EDITORIAL

AMOR Y PAZ



  
*Palio arzobispal
*Desfile militar y sucesión
*Hipocresía de la soberbia
*Sexto Informe de cultura
*Amnistiando al Juarismo
*Brazo electoral del gobierno


VLADIMIR ROTHSCHUH

Alebrestados los coordinadores de las bancadas morenas del Senado y San Lázaro, desenvainaron la cimitarra y facciosamente comenzaron a amenazar como cualquier fundamentalista de ISIS a sus adversarios de ayer. Monreal anunciando un ajuste de cuentas con los panistas y priístas a través de una auditoría externa, Mario Delgado echando a los cínicos y sinvergüenzas  de sus espacios con tijera en mano porque les recortará a nombre de una falsa austeridad a todos los pillos las prebendas del pasado,  Muñoz Ledo regañando a Álvarez Icaza por ser un polizonte independiente, aunados a la vez todos los morenos bajo la falsía de un recalcitrante partido de izquierda estalinista, a quienes alarmaron fue al Presidente electo. Como una vieja oposición raída, el espectáculo de los morenos insultando a gritos, erigiendo pancartas, demonizando con crayolas, evidenciaron por sus costados que el republicanismo requiere un urgente aprendizaje general.  López Obrador tuvo que dedicarles el domingo a sus descompuestos legisladores que están haciendo de la Cuarta Transformación un  mamotreto rijoso pasando facturas  con insulsa soberbia. El Presidente electo pidió armonía a su bancada para sacar las reformas que requiere México y entrar en su felicidad prometida. Echar pleitos no va con la dinámica de amor y paz que Amlo pide para la reconciliación nacional. Hay que comenzar a ejemplificar en casa y es atractivo que sea el Presidente electo quien encabece la amnistía llamando a los suyos a comportarse en las nuevas formas de tolerancia para enterrar de una vez ese pasado que no volverá. Y para que no les quepa la menor duda de que no habla de dientes hacia fuera, López Obrador agradeció a la bancada priísta que preside Juárez Cisneros, su compromiso de trabajar conjuntamente en la transformación de México y advertía civilidad a Batres y a Muñoz Ledo en el sexto informe de Peña Nieto. Atrás quedó el ayer y el futuro no se puede fincar desde una estatua de sal. No miren hacia atrás repite López Obrador a sus diputados y senadores entretenidos en la venganza y no en la armonía prometida de la Cuarta Transformación. 
 
Septiembre es mes
 de buena fortuna para el Divisionario Roble Arturo Granados Gallardo como cuando inició su carrera militar en septiembre del 68 y que para estas fechas implica otro éxito en su carrera dirigiendo el Desfile Militar del 16 de Septiembre. En estas semanas aflora el Subsecretario de la Defensa dentro de la baraja de sucesores que el General Cienfuegos propuso al Presidente electo, López Obrador. El prestigio internacional de Roble Arturo Granados Gallardo lo acredita en la Cuarta Transformación  que requiere de una figura en Sedena afín al proyecto social de cambio y que conoció de cerca en sus épocas de agregado militar. Este fin de semana Roble Arturo Granados Gallardo, fue el responsable de apadrinar al naciente Equipo de Búsqueda y Rescate en casos de desastre compuesto por 47 efectivos que robustecerán las acciones profesionales que la milicia realiza entre las víctimas de los principales fenómenos naturales como son huracanes y sismos.
 
El Sexto Informe 
en la Cultura dio recado el presidente Peña Nieto de lo conseguido en el sexenio en que se atendieron a 562.1 millones de espectadores y participantes a través de 4.4 millones de actividades artísticas y culturales. Los recursos financieros destinados de 2013 a junio de 2018 al sector cultura, fueron de 78 mil 872.2 millones de pesos, superior en 17% en términos reales al total de recursos ejercidos en la administración anterior. La promoción y fomento de las expresiones artísticas y culturales tuvo un total de 46.6% de los recursos; se destinó 20.2% a la preservación y promoción del patrimonio y la diversidad cultural; 14.8% al impulso a la educación e investigación artística y cultural; 9.7% al apoyo a la creación artística y desarrollo de las industrias creativas; 4.7% a la dotación de la infraestructura cultural, y 4% al acceso universal a la cultura mediante la tecnología digital.
 
En la Conago 
los Gobernadores comienzan a creerle al Presidente electo al enterarse que el aquelarre de Adán Augusto López con Rocío Nahle y Carlos Urzúa no fue del cuerno de la abundancia. Evitar que Tabasco se convierta con Amlo en el Edomex de lo que fue con Peña Nieto su terruño, es el resultado de la encerrona en la casa de campaña. Todas las inversiones de Energía y Hacienda son quimeras en el sueño de Adán Augusto, tendrá que hacer su chamba el futuro gobernador y no aguardar a que sea Palacio Nacional el que resuelva el fenómeno económico tabasqueño. Amnistiando López Obrador el decálogo juarista de ‘justicia para mis amigos (Adán Augusto) y la ley para mis enemigos’, el Presidente de la Cuarta Transformación adquiere legitimidad en el grueso de la Conago. 

Bajo siete llaves
 mantuvo Franco Coppola el Palio Arzobispal que el Papa Francisco mandó acorde con los tiempos de unción del Cardenal Aguiar Retes como Arzobispo Primado de la CDMX. Y por designios del Altísimo todo casó a la perfección, el día de la erección de la Catedral Metropolitana en 1530 fue un domingo de homilía como ayer dos de septiembre, aunque en los anales del arquitecto Claudio de Arciniega el evento haya sucedido cuarenta años más tarde. Años más, años menos, en la intemporalidad divina se cuentan  los dos mil de la Iglesia de Pedro, como sentenció Pietro Parolin sobre la relación del Vaticano con el nuevo gobierno mexicano, está abierta la Santa Sede ahora como lo estuvo en el pasado con el único partido, después con la transición y ahora con su alternancia.  Así en el orden religioso, con el Palio Arzobispal concluye la alternancia entre el norbertismo y la nueva época de Aguiar Retes en que presagia refundar el credo palmo a palmo en el Valle de México, donde aún perduran disonancias de errores personales y políticos acreditados al catolicismo y que internacionalmente Francisco enfrenta con serenidad y paz en Irlanda o Chile. Al Arzobispo Aguiar lo aguarda una honda cruzada que reconstituya el vetusto tejido de la autoridad eclesial como la sentencia de Jesús con el trigo y la cizaña, es desde la iglesia de cada uno donde nacerá el cambio y no desde afuera.
 
Inicia una diferente época
 para Polevnsky con el borrón y cuenta nueva del TEPJF a Morena por el Fideicomiso. Es Morena el partido en el gobierno y queda  eslabonado a las decisiones, aciertos o desaciertos del presidente López Obrador. Las experiencias panistas y priístas deberían bastar a la retroalimentación partidaria de Regeneración autonomizando al partido del gobierno, aspecto imposible en un régimen presidencialista o parlamentario: las decisiones del Jefe de Estado son de partido y las elecciones se tornan plebiscitos. A esta nueva coyuntura Polevnsky deberá darle un perfil acabado en el año que le resta al frente de la dirigencia nacional, haciendo que Morena se ensamble naturalmente en el brazo electoral de la Cuarta Transformación.