EDITORIAL

UNIDAD PRESIDENCIAL




*Austeridad en el INE
*Feria y diplomacia cultural
*Bálsamo en la CFE
 *Diálogo de sordos



VLADIMIR ROTHSCHUH



El equipo de Yeidckol Polevnsky ha seguido de cerca los últimos eventos partidarios por Morelos. La lideresa nacional de Morena mantenía bien diagramado el terreno político bajo la administración de Cuauhtémoc Blanco porque a Yeidckol no le ofrecía todas las confianzas el gobernador que llegó con el respaldo morenista y que una vez en el poder rompiera los acuerdos contraídos en campaña.  Un liderazgo combatido por los adversarios partidistas adquiere solidez porque se trata de una lucha de contrarios, pero a la vista de Polevnsky, es desacertado cuando se enmarca en una disputa sorda e intestina entre quienes ganaron el poder presidencial, legislativo, municipal y estatal. Polevnsky ha apostado por la conciliación en Morelos y lo manifestó acudiendo a la toma de posesión de Rafa Reyes a la que asistió también Cuauhtémoc Blanco; Morena en la entidad es una fuerza política visible y ostensible, sobre esa realidad cree la líder nacional morenista  debe fincarse la simetría del poder estatal y es lo que evidenció acuerpando al edil de Jiutepec en el cual vislumbra apuntalar estatalmente la autoridad partidaria y presidencial de López Obrador. Rebosa Yeidckol Polevnsky de autoridad partidaria y de acrecentada confianza ante el Presidente de México. Para ella,  solamente la unidad  en torno de la legitimidad de López Obrador podrá mantener el rumbo transformador, toda vez que los enemigos ya no están en la Mafia del Poder sino en casa.


La creatividad se encuentra entre las mejores salidas que tiene Lorenzo Córdova para enfrentar la austeridad presupuestal expuesta por  el INE a Carlos Urzúa. Algunos consejeros incómodos con la ley de salarios máximos buscan conflicto y sobre el hecho han exagerado una propuesta de aplicarle a Urzúa la ley del talión, que como tal no es muy acertada para cualquier caso. La alternativa de la mayoría consejera del INE es dejar de cubrir el Instituto Electoral sus obligaciones fiscales. Hay consejeros, que no es el caso de Lorenzo Córdova, que ponderan que se le debe pagar con la misma moneda a la Cuarta Transformación yendo hasta el lopezportillismo declarando una moratoria a sus acreedores, en este caso a la dependencia de Urzúa  y todo en aras de mantener la calidad técnica en los procesos electorales de este año. Dejarle de pagar a la SHCP es un tema arriesgado a tolerar por Urzúa porque se le estará dando lecciones de gallina come huevo al universo de contribuyentes que por ajustar sus finanzas privadas acaben afectando las finanzas públicas. Es un derecho humano la subsistencia y entre cubrirle al SAT o soportar la empresa el dilema casi siempre es apoyar a los trabajadores y arreglárselas más tarde con el fisco. La oferta de los consejeros electorales a Lorenzo Córdova es común entre los deudores del SAT que adquieren créditos fiscales, entran en moratoria, se declaran en quiebra y la SHCP los rescata con un subsidio como ocurrió en sexenios pasados con los grandes empresarios. Y en la creatividad requerida por Lorenzo Córdova está  aproximarse a Carlos Urzúa para evitar las distorsiones de un diálogo de sordos y público cuando las resoluciones más frescas radican en la cercanía de los acuerdos.


La cultura es transformación pero es un proceso de larga data e inacabado siendo llamativo que Alfonso Suárez del Real mantenga esa munificencia en el legado que recibe como Secretario de Cultura de la CDMX, cuando detalló el origen y devenir de la Feria de las Culturas Amigas. No por emerger ese evento bajo el sino de la peste porcina del calderonismo, quedó tiznado aun cuando el mancerismo lo mantuvo en su administración. Más bien Suárez del Real destaca las virtudes de un evento que reúne las culturas de 75 naciones amigas representadas en el cuerpo diplomático y que no desaparece por la llegada de la Cuarta Transformación y su crítica al pasado ilegítimo de administraciones que usurparon el poder, porque el referente exacto es la administración capitalina de Marcelo Ebrard quien desde entonces apuntaba en la CDMX a una visión internacionalista y que hoy con Alejandra Frausto ha elevado a diplomacia cultural.  La décima edición de esta fiesta de las culturas, se vuelve circunstancia para que los gobiernos de Sheinbaum y de López Obrador converjan en esa feria en Chapultepec y el nuevo espacio cultural de Alejandra Frausto en Los Pinos, ahora sí recuperando la esencialidad amigable de la izquierda en una ‘ciudad abierta, incluyente, multicultural y garante de los derechos de sus habitantes y visitantes dentro de un marco de cultura de paz’.


Después de las bonificaciones, compensaciones y salarios millonarios al penúltimo titular de la CFE que pasó a ser  líder partidario, los cien mil pesos devueltos por Manuel Bartlett a la Tesorería, son un bálsamo a la honestidad merecida por esa noble institución de todos los mexicanos. Conforme a la ley de remuneraciones Bartlett ciñó su sueldo debajo de lo que gana el presidente López Obrador, porque no se trata de ganar lo mismo que el primer mandatario  sino de guardar las formas abajo del Jefe de Estado. Por su capacidad Bartlett ha encabalgado sinuosamente la responsabilidad de la Cuarta Transformación de mantener el servicio eléctrico en todos los hogares del país, afortunadamente el ex senador no es criador de vacas para llegar a sentarse en la CFE con bostas en sus zapatos y a conflictuarle a cada mexicano, pero en especial al Presidente de México, su cotidianeidad. La eficiencia eléctrica, no se cansa en repetirlo Bartlett, depende de sus trabajadores con los que ha establecido una armonía laboral donde el Suterm es el primero en reconocerle al nuevo Director sus habilidades administrativas que apuntan a cumplir las promesas de López Obrador a cada una de las familias afectadas por altas tarifas, cortes, fallas y diablitos.




https://twitter.com/VladRothschuh