EDITORIAL

EL DERECHO A LA TRANSFORMACIÓN




*Derecho a la lectura
*Derecho a la Vivienda
*Derecho a la paz social
*Derecho al ocio



VLADIMIR ROTHSCHUH


Acabando de anunciar a su equipo de trabajo Carlos Martínez en el Infonavit y consiguiendo el espaldarazo presidencial de López Obrador para que el Instituto Nacional de la Vivienda sea nicho de prosperidad familiar y no reducto de mafias que empobrecen a miles de familias. La tarea para devolverle a los mexicanos sus viviendas usurpadas por viciados edictos y administraciones leoninas, lo marcó el presidente López Obrador en un asunto personal, lo que facilitará a Carlos Martínez depurar el futuro de la vivienda pública y privada, porque ese cuestionamiento de López Obrador sobre las familias mexicanas pagando y pagando sus hipotecas  por décadas y sin ver jamás sus escrituras, apunta al pésimo modelo viviendero del país en manos de banqueros, notarios y constructoras.  Cómo es posible que un notario venda hasta tres veces una casa o un departamento cobrando hasta el 15% proporcional o que las constructoras se hagan tuertas con los vicios ocultos o que la banca cobre por veinte años un inmueble que podía pagarse en menos de seis o que esa misma banca ponga en letra chiquita que el seguro que cobran es por su dinero no por siniestros. En fin, nuestro orden financiero como apunta Ricardo Monreal es netamente usurero y hay que corregirlo. Prodecon se dice alarmada porque por vez primera son más las quejas por hipotecas que por malas prestaciones del IMSS, cuando esa procuraduría tiene colmillos para remediar los excesos y que incumplimenta porque también los bancos como el huachicoleo evaden impuestos. Carlos Urzúa en camino a obligar a todas las gasolineras del país a entregar comprobantes fiscales, la misma cruzada debería emprender hacia los banqueros que se niegan a enterar al SAT de sus obligaciones. Y una vez metido Carlos Martínez en la rendición de cuentas debería revisar el destino que hizo Vicente Fox con los dineros de los cuentahabientes inactivos del Infonavit cuyos ahorros millonarios malversó entonces. Carlos Martínez pondrá muy pronto en manos del presidente López Obrador, de su jurídico Julio Scherer y del senador Monreal, la iniciativa para declarar la vivienda un derecho humano de los mexicanos, como debería serlo el agua potable o la electricidad, para que al fin con la Cuarta Transformación deje ese derecho de ser letra muerta en la Constitución.



Si el presidente López Obrador lleva regalados miles de libros de Alfonso Reyes sobre las buenas costumbres y que ha editado masivamente Esteban Moctezuma como el nuevo Ulises Criollo de ‘Los Clásicos Verdes’, es inaudito que el proyecto de eliminar el único libro o ‘arte objeto’ que verán y vieron millones de familias en sus hogares, como es el Texto Gratuito, esté en vías de digitalizarse porque el entonces titular de la SEP nomás sabía ‘ler’.  Moctezuma acaba de adelantar la reingeniería de Conaliteg para adecuarla al nuevo modelo educativo regionalizado y que dejará de tener un libro único para todas las regiones del país, abriendo un abanico de creatividades como lo es México y sus muchos Méxicos. Igualmente y como las pipas de Pemex en manos del STPRM, es inadmisible que los planes educativos como el diseño de los libros de la Conaliteg estén en poder del SNTE. No puede el sindicalismo ser juez y parte, ahí radica la corrupción no sólo de los modelos educativos fallidos sino de la impartición de justicia y del sistema sanitario. Suena estrambótico que un magisterio sin actualizarse fuera el responsable de la impartición, diseño y evaluación de materias; por sentido común es inaplazable la evaluación del magisterio pero sin derivar, cono asienta Moctezuma, en lo punitivo; aunado a que también el magisterio tenga creatividad para no volver a evaluar a sus alumnos con la forma burda y arcaica de ‘exámenes’ regulares que simplemente miden al magisterio. Porque afortunadamente Esteban Moctezuma repite ‘no hay malos alumnos, sino malos maestros’. El libro de texto es una joya, nuestros hogares no suelen atesorar libros y esos ejemplares son los únicos que verán esas familias en sus vidas. La digitalización de la Conaliteg debe ser complementaria conforme a las nuevas tecnologías para no tener que arribar al debate futurista de Huxley y los libros.


Insatisfecho no podía menos que estar el Presidente de México con la rebeldía de Tatiana Clouthier y un grupo de diputadas morenas  contra la Guardia Nacional, en cambio. Nuevamente se comportaron republicanamente las oposiciones al acuerpar con su bancada la creación de la Guardia Nacional porque  se trataba de una enmienda que intentaron llevar lejos pero se vieron enfrentados a sus adversarios políticos que llamaban militarización  la puesta en escena del Ejército combatiendo la corrupción política y policial en las calles del país. Hasta la reforma para declarar delito grave el huachicoleo fue rechazada en el sexenio pasado  porque se lesionaba a gente humilde, sin embargo, ahora es urgente tipificar ese delito grave en el robo de combustibles y que ha ganado aval porque se trata de delitos contra los bienes de la nación. La constitución de la Guardia Nacional desecha la Ley de Seguridad Interior y enmienda temas a los que jamás debió acercarse la milicia como investigar, disuadir expresiones sociales y pertenecer a un mando castrense. La Guardia Nacional llegará al ámbito de Ricardo Monreal blindada con el aval del PRI, PVEM, no así del PAN y PRD, lo que fustigará las posturas senatoriales de Osorio Chong y que fomentan en la Cámara Baja amotinamientos del grupo de Ochoa Reza.


A Miguel Torruco, nadie podía llamarlo enemigo de la libre empresa porque es un empresario conocedor de las entrañas del turismo mexicano, al destinar el impuesto del turismo al Tren Maya o devolviendo dinero y decisiones de CPTM al gobierno de la Cuarta Transformación. La visita de la mano de Alfonso Romo que hizo Pablo Azcárraga al titular de Sectur cumplía con las cortesías que el empresario regio hizo a la IP en sus bodas católicas y la apertura de una ventanilla virtual en Palacio Nacional para atender todas sus demandas y quejas. Sin embargo Torruco no modificó su decisión sobre el impuesto para el Tren Maya como regresarle el erario del CPTM a los empresarios, más bien Azcárraga se presentó amablemente aceptando los desafíos transformadores que posiblemente no miraba a la sombra de De la Madrid cuando cuestionaba las acciones de López Obrador en la industria sin chimeneas. Cordial entonces el encuentro de Torruco, Romo y Azcárraga en la agenda por venir en el sector y que involucra a los empresarios a dar lo mejor de sí desde una perspectiva distinta al corporativismo de los últimos sexenios en Sectur donde los mandamases eran los ejecutivos del CNET; bien para ellos, bien para el desarrollo nacional, bien para la interlocución política – empresarial y bien para la confirmación del talento de Miguel Torruco en el diseño y proyección del Tianguis Turístico en Acapulco donde se le observa como el político de la transición y la alternancia que Guerrero requerirá más adelante, pues teniendo residencia el Secretario de Sectur en ese estado no dejan de voltear a verle como futuro Gobernador y más cuando ha sabido aquilatar una diplomacia turística en los tres niveles de gobierno y en especial con Héctor Astudillo.


https://twitter.com/VladRothschuh