADIMIR ROTHSCHUH


A pesar que el presidente López Obrador ha preferido centrar su agenda de gobierno en lo doméstico dejando en su Cancillería la representación suya internacional, el ex rector de la UNAM y embajador mexicano ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente, pudo colgar la reinvención juarista de la 4T en pos de un asiento del Consejo de Seguridad del multiorganismo. En el tema migratorio con Washington, De la Fuente ha desempeñado un rol destacado empujando a la ONU a comprometerse en Mesoamérica. Con el visto bueno inicial de Marcelo Ebrard inició sondeos  el embajador con los países latinoamericanos y caribeños sobre el desempeño que tendría para la región, el que México ocupara un lugar en el Consejo de Seguridad. Creen tener Juan Ramón de la Fuente y el canciller Ebrard el voto mayoritario y se lo confirmaron al presidente López Obrador: el juarismo es la bandera de la Cuarta Transformación labrada en altorrelieve en la ONU. En una simbología mexicana centró el ex rector de la UNAM la simbiosis que llevará al país a jugar un sitio destacado en el Consejo de Seguridad a través del lema del derecho ajeno es la paz, aunado a la fraternidad tamayista y la transformación actual de nuestro país. Asegurando Juan Ramón de la Fuente ese asiento y con el aval animoso del presidente López Obrador, estará incidiendo por adelantado en la reelección de la Máxima Casa de Estudios desde que un sector del círculo moreno precipitó erradamente el propietarismo en la UNAM exaltando la violencia desde septiembre pasado y contraviniendo los objetivos conciliadores del Presidente de la República. La feliz sentencia del Primer Mandatario ante el anuncio de su embajador, fue que México comienza a recuperar su prestigio en el concierto de naciones.


La conferencia mundial sobre SIDA fue el escenario en que Jorge Alcocer recalcó frente a 140 naciones que México tiene el mejor esquema antirretroviral para personas con VIH gracias al diagnóstico temprano, la vinculación oportuna del tratamiento y la supresión viral mediante terapias efectivas que han originado la humanización de la relación médico – paciente. El ahorro cruel de sexenios anteriores poco interesaba al sistema de salud la detección oportuna del virus buscando falsos ahorros. Fue criminal que el sistema sanitario alentara en hospitales y clínicas la disuasión de los mexicanos que se creían con Sida. A esto el Secretario de Salud de la 4T, Jorge Alcocer, lo denomina la ‘esclerotización de la burocracia sanitaria’.  El ahorro resultaba falso y criminal, no se atendían a los pacientes precozmente provocando estigmatizaciones sociales con los procesos terminales dolorosos para enfermos y familias. Como promotor de la universalización de la salud en la Cuarta Transformación de México, el doctor Alcocer Varela, resumió  las políticas sanitarias mexicanas, en el combate a la criminalización y la discriminación hacia la diversidad sexual y de género y hacia las personas que viven con inmunodeficiencia. ‘También se ha logrado en siete meses garantizar servicios de salud integrados, incluyentes y profesionales,  eliminando las barreras normativas y jurídicas que dificultan el acceso a diagnóstico y tratamiento a la salud digna de todos’. Olvidado en el sistema sanitario mercantilista el valor de la clínica,  se dejó de escuchar en los pacientes los orígenes de sus afecciones, fuente casi siempre de todas sus dolencias.


La UNAM y la Secretaría de Cultura signaron convenios para una pedagógica transformadora desde las diversas expresiones artísticas,  la Máxima Casa de Estudios sigue siendo en el siglo XXI un gran proyecto cultural y el principal factor de movilidad social en México. Hace unas semanas Alejandra Frausto retomó sentencia libertaria sobre ‘aquello que hace mejor al ser humano, aquello que nadie podrá privarle nunca: la creatividad y la posibilidad de transformar el mundo y de tomar en las manos una disciplina artística y cambiar la realidad, independientemente de la situación o la condición en la que se encuentre’. Lo dijo en el marco del festejo de Mandela por la Secretaría de Cultura, CNDH y Centros de Reinserción Social, pero lo puso de nuevo en vigencia cuando signa convenio con el Rector de la UNAM, Enrique Graue, sobre los alcances de la cultura interviniendo en las conductas de las generaciones jóvenes. En las universidades, en las calles o en las oficinas públicas, el estándar de la cultura no cambia conforme lo retomado de Nelson Mandela por Alejandra Frausto ante los derechos culturales de los jóvenes y los derechos también de los servidores del Estado. Es llamativo que ante Luis Raúl González Pérez, o ante Meyer Falcón o ante Víctor Toledo o ante Irma Sandoval, y ahora con el rector Graue, los objetivos culturales de la 4T abarquen una diversidad que se vertebra en la transformación cultural de aquello que da alas y aquello que enraíza a un mismo tiempo. La  creatividad reflejada en la 4T está en los espacios artísticos fomentando en cada mexicano mosaicos innovadores que solamente  hace posible la cultura. Se adelantaron Frausto y Graue a la Ley General de Educación y la nueva vinculación entre el aula y las artes.


Mientras Alfredo del Mazo sembraba vida en Zacazonapan entregando apoyos forestales para la preservación de los bosques mexiquenses, de un matorral le brincó  a ‘prisa’ el gazapo de los Alcántara, Zedillo, Murat, Miranda y Polanco, como si se tratase el Gobernador, de un advenedizo de la riqueza y de la política. Del Mazo no ha llamado a su estrategia de sembrar 15 millones de árboles en el Estado de México como se denomina uno de los programas estrellas del presidente López Obrador, ‘Sembrando Vida’, pues no sólo comparte la cabellera platinada sino la reducción del sueldo como gobernador, el salario rosa, anticorrupción y estrategia anticrimen. Del Mazo es el único gobernador que representa la tercera generación familiar en el poder estatal, con las riquezas de su abuelo y su padre, jamás tuvo tentaciones en arcas ajenas para declararlo un recién llegado a la política ambicionando estatus económico y social como sucede con la inmensa mayoría de políticos y empresarios que encontraron en la corrupción un estilo de vida. La incomodidad de los miembros de la Conago cuando Alfredo del Mazo hizo suya la honrada medianía del presidente López Obrador para ganar menos que él, se expresó en la llaneza de quienes no tenían abolengo familiar, sino que estaban buscando a la brevedad hacerse de uno. Con mil 500 pesos de ayuda a los campesinos que cuiden una hectárea de bosque, Del Mazo persigue resembrar 15 mil hectáreas y que a la fecha lleva alcanzado seis millones de árboles que convierten a la entidad mexiquense en una de las más verdes del país no obstante las presiones demográficas del Altiplano como la tala ilegal desde Morelos y Puebla. El modelo de reforestación del presidente López Obrador se ha exportado a El Salvador como paradigma del Plan Marshall hacia Mesoamérica, a nivel nacional suma 19 estados que a través de Bienestar de Albores tendrán empleo y comida con los maderables y frutales. Alfredo del Mazo denominó a su programa ‘Dale un respiro al Edomex’ cuando en realidad forma parte de la estrategia de López Obrador creando sistemas productivos agroforestales que incentivarán la autosuficiencia alimentaria, una educación ambiental, empleos y harán crecer la masa forestal del país. Alfredo del Mazo a diferencia de los once políticos y empresarios mexicanos inversionistas en Panama Papers y recientes en Luxemburgo, explicó transparentemente que Andorra fue una incursión desacertada que atajó a tiempo. Enhorabuena.


www.twitter.com/vladrothschuh
vladyroth@gmail.com