EDITORIAL

CONAGO AMA A AMLO

  


*Plan Marshall de Ebrard
*Contribuyentes de primera y segunda
*Gobernadores rendidos por el estilo
*Transformación 4 del ISSSTE


VLADIMIR ROTHSCHUH


Rendidos ante el Presidente de la República acabaron los gobernadores de la Conago cuando se toparon con un Jefe de Estado flexible y empático a los intereses de todos ellos y que son los intereses de la Federación y de los mexicanos. Temían los ejecutivos estatales que el Presidente de México se mostrara impositivo con los ‘Súperdelegados’ como en las épocas porfirianas, pero lo más alejado de ese paradigma resultó ser el positivismo de López Obrador atrayendo a los mandatarios estatales a su programa nacional de transformación. La facilidad del Presidente de aceptar las propuestas de los Gobernadores emana de que representa un movimiento nacional donde cupieron todas las expresiones políticas y sigue ampliando su radio hacia los elementos comunes de los tres niveles de gobierno. El garlito que las dirigencias partidistas del PAN, PRI y PRD agitaban contra los ‘Súperdelegados’ fue una quimera en las sinergias de la Conago con el Presidente de la República. La primera experiencia formal de todos los Gobernadores con López Obrador los puso al borde de abandonar sus militancias para sumarse a la Cuarta Transformación que los acogió en Palacio Nacional a todos ellos sin rencores y con un aliento de conciliación y trabajo.


El Plan Marshall de Ebrard para Centro América dejó entusiasmados a Nielsen y a Pompeo: ¿cómo no se le había ocurrido a Estados Unidos una barrera de prosperidad contra la amenaza chavista en la región? Especialmente en la Casa Blanca tomaron nota del tratamiento que dio el canciller Ebrard a Ivanka colocándola por encima de Nicolás Maduro en la jerarquía merecida durante la toma de posesión del presidente López Obrador. El líder del movimiento expansivo bolivariano fue acotado para asistir en el Congreso de la Unión por respeto a la vecindad, comercio e historia entre México y USA. Así el Plan Marshall de Ebrard para contener las oleadas migratorias hacia Norte América es la inmunización que querían escuchar los estadunidenses de la máxima autoridad diplomática de la Cuarta Transformación mexicana, dio un sí el Canciller Ebrard a las libertades, la democracia, el comercio, la cultura y la lucha antiterrorista en el bloque norte del continente como sucedería en la Europa de la posguerra que el Plan Marshall dividió con Stalin entre regresión comunista y progreso liberal. Inscribió el Canciller Ebrard a la Cuarta Transformación entre las naciones que creen en los valores democráticos porque el bienestar económico de Mesoamérica es también una ideología contra las dictaduras financiadas por los extremismos que mantienen bajo terror al mundo.


El ISR dolió a sus creadores en el Senado de la República, las fracciones opositoras siguen inconformes porque el líder de la Cámara Alta optó por auto-medirse con la misma vara con que son medidos injustamente millones de contribuyentes por la SHCP en la doble tributación amarga de IVA más ISR. Los quejidos de PAN, PRI y PRD por tener que ser mundanos en sus impuestos como el resto de los mexicanos, debe servir de lección entre el divorcio que los separó del poder: tan ingrato para ellos dejarle al SAT la mitad de su aguinaldo en ISR como cruel que millones de contribuyentes lo vengan haciendo desde hace muchos años de neoliberalismo. Estandarizó Monreal los derechos de todos los mexicanos rompiendo el elitismo de primera que gozaban los senadores y que desafortunadamente toleró Mario Delgado en San Lázaro. Como le parecieron groseras a Monreal las altas comisiones de los bancos, lo mismo acaba de ejemplificar con el ISR manifestado en los reclamos de los senadores que formaron parte de ese poder que fomentó la doble tributación. La promesa del presidente López Obrador de abolir el ISR deberán tomarla con agrado todas las bancadas del Senado ahora que se duelen de tener que pagar un impuesto doble que antaño financiaba los emolumentos de medio millón de pesos para la fatua burocracia dorada. Ese ISR que dividía a los mexicanos de primera y segunda, Ricardo Monreal lo niveló coincidiendo con la iniciativa del Presidente de la República a favor del desarrollo de todas las familias con menos impuestos y más poder adquisitivo. Los senadores incomodados por ser como cualquier otro contribuyente, están en la obligación de tocarle la puerta a Monreal para acompañar la iniciativa de la Cuarta Transformación contra el ISR.


Decidió entrar Luis Antonio Ramírez a su responsabilidad del ISSSTE de la mano del medio centenar de líderes que encabeza Victoria Ranfla. Conocedor de las entrañas de la institución, optó el oaxaqueño legitimar su autoridad en  los vértices de la base laboral para poder emprender la transformación de un organismo que perdió su prestigio hace cuarenta años con el último Presidente de la Revolución y que ahora con López Obrador aspira a actualizarse en infraestructura, servicios y calidez. Los miles de millones que habrán de devolver las aseguradoras privadas al gobierno federal por gastos médicos mayores deberían tener como destino la inversión del ISSSTE ahora que la demanda de la alta burocracia se verá reflejada en las diversas atenciones que estarán bajo la conducción de Ramírez Pineda. Además de la transformación estructural y la reinversión de los fondos del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez propuso al SNTISSSTE animar la salud preventiva, siendo que el principal gasto del sistema nacional de salud recae en afecciones por el sedentarismo y la pésima alimentación. ¿Podrá lograr Ramírez Pineda que los 13 millones de derechohabientes del ISSSTE hagan del alimento su medicina? El respaldo brindado por Victoria Ranfla, Alfredo Villegas y las 45 secciones sindicales de todo el país será la primera piedra de la reconstrucción del viejo esplendor del ISSSTE.

  

419 818719 914 481