EDITORIAL

PRESIDENTE



  
*Descalabro azul en el Senado
*Complejo Cultural Los Pinos
*Constitución Moral según los Verdes
*Los contrastes de Urzúa
*Cuitláhuac tampoco puede fallar



VLADIMIR ROTHSCHUH


Nunca más se repetirán los fraudes electorales asentaba en su toma de posesión el Presidente frente a un invitado especial, Tony Gali, que asentía rotundamente en las certezas ofrecidas bajo la Cuarta Transformación. En menos de cuarenta y ocho horas el TEPJF descalificaba el triunfo de Martha Erika Alonso y fracturaba la fortaleza aliancista de Moreno Valle con Marko Cortés para volverlo líder de su bancada en el Senado y confirmando lo que el senador Damián Zepeda repite sin cansarse, Moreno Valle está manchado y no merece coordinar a los senadores de Acción Nacional. El dictamen del magistrado Vargas también desbarata la fórmula de las viejas amistades de Miguel Barbosa controlando en el Senado las bancadas amarilla y azul; esto es, los senadores Mancera y Moreno Valle que empujaron la carrera del no tan malogrado candidato a Casa Aguayo.  Sin el bastión de la gubernatura poblana, el senador Moreno Valle comprenderá las negativas de López Obrador a un acuerdo como sí lo hubo entre Calderón, Elba Esther y Mario Marín sobre los vicios del Precioso y que abrieron por largo rato el corredor azul en la región. El íntimo de Moreno Valle y Mancera parecía haber perdido el Premio Mayor en Lotenal y haberse quedado sin reintegro ante los tribunales electorales con una doble derrota. Los nuevos tiempos como señalara el Presidente ante su invitado especial, no sólo a su toma de posesión sino a la boda de Yáñez,  desautorizan más burlas a las decisiones del pueblo en las urnas.


  Como recibió Alejandra Frausto la Residencia Oficial Los Pinos, así fue abierta a miles de mexicanos que desde Baja California, Coahuila y Michoacán se apersonaron a visitar el mausoleo del extinto presidencialismo inaugurado curiosamente por Lázaro Cárdenas que intentaba desacralizar el ejercicio heredado en el Castillo de Chapultepec y que López Mateos reluciría yéndose a vivir a su casa y regresando a su oficina como cualquier burócrata. Alejandra Frausto insistió que el Complejo Cultural Los Pinos está en cierne hacia un espacio de diálogo abierto de las culturas de México donde las ciudadanías articulen un nuevo país armonizado por las artes. Sin ser una Revolución ensangrentada la Cuarta Transformación, el fenómeno social percibido entre algunos visitantes al Complejo Cultural Los Pinos imantó no sólo el asombro por cómo vivían las familias de los gobernantes, también se volcaron en una falsa ira llevándose las plantas de Nochebuena que no eran del ex inquilino sino para el disfrute de los cien mil visitantes que abarrotaron los nuevos espacios abiertos y que para Frausto invitan a la reflexión y no a la imitación de los vicios antirrepublicanos.



El senador ecologista, Rogelio Zamora, arrancaría el lunes ahorcando al Presidente de la República por haber trastocado el Estado laico con las etnias que le traspasaron el bastón de un mando fenecido en 1521 y la convocatoria a la Constitución Moral. La soga festinada por el senador Zamora rompía los acuerdos del líder de facto de los senadores verdes y zar del tren maya, Manuelito Velasco. Así que el mecate pretendido contra el Presidente de la República a dos días de haber asumido el poder presidencial se le revirtió a Rogelio, unas cuantas horas le dilató la fiesta al verde que retomaba los juicios de Barranco acerca del laicismo del Estado Mexicano arrodillado en la humildad de López Obrador con la entrega total a su pueblo en la transmisión del mando bastonero. Desafortunadamente nuestras etnias no alcanzan a ser consideradas un poder para temerles como sucede en la separación juarista con el Vaticano; adolecen nuestros indígenas, inclusive los zapatistas, de mando alguno para meterle miedo al Estado nacional y sus mecanismos represores.  El Foro del senador Rogelio Israel Zamora Guzmán, sobre el Estado laico frente a la Constitución Moral, se frustró en sus malas intenciones y en los ambiciosos negocios del zar del tren maya que se ve sobreviviendo por un sexenio más sobre las gracias de su abuelo Fernando.



Carlos Urzúa se encargó de operar la nueva época republicana contrastando la venta del avión TP01 con la primera gira en avión comercial del Presidente López Obrador. A los degustadores del boato neoliberal debió parecerles exagerado que el titular de la SHCP mostrara la King donde dormía el ex exmandatario así como el retrete y el tocador del viejo orden. No habría causado tal estupor el recorrido de Urzúa por el TP01 antes de su partida a la venta en California, de no ser porque López Obrador hacía fila en el aeropuerto como un ciudadano más hacia Veracruz. Queda el hueco del costoso hangar presidencial a llenar como espacio extendido a la recuperación del AICM y que abarca las flotas de las demás dependencias federales. La primera gira como Constitucional a Veracruz es una bocanada de legitimidad a Cuitláhuac García a quien unge López Obrador como autoridad honesta luego que ha ocurrido la reconciliación familiar de los López Obrador estigmatizada perversamente por Javidú y Mayli. Con dos gobernadores errados al hilo, tampoco puede fallar Cuitláhuac García a los suyos bajo la distinción del Presidente de la Cuarta Transformación en la primera gira de su mandato a Veracruz y no a otro estado del país.



419 818719 914 481