EDITORIAL

CEREMONIA DEL ADIOS





 *Incomunicación presidencial
*EZLN, amores perros
*TLC, hoy
*Parque de las Ratas
*Trabajo del hogar
*Fusible parlamentario


VLADIMIR ROTHSCHUH

Varios viajes se ha echado el Presidente electo a Chiapas, muchas flores le ha lanzado al EZLN comenzando a reblandecer la capucha del Sub Comandante, pues el capataz mayor de los insurrectos ablanda sus críticas para dar lugar al cambio verdadero y que denomina una jornada electoral democrática pulcra la del uno de julio. La misiva 300 de la máxima autoridad zapatista repite lo repetido de cartas anteriores lo que es un síntoma que comienza a aflojar y a ceder en las carantoñas del Presidente electo. Peores cosas le han dicho a López Obrador en dieciocho años siendo que lo mucho que le dice Galeano al Presidente electo es menos de lo que contiene la integración plural y la tolerancia extendida a sus contrarios. Sin dar nombres bogan las críticas del Sub Comandante como hojas al filo del agua, ensimismadas van a la deriva hacia la distancia pero bajo la tutela mayúscula de que Amlo es legítimo tres veces y eso es decir demasiado para los remilgos de un Marcos  intemporal al presidencialismo que ha visto pasar desde Salinas hasta Peña Nieto y verá con sus dobles, más allá de López Obrador. El clic entre el EZLN y la Cuarta Transformación Nacional ha ocurrido en la gacetilla 300, no se ha entregado fácil el Sub Comandante, como una tuna espinosa brinca entre el deseo vernáculo  masculino-masculino pejuno donde nada es imposible como Emiliano muriendo/resucitando a tiros por un marido celoso.
 
En dos semanas el Presidente
 saliente dará su último informe de gobierno y ha iniciado la ceremonia del adiós en la que retoma las leyes doradas del presidencialismo mexicano: se retira de la política como no lo hicieron Salinas, Fox y Calderón. Destaca Peña Nieto sus legados con las reformas estructurales y que son indudables con la electricidad barata, con las telecomunicaciones baratas, el sistema financiero competitivo y las aceptadas fallas en el Estado de Derecho que el Presidente electo ha enmendado con su ayuda para que Bucareli no concentre más supra-poderes recreándose la SSP. Un Presidente de la República apuesta todo y si es astuto jamás pierde, Peña Nieto volcó la autoridad de su mandato con la legitimidad democrática otorgada al triunfo de quien en dos ocasiones anteriores se dijo robado por el Establishment. Gana el Presidente saliente secundando la Cuarta Transformación de México por imbricar su administración en el terciopelo de la alternancia. Del fraude patriótico al triunfo patriótico, Peña Nieto flexibiliza la coyuntura formando parte suya ahora y de lo que sea más tarde. Muchos miembros de su partido, muchos miembros de su Gabinete y las oposiciones orgánicas o simbióticas de la derecha, mascullan la declinación autoritaria del último señor de Los Pinos hacia el enemigo común y de siempre, mudado en aliado de un solo proyecto: México. Pasaron inconformes seis años contra su estilo de gobierno, parasitaron en las entrañas burocráticas maldiciendo la mazorca del salario, emitieron sus sufragios y se dispararon en las sienes: la eterna burocracia, intocable, sempiterna, dueña de los cambios y asesina de las transformaciones va de salida con la Cuarta Transformación. Los errores de Peña no serán los errores de López como si el mandatario saliente le entregara abiertos los sobres rusos al mandatario entrante sugiriéndole deshacerse del sobrepeso y de lo que obstruye. La ceremonia del adiós peñista se acompasa del aplauso unánime de quienes ayer se lo negaron.
 
Hoy es un día crucial para el TLC 
con el encuentro de Guajardo y Lighthizer, abonado por la frase animada de Trump sobre López Obrador. Y como lo que se negocia, según Alfonso Romo, ya forma parte de la agenda del Presidente electo, Guajardo pisará base para concederle a la Cuarta Transformación un despegue ligero en su relación comercial con Estados Unidos.  La eficiencia y carisma del renegociador regio tiene al futuro Jefe de la Oficina de la Presidencia encargándole otra chamba pero con la cachucha morena.
 
La manera de agradecerle
 el presidente Peña Nieto a Alejandra Sota su apoyo a su campaña presidencial fue instruyendo a David López a mantener intactas las áreas. Ahí comenzaron  a multiplicarse las funciones entre quienes se quedaban, entre quienes fueron palomeados por el decreto de Martínez Cázares y entre quienes llegaron acompañando al nuevo gobierno federal. Jesús Ramírez Cuevas vio desde fuera el problema gestado en la comunicación de Los Pinos donde proliferaron los que triplicaban funciones y los que no hacían nada. Desde esos espacios comunicacionales se diseñaban los memes contra la familia presidencial, la burocracia no respetaba al Presidente de México y tras el anonimato que hoy se ensaña de la misma forma contra la nueva familia presidencial de López Obrador y Beatriz Gutiérrez Müller, se erosionó la imagen, la figura y la institución presidencial. El nuevo coordinador de comunicación social designado por López Obrador apunta a volver flexible la bigdata viviendo la Cuarta Transformación la era digital que emplaya por igual a medios impresos, radios y televisión. El desafío para Jesús Ramírez Cuevas se torna complejo, el servicio civil de carrera es un decreto ilegal del entonces titular de la Función Pública pero que ahora desde la mayoría morena del Senado se podría remover y hasta ser asesorado por el nuevo Director General del IMSS; apareciendo entonces un siguiente tropiezo a Ramírez Cuevas sobre los hechos: La Jornada como impreso fue a la quiebra y a la huelga por ausencia de recursos gubernamentales. De no ser por los costales de dinero que Eruviel Ávila le entregaba recurrentemente a Carmen Lira, habría sido imposible salir a flote al diario que acompañó a López Obrador en sus campañas y al cual dedicó su primera visita luego de su triunfo el uno de julio. No se sabe aún si existe compromiso entre el Presidente electo y el vocero Eduardo Sánchez para que Ramírez Cuevas, añada una cuarta variable a su reingeniería gubernamental consiguiendo una octava parte de lo proyectado en su austeridad republicana.
 
 El Parque de las Ratas 
sigue siendo un ensayo experimental vigente en las tolerancias del Estado hacia las drogas y el Secretario de Seguridad Pública de López Obrador insiste en las libertades para que todo mexicano decida consumir o no psicotrópicos como sucede en cualquier sociedad hiperrealista. Las libertades desde la Revolución francesa han sido origen de excesos y de acciones cometidas en su nombre. El Estado como monopolio de la violencia legal que Alfonso Durazo encarnará pronto como titular de la SSP, habrá de acotar las libertades de unos y otros para no lastimarse entre todos y garantizar lo privado/público. Drogarse no significa que en estado inconveniente se tomen decisiones públicas o que lo privado se trastoque en nombre de las libertades para degradar las formas de convivencia. Fumar cigarrillos, usar plástico, comer animales, tirar basura, conducir autos de ocho cilindros, ser misógino, fue cool alguna vez,  hoy resultan obscenos y repugnantes para las nuevas generaciones. Un hombre borracho no es peor que un hombre drogado, cada quien en su privacidad consume el alcohol que quiere y Alfonso Durazo con la legalización de las drogas apunta a algo semejante que obliga a la dependencia a su cargo garantizar a los mexicanos un orden social. La SSP es un organismo teleológico, llega al final a resolver aquello que la SEP no educó, pues no se trata solamente de las drogas, sino del embarazo, el aborto, la diversidad sexual, la no violencia, la educación financiera y emocional. El Parque de las Ratas ejemplifica que las libertades son un medio.
 
Dos millones y medias 
de mexicanas son asalariadas del trabajo doméstico, a nivel mundial son 67 millones de personas. Inmujeres acaba de compilar el ‘Directorio de apoyos y servicios para las trabajadoras del hogar 2018’, un hitazo que reúne los 37 programas federales en materia de alimentación, cuidado infantil, derechos laborales, igualdad y no discriminación, inclusión financiera, prevención y atención a la violencia de género, salud y otros componentes de seguridad social, trabajadoras migrantes, vivienda y comunidad. En la recta final del peñanietismo corrobora Inmujeres los trabajos emprendidos a lo largo de esta administración a favor de las mexicanas y que son un acicate para la Cuarta Transformación que viene y en donde las mujeres y las niñas aún tienen pendientes que actualizar. Dos millones y medias de mexicanas devengando salarios como trabajadoras del hogar son una cifra considerable teniendo en cuenta que todas las madres realizan esas funciones sin sueldo alguno pero que no por ello demeritan acceder a los 37 programas federales en su beneficio.
 
El esposo de Issabela Camil 
es de los fisicoculturistas morenos que se queja de la austeridad republicana, con 75 mil pesos mensuales por una curul no le alcanza para su tren de vida. Sergio Mayer no necesita trabajar pero su suegro requiere un fusible dentro de la Cuarta Transformación y que de funcionar bien podría ser el futuro gobernador suriano, porque experiencia en el arte de mandar lo tiene en su papel de La Dictadura Perfecta. Próximo a Ebrard como a Mancera, lo complicado para el marido de Issabela es carecer de un pool de asesores que hagan la talacha para que no vuelva a derrapar con la Profeco y los manatíes.