EDITORIAL

PASTA DE CONCHOS

  



 *Alcocer-Robledo: socialismo sanitario
*Frausto y el poder plano
*Sembrando Vidas en Mesoamérica
*Tiempos de la justicia


VLADIMIR ROTHSCHUH


Las familias de Pasta de Conchos liderados por el obispo Raúl Vera aguardan con mucha fe la justicia del Presidente de México sobre sus deudos y que no está bajo tierra sino en su superficie entre los vivos. La justicia que esperan los familiares de las víctimas de Pasta de Conchos se reduce a dos personajes, uno es Germán Larrea y el otro Napoleón Gómez Urrutia. Y como el presidente López Obrador no es Estadista de camarillas entonces los deudos de Pasta de Conchos creen ver luz en el túnel que tres Presidentes de la República obturaron en sus negociaciones con el empresario poderoso del Grupo México. Hoy las diferencias circunstanciadas son que Larrea se muestra en desgracia ante la Cuarta Transformación y Gómez Urrutia acrecentado en el fuero senatorial. A esos hechos habrá que añadirle el interés que Luisa Alcalde demuestra por resolver Pasta de Conchos conforme los dictados del presidente López Obrador, porque al fin tiene la hebra gruesa que pondrá alto a las embestidas del líder minero contra la paz sindical del país así como el punto final a las zancadillas contra Arturo Alcalde y Bertha Luján: Gómez Urrutia según la STPS deberá rendir cuentas ante la justicia de la 4T conforme lo han venido exigiendo desde el 2006 los deudos de Pasta de Conchos. Lo que a simple vista parecía una reconciliación entre los grupos del sindicalismo fáctico cobijado en la transformación nacional, representa un ajuste natural de cuentas en la correlación de fuerzas. La familia Alcalde Luján no está liquidada, no renunciará Luisa a la Secretaría del Trabajo, Arturo no irá al ostracismo jurídico laborista y Bertha triunfante asumirá la dirigencia nacional de Morena. ¿Han ganado o perdido Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard en esta movida del tablero político?


Jorge Alcocer como la figura más respetada en el Consejo Técnico del IMSS le dio la bienvenida a Zoé Robledo con el mismo entusiasmo que el presidente López Obrador tuvo al proponer al joven subsecretario de Bucareli en la imantación de la seguridad sanitaria de México.  La química de juventud de Robledo más la experiencia y conocimiento sanitario de Alcocer, permitirá rearticular la ambición inicial del Presidente de México por el socialismo nórdico que no tuvo cause ni empatía ideológica con el ultraderechista Martínez Cázares. Antes que Zoé asumiera formalmente la titularidad del IMSS los gazapos mediáticos intentaron sorprender con las estancias médicas del Seguro Social, donde acertadamente y en tiempo, Jorge Alcocer atajó el fake. El derecho social a la salud es un tema de papel, universalizarlo es la tarea encomendada por el presidente López Obrador cuando señaló la ficción representada por un seguro que no era seguro ni popular. Trascender los consolidados y eficientar la riqueza de los bienes públicos y sociales que integran la salud, la celebró Jorge Alcocer cuando trazó Zoé Robledo para el IMSS los pilares de su desempeño inmediato. Es posible conseguir en la Cuarta Transformación aquello que en los Países Bajos forma parte de los derechos sociales y que a veces raya en lo inaudito para los neoliberales con las parteras nórdicas y las cajas de cartón  de cuna a los recién nacidos  y que han conseguido allá abatir la mortalidad creando comunidades más cercanas y felices desde lo simple.


Alejandra Frausto no es un objetivo fácil como lo fue Josefa González Blanco ante los intereses del Grupo Chiapas que comanda Manuel Velasco, ha sabido Alejandra tejer alianzas en la nueva clase gobernante para vacunar los sueños guajiros de los ultras morenos que ambicionan dirigir la Secretaría de Cultura y se encuentran detrás de las protestas, quejas y rebeldías insensatas del culturerismo. El reciente evento el Castillo de Chapultepec con los 32 encargados de las culturas estatales dio solidez a su dirección de la cultura nacional haciendo respetar el multiculturalismo que encarnan los muchos Méxicos. Desmembrando el centralismo que dictaba desde la CDMX los destinos de los regionalismos diversos, Frausto en lo personal retoma sus anhelos exigidos desde que trabajaba a nivel estatal y municipal en sexenios pasados para tejer desde la autonomía comunitaria la urdimbre multicolor mexicana. Al fin instalada en el corazón de la toma de decisiones, Frausto simplemente se ha volcado sobre su experiencia comunitaria para que la CDMX o Tlaxcala no retomen el verticalismo excluyente de esas 32 expresiones que dan identidad nacional e identifican el devenir transformador del proyecto cultural del presidente López Obrador. La cultura comunitaria tejiendo las voces del país, reconstruye los tejidos sociales respetando idiosincrasias populares y sumando las decisiones de las autoridades estatales y municipales. Al fin Alejandra Frausto concretará el poder plano que añoró en Baja California y Guerrero, llevarlo adelante es ahora la función más compleja en las libertades democráticas inoculadoras de la soberbia cultural centralista que algunos halcones morenos desean manipular en la utilidad tonta del infantilismo izquierdista que solamente daña el proyecto de país del presidente López Obrador.


El Plan Marshall Mesoamericano detonado por el presidente López Obrador en El Salvador, llevó a Víctor Villalobos hasta la FAO a explicar la prosperidad agrícola en la zona como el mejor filtro natural sobre las migraciones de hambre y desempleo. Naciones Unidas avaló el proyecto inicial del Presidente de México de llevar prosperidad a las naciones expulsoras de mano de obra hacia Estados Unidos y que deberá ahora traducirse en una inversión millonaria por la FAO a nivel de la agricultura bien definida por el Presidente de México en El Salvador como Sembrando Vidas. El paradigma iniciado por México lo amplió Víctor Villalobos sobre la esencia del programa de la Cuarta Transformación Mexicana que ahora incluirá a Mesoamérica: cultivando los campos se cultivará vidas y se pondrá fin a las hambres históricas de esos pueblos como el nuestro, afectadas por la agroindustria y la destrucción masiva del medioambiente. De los treinta millones de dólares entregados por el presidente López Obrador a su homólogo salvadoreño, la ONU deberá completar los 70 mdd restantes y esa fue la tarea de Víctor Villalobos ante la FAO según los propósitos de Sembrando Vidas para Centro América.



www.twitter.com/vladrothschuh
vladyroth@gmail.com