EDITORIAL

LA PUERTA DEL 68

   

  

 *Blanco para Presidente
*La chequera de Juan
*19 puntos del consenso
*Disuasión policial



VLADIMIR ROTHSCHUH



 Como si fuese la Puerta Real de Versalles destruida durante la Revolución Francesa y que marca el tiempo del pueblo sobre la nobleza, así Enrique Graue muestra la Puerta de San Ildefonso que marca en el 68 el comienzo de nuevos tiempos políticos para México. Expuesta la Puerta de San Ildefonso bajo el ‘M68 Memorial del 68 y Museo de los Movimientos Sociales de la UNAM’, dintela o enmarca precisamente  50 años después la caída de la Puerta Uno de Los Pinos cuando López Obrador decide como el General Cárdenas en el Castillo de Chapultepec, convertir en museo dicho espacio. Mucho se habla del ‘Bazucazo’ que prendió la mecha del 68, y la UNAM ahora con Enrique Graue y Jorge Volpi, expone a las nuevas generaciones la reliquia física de San Ildefonso para palparla mentalmente como las nuevas Puertas sociales trascendidas del Infierno de Rodin.


Televisa no pierde tiempo en la transición de terciopelo y reinventa una nueva estrella política transexenal: Cuauhtémoc Blanco. El Videopoder que cilindró la figura del gobernador mexiquense en el calderonismo e hizo lo que pudo a sus intereses con Manuel Velasco y Moreno Valle en el peñanietismo, afina su puntería para el 2024 desde que Eric Flores destacó las virtudes transexenales del Cuauhtemiñas ante los regateos de Polevnsky.  Blanco por ser una estrella del futbol escaló fácilmente el poder político en Morelos y en justo aprecio tiene a su lado a Sanz Rivera cocheándolo para lo que sigue. El acuerdo entre el Gober morelense y Televisa es crear cuanto antes un centro de rehabilitación del Teletón en la entidad y para ello encabezó con Natalia Rezende, la campaña nacional de boteo 2018. La gira de amor y paz del Presidente electo apapachando a Cuauhtémoc y cediéndole la razón para enviar lejos del estado a Rabín Salazar, le pone sabor al Videopoder sus proyecciones futuristas porque a diferencia de La Gaviota o de Anahí, la estrella de cuerpo completo y que no necesita fusibles ajenos, es Cuauhtémoc Blanco. Antes el Gobernador debe cumplir su tarea porque sueños también tuvo Graco para llegar a Los Pinos, heredándole ese lastre en inseguridad pública y que por el momento Cuauhtémoc Blanco resolverá con el Mando Único graquista en tanto la Cuarta Transformación crea las 265 regiones policiales y entra en funciones la Guardia Nacional.
  

Juan tiene la chequera y yo el liderazgo, suena un binomio perfecto para jalar juntos la yunta magisterial. Más que una mancuerna es un pleito entre dos sexenios, el peñanietista que se aleja y el amlista que se acerca, así Elba Esther Gordillo define su tarea por venir contra Juan Díaz de la Torre en un pleito al que le puso límites el Presidente electo y que desoye la Maestra. Yendo a la cárcel por esa chequera del SNTE, las ambiciones de volver a tenerla son pecados irredentos y de flaquezas porque sentenciaba el otro Profesor del Atlacomulco que un político pobre ya se sabe lo que es y sin chequera, también sabe lo que representa la Maestra. La adversidad de Elba Esther no es Peña Nieto, Chuayffet, Nuño o Juan Díaz, es la Coordinadora que de olerla arma sus borlotes en los foros de consulta.


Una vez que asumió el líder de Morena en el Senado las funciones administrativas que distraían a la Presidencia de la Mesa Directiva, puso a orbitar Ricardo Monreal a los coordinadores de las restantes bancadas en una agenda de diecinueve puntos y que a su vez jerarquiza sus relaciones con los Secretarios del Gabinete Presidencial. El primer punto de la agenda senatorial es el educativo que dio pie a Esteban Moctezuma a enviarle al titular de la Jucopo la hoja de ruta de la educación por venir; enseguida es Durazo el otro personaje gabinetal considerado en la numeralia enviando a último lugar lo laboral que críticamente presiden los intereses de la familia Alcalde pero incluida no obstante y, salpicando el resto del dietario, están los asuntos de Josefa González Blanco, Sánchez Cordero y Jorge Alcocer.  Hay temas de Cámara Alta que excluyó Monreal en consenso con las demás bancadas como son relaciones exteriores de Ebrard que ha de poner alegre a Mancera, así como comercio y economía para felicidad de Osorio Chong, además de agricultura, bienestar y comunicaciones, dependencias a cargo de Márquez, Urzúa, Villalobos, Espriú y Albores. Las muchas tablas de Monreal aceleran sus demarcaciones políticas previo al ascenso formal del Presidente electo el uno de diciembre: controla en su totalidad el zacatecano al Senado y finca un poder plano en simetría con sus alianzas gabinetales.


Se adelanta Clara Brugada al Presidente López Obrador y a la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, en la estrategia de seguridad pública: duplicará la alcaldesa de Iztapalapa la presencia policial. La seguridad pública de la CDMX que antes de la reforma política era atribución de Los Pinos, regresará nuevamente a Palacio Nacional con López Obrador para que Sheinbaum dedique sus energías a la administración sustancial de los capitalinos. Brugada pretende revertir la cifra negra de impunidad en Iztapalapa por una cultura de la denuncia, a sabiendas que las fallas están en el modelo económico.




419 818719 914 481