EDITORIAL

AMLODIPINOS GABINETALES





*Ambiciones morelenses
*Turismo a la cubana
*Pujas senatoriales
*Legitimidad y autoridad

  
VLADIMIR ROTHSCHUH


Para Bertha Luján está claro que Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard hacen pinza contra Sheinbaum y Polevnsky por el simple hecho de identificar a Alejandro Rojas como el fusible entre el Senador y el Canciller. En otras palabras la mamá de Luisa Alcalde  amenaza estatutariamente al monrealismo y el ebrardismo en el marco a la lealtad del proyecto chilango en el que alguna vez formó parte el Canciller pero que se construye entorno a la Jefatura de Gobierno, lealtad institucional llámese Marcelo o Sheinbaum cuya línea inequívoca se mantuvo el PRD con Mancera hasta su autodestrucción ideológica por aliarse con la derecha histórica y que envuelve a Morena al atraer como movimiento los de dulce, chile y manteca; Morena edifica una Babel autodestructiva y a la que Luján cree contener cerrándole como Polevnsky, las puertas a la militancia ejemplificada en los millones de militantes perdidos una vez por el PAN y que se mudaron al PRI  con Peña Nieto y ahora bajo el efecto cucaracha se guarecen en Morena. Ni Monreal, ni Ebrard, tomarán el control de Morena ratifica Luján como sombra parlante de Yeidckol y pone sus manos en las brasas por el proyecto de la Jefa de Gobierno institucionalizada en Sheinbaum, no obstante que el presidente López Obrador maniató a Claudia en sus ambiciones como a los demás presidenciables que andaban usando las Secretarías como casas de campaña, cuando soltó a raja tabla sobre la confianza y la representación personal que encarnaba Alonso Durazo para el Presidente de México. Y obviamente Durazo por el magnicidio de Colosio está en la acera opuesta del Canciller como la de Esteban Moctezuma y que no impide acercarse estratégicamente con Sheinbaum e ignorar las migas que establece el titular de la SEP con priístas y panistas en torno al proyecto de la Jefa de Gobierno al 2024. Lo que pasa siempre por alto Bertha Luján es esa
bacteria que enferma al presidente López Obrador y que se llama nepotismo en la STPS con Luisa Alcalde y su mamá despachando en la dirigencia nacional morenista, semejante al pastiche perredista de Rosario Robles en Sedatu y su hija Mariana en el PRI chilango. También obvia doña Bertha la alianza de Monreal con el nuevo sindicalismo de Gómez Urrutia y opuesto al sindicalismo blanco de Arturo Alcalde. Todas las narraciones acerca del futurismo sucesor entorno a López Obrador son ficción de aposento, a ninguno de los ‘lambiscones’ Secretarios del Gabinete que arrancaron sus prospectivas para el 2024 los ha dejado avanzar el Primer Mandatario, les receta sus Amlodipinos y los aplaca aun cuando lo amaguen con cismas de renuncia. Porque no se chupa el dedo el presidente López Obrador ninguno de esos Secretarios tiene la autoridad y la legitimidad para ponerse al tú por tú con él. Lo que crean Monreal, Ebrard, Alcalde Sheinbaum, Sánchez Cordero, Romo, Moctezuma, Polevnsky, Lujan, tiene poco peso en la rigidez con que López Obrador frena el fracaso del presidencialismo mexicano desde que Salinas se le comió el mandado a De la Madrid, Camacho a Colosio, Labastida a Zedillo, Calderón a Fox y Videgaray a Peña Nieto. Una vez que el presidente López Obrador permita que sus subalternos se adueñen de su mandato, el futuro será una pantomima y ha podido evitarlo hasta el momento en la sucesión adelantada del Gabinete.


La crisis de gobernanza en la alcaldía de Cuernavaca provoca ante Cuauhtémoc Blanco un efecto dominó sobre los restantes gobiernos municipales. ¿Están todos los ediles cumpliendo y se mantienen al margen de las cuotas del crimen organizado? La coyuntura es ideal para el susurro al oído del Gobernador de Morelos pues como es la crisis en Cuernavaca los adversarios de los alcaldes de Jiutepec y Jojutla reciben su dosis de insania, no obstante que hay trabajo claro de por medio como sucede con Rafa Reyes y su empeño cotidiano por apegarse a la agenda del presidente López Obrador para un gobierno cercano al pueblo y contra la corrupción; no obstante que ese morenismo de Rafa Reyes al lado de Polevnsky es el pretexto en el equipo de Cuauhtémoc Blanco para escindir proyectos comunes. Y mientras el presidente López Obrador contiene a su Gabinete, entre la Conago los manteles son largos al no tener quién le jale el cabestro. Así como Cuauhtémoc tiene ambiciones futuristas, lo mismo sucede entre los alcaldes morelenses que deben hacer su mejor trabajo social tal lo expresa Rafa Reyes por conocer esa historia mientras estuvo al lado de Juan Salgado Brito.


 Entre los empresarios y operadores turísticos ha corrido la especie que hoy el turismo mexicano vive bajo la 4T una tendencia ideológica como en los países socialistas y señalan el manejo estatal que tienen los cubanos sobre la industria sin chimeneas. A eso se debe que Miguel Torruco tenga que explicar una y otra vez el ABC de la estrategia de Sectur como lo hizo a los operadores, empresarios y políticos en Zacatecas, ahí volvió a señalar: “Les recuerdo que nuestra realidad como país, al último día del 2018, es la siguiente: séptimo lugar en turismo de internación, con 41 millones 447 mil turistas internacionales, superados en este rubro por Francia, España, Estados Unidos, China, Italia y Turquía; décimo sexto sitio en captación de divisas, con 22 mil 510 millones de dólares, rebasados el año pasado por Austria; y, finalmente, en un lejano lugar 40 en gasto per cápita.” Porque Macron, Sánchez o Trump representan gobiernos como los que no creen ver algunos desarrolladores mexicanos cuando se trata de criticar el Turismo bajo la administración del presidente López Obrador, no hay ideologías o partidismos políticos en el diseño del PND turístico para los próximos seis años y lo enfatizó Torruco cuando asentó que no se trata de caprichos políticos sino de responder a las exigencias de los turistas cada vez más exigentes en busca de novedad e innovación.


Reclama para sí Martí Batres la autoría en la aprobación de la reforma educativa y su celeridad en los estados. El Presidente de la Mesa senatorial se asume como factor esencial en este logro  pospuesto por impericias, mala leche y el rejuego sucesorio adelantado en el que personalmente tiene coincidencias con Sheinbaum y Moctezuma. Entre más se atoraba la reforma en el Legislativo más marcada era la tendencia favorecedora de los otros grupos morenistas que veían despejado su futuro. Al margen de la renuncia de Moctezuma, de los sinsabores de Salinas Pliego contra la 4T, quien supo sostener su autoridad fue el Presidente de México y no está de más que Martí Batres reclame para sí y su grupo chilango lo que tutelaba Monreal y presumía en Palacio Nacional. Todo gobierno o legislativo es arena política, si no pujan por crecer sus actores mostrarían jibarización según muchos cercanos al líder de la Jucopo y Batres parece entender el momento que se le aproxima con la recta final de su Presidencia y cuáles serán sus roles en devenir si es que Ebrard y Rojas exilian en el lejano oriente a Polevnsky.


www.twitter.com/vladrothschuh