EDITORIAL

TUMBABURROS



   
*Transición y alternancia
*Mal para todos
*Un año menos
*Remedios populares
*Anonimato en redes
*Zancadillas al electo
*Amenazas a la Jefa


VLADIMIR ROTHSCHUH


Con el bullying al hijo menor de López Obrador y Gutiérrez Müller, solamente la hija de Peña Nieto salió a darle cierto abrigo al exceso contra Jesús Ernesto y  al que ella y su familia estuvieron sometidos a lo largo del sexenio. Pero ahora resulta que es el hijo de un expresidente el que dirige anónimamente un portal de memes contra la nueva pareja presidencial y su familia. Mal estuvo en que los halcones pejistas hicieran añicos en las redes sociales a Peña Nieto, a La Gaviota y a los hijos de ambos, como mal está en que los antipejistas, en este caso Luis Felipe Calderón Zavala, utilice la misma dinámica del pasado dizque "tumbandoburros" con sus memes. Ni el ex presidente Calderón, ni la exprimera dama, Margarita Zavala, han aparecido desmintiendo esa guerra sucia, ya porque Lipe es mayorcito o porque es una infamia. Peña Nieto soportó las libertades de las redes sociales, hubo intentonas censuradoras con la Ley Fayad en el Senado, sin embargo en Europa las leyes para usuarios de las redes sociales son precisas, con tal de acceder a Twitter o Facebook se requiere una identidad para estar legalmente registrado, sin que ello sea garantía contra los bots conforme lo dejó asentado el Ejército Wagner del Cocinero de Putin incidiendo con sus trolls en el Brexit, en Cataluña, en Berlín, Holanda, Grecia y en donde lo ancho de las libertades anónimas se lo permitieron en las elecciones de Estados Unidos. Cualquier intento de la Cuarta Transformación para que México replique el modelo de redes sociales de la Unión Europea dándole identidad a cada internauta, será llamado censura aun cuando los quejosos sean personajes anónimos.
 
 Este es el primer inicio
 de ciclo escolar que el Presidente de la República no acude a un plantel de la SEP a dar la bienvenida a los 26 millones de alumnos que comienzan o siguen estudios. El mensaje correspondió a Elba Esther Gordillo con una adolescencia reciclada entre botulínicas y cirugías, para fijar el futuro de la educación mexicana y clavarse en la agenda de los equipos de transición en Palacio Nacional. Los presidentes, saliente y electo, debieron ceñir sus discursos a lo estipulado por la maestra Gordillo. Para Peña Nieto no hubo fobias contra la representante del factismo sindical; para López Obrador, no hay futuro para Elba Esther en su administración. Lo que el mexiquense comenzó, el tabasqueño lo refrenda: a quien menos sirve la millonaria heredera de Comitán de las Flores es al gobierno presidencial. La CNTE padeció viendo resurgir en la Cuarta Transformación, a la maestra Gordillo como en sus viejos tiempos de mandamás con Salinas, Zedillo, Fox y Calderón, todavía más cachonda con su look rejuvenecido y la suplantación de poderes al emitir el mensaje de bienvenida a la niñez mexicana en su regreso al ciclo escolar 2018 – 2019. La Coordinadora entró en el pánico-dilema de que boicoteó la reforma educativa de quien metió a su enemiga a la cárcel, para apoyar la contra reforma educativa a quien sacó a su enemiga de la cárcel. La enmienda de la CNTE es una misiva al presidente electo con copia al secretario Moctezuma donde le trazan el calendario a seguir con un diálogo de dos y no de muchos en 32 foros nacionales, la abrogación de los artículos tercero y 73 constitucionales, retomar la iniciativa de Ley de Gabino Cué y la Sección 22, desmantelar el SNTE para que haya democracia sindical en las 61 secciones, restituir la herencia de las plazas y abolir el servicio profesional docente y sus evaluaciones. El Presidente electo previendo esta reacción de sus aliados de la Coordinadora, remachó ante el presidente Peña que cancelará la reforma educativa con tal de amainar la ventisca  de la CNTE viendo resucitada a Elba Esther y dictando soberbiamente el fin de la reforma educativa como cogobernante de la Cuarta Transformación. En ningún momento López Obrador fue descortés con Peña Nieto anunciando la cancelación educativa, más bien asumía su potestad en una promesa de campaña a todo el magisterio victimizado en las evaluaciones y que nada tenía que ver con los problemas ante la justicia de la ex lideresa sindical del SNTE.
 
Paradojal el destino
 inmediato de la dirigente nacional de Morena: Yeidckol Polevnsky tendrá un año menos y no un año más. Con la reforma a los estatutos partidarios el Presidente electo amarró por doce meses a quien debería ocupar un cargo relevante en el Gabinete. Dirigente ha sido Polevnsky lo que no ha sido es Secretaria de Estado. Retenerla por un año en la dirigencia nacional morena apunta a que el equipo que acompaña a López Obrador en el gobierno es de transición, no serán cien días los de prueba sino 365 que es cuando Yeidckol podrá ingresar a la arena política con un capital incierto para el 2019 ante los comicios que vengan y el desempeño del bono democrático concedido al Presidente López Obrador. Un año menos para Polevnsky en el Gabinete es también un solo año para los distintos miembros del equipo pejista.
 
Jiménez Espriú está más
 allá del bien y del mal como para colgarse el sambenito del NAICM alegando los males ambientales, urbanos, financieros frente al de Santa Lucía. La forma en que se lavó las manos el Presidente electo evitándose conflictos con los agentes económicos de poder ha dado para otros temas como otros pendientes de sus promesas de campaña como la desmovilización de la burocracia federal de la CDMX, la reforma educativa, la amnistía; esto es, el artilugio del mandatario electo se llama ‘sabiduría del pueblo’. Porque como no es tonto el popolo bien puede opinar sobre cualquier cosa a través de una consulta popular y el NAICM será sometido a la opinión miles de mexicanos que aunque nunca se han subido ni lo harán en un aeroplano, dirán lo que mejor le conviene a la aeronáutica doméstica y mundial. Jiménez Espriú no se ha de atascar en los lodos de Texcoco teniendo el instrumento resolutivo en una consulta popular y el sinnúmero de proyectos estructurales para mover a México como ferrocarriles y puertos postrados en el centenario acuerdo de Obregón con Estados Unidos bien conocido como Tratado de Bucareli y que con Sánchez Cordero en Segob motiva a revisarlo si es que sobrevive como tal o se ha mudado a otra subordinación denominada TLC.
 
Coparmex mete zancadilla
 a López Obrador con las ‘cuotas parciales de recuperación’ en la educación pública. Suena fácil que quienes tengan para pagar contribuyan a la educación pública y gratuita, porque muchos padres de familia de clase media llevan a sus hijos a los Cendis, a primarias y secundarias de la SEP como al Conalep o universidades del Estado. Esa historia la vivió Ernesto Zedillo en la UNAM como para que el nuevo representante del Presidente electo en la ONU, Juan Ramón de la Fuente, como el responsable de Graue para la imagen de la UNAM, Néstor Martínez, piquen en nylon de la Coparmex. Puede extenderse la recomendación de Gustavo de Hoyos a la universalización de la pensión prometida por López Obrador a los ancianos del país sacando de ese derecho a los ‘ancianos que no tienen necesidades económicas’ como a los expresidentes, dado el caso. La Coparmex se opone a los delegados especiales de la Cuarta Transformación en los estados porque rompen con el Federalismo, en su derecho se ha negado a darle un cheque en blanco a López Obrador porque su candidato era Anaya y entre sus propuestas está revivir el conflicto universitario del CCU que tumbó a Barnés y hundió a la Máxima Casa de Estudios y que al momento muestra remanentes con la ocupación del Justo Sierra y el narcomeudeo.
 El talón de Aquiles 
de Mancera fue su comunicación social, la retroalimentación aún no la alcanza cuando anuncia un frente mediático de granito contra Sheinbaum y Ebrard a través de grupos de Zedillo y Salinas. El fuero senatorial no alcanza para delitos del pasado, es algo que en lo que no ha reparado Mancera con su izamiento de banderas contra el Canciller Ebrard y la Jefa de Gobierno electa. Y no es para más cuando repiten sus mediólogos que la censura del Presidente electo ya ha tenido lugar con Cortés en La Razón, metiendo en un conflicto de terceros como de primero al senador electo y ex Jefe de Gobierno. La advertencia a Sheinbaum es que se prepare con artillería gruesa porque jocosos en el team salinista, zedillista y mancerista, se reparten al pichón que ha designado la Jefa de Gobierno en su vocería. En concreto, el coordinador de los perredistas en el Senado vuelve a hacer alianzas como en el 2013 con los peñanietistas contra Ebrard y a lo que añaden los críticos de la coordinación morena, a Monreal.