EDITORIAL

PAÍS DEL NUNCA JAMÁS

  


*EZLN: guiños de ojos
*Agronomía política
*Desde la sociedad civil
*La postal fallida
*UNAM, matriz de cambio


VLADIMIR ROTHSCHUH


López Obrador volvió a guiñarle el ojo al EZLN recordando a Jaime Avilés en el día de su muerte mientras recibía su constancia que lo acreditaba como Presidente electo. La hija de Avilés se conmovió hasta las lágrimas por el gesto desinteresado de Amlo en un momento tan importante que hasta la No-Primera Dama, Beatriz Gutiérrez Müller,  corrió los 280 caracteres para Nerverland. Avilés no es un caído en combate guerrillero pero desempeñó otras funciones periodísticas para el movimiento de regeneración y el Sub Comandante Marcos mientras duró el affaire público del EZLN con Salinas, Zedillo y Fox. Con el ‘amigo’ común intenta por cuarta vez el Presidente electo romper el turrón con el Sub Galeano, sus dos recientes giras encubiertas de agrónomo a la Lacandona, el fallido emisario sacerdotal a la Tatic, más la mención de Avilés, revelan que el mandatario electo es obcecado en sus propósitos tanto como Marcos en retirarle el habla e indispuesto a perdonarlo por el sólo hecho de llevar la banda presidencial al pecho. El EZLN que cuestiona el nuevo gamonalismo de Andrés Manuel por asumir representaciones de finquero, echa en funda rota el rol desempeñado en la precampaña presidencial con Marichuy. Aceptando el Sub Comandante las reglas del juego sistémico con una candidata a competirle a Amlo en las urnas, fungía en el escenario sancionado ahora al Presidente electo. La falta de autocrítica en el EZLN no es cuestión exclusiva de su ideología, cualquier iglesia, secta, partido, comparte las carencias de aceptar al contrario o verse a sí mismo reflejado en el azogue. El finquero López Obrador como lo tilda el Sub Marcos es oblicuo a la curandera Marichuy en aprendizaje ranchero ¿qué tal si el candidato López Obrador hubiese emitido su voto por Marichuy y no por Poniatowska?, todo habría seguido igual. En la toma de constancia en el TEPJF, el mandatario electo lanzó el nylon hasta los Altos de Chiapas a ver si pica el remiso zapatista.


El profesor Bejarano
 alborotó el avispero con su conferencia de prensa en la que confirmó que seguirá haciendo a nivel de piso lo que ha hecho durante su existencia política: mover nacionalmente la esperanza de Andrés Manuel. Aclaró el Profesor jonguitudista que no es busca chambas pero no descartó que el MNE trabaje desde la sociedad civil codo con codo con María Luisa Albores en sus programas de bienestar social. Cualquier ONG recibe ayuda para los suyos en Sedesol como para que Sedebien censure a la agrupación humanitaria que desde hace más de dos lustros acompaña a López Obrador en su proyecto transformador. El nombre del Movimiento bejaranista es una calca del eslogan de Amlo a favor de la Esperanza y que para esta campaña lo cambió por Juntos Haremos Historia. Y si la activista y ambientalista Albores no acuerpa a quienes acuerparon al Presidente electo ni modo que asista a Rosi Orozco o a Josefina en detrimento del bejaranismo.


Al consejero presidente 
del INE e hijo de Arnaldo Córdova no se le hizo ser pieza del sueño paterno de ungir a López Obrador Presidente de México. Cuando tenía la oportunidad en sus manos programada para la noche del uno de julio, José Antonio Meade desde Buena Vista le alzó el brazo al triunfador moreno, cancelándole a Lorenzo la postal histórica. Y para colmo, la medianía juarista de reducir los sueldos a los servidores públicos, casi a la mitad, confrontó al Consejo del INE con el virtual ganador de la jornada electoral hasta amagarlo con perder su triunfo por los causales de nulidad descubiertos en el Fideicomiso para las víctimas del S19. El zipizape sacó de sus vacaciones al virtual presidente electo acusando vil venganza de los consejeros del Instituto Electoral. La segunda ocasión no llegó el ocho de agosto, al INE no le correspondió extenderle la constancia de Presidente electo y otra vez Córdova Vianello quedó al margen de la fotografía. Entre Meade y Otárola pendularon los hitos democráticos del personaje nacional que luchó por dieciocho años bajo un dictado que recibió del Arcángel Gabriel durante una crisis malárica de su niñez macuspense.


Del segundo encuentro
 entre el presidente Peña Nieto y el mandatario electo López Obrador, no hace falta una conferencia de prensa conjunta cuando adelantó el macuspense que se vería con su homólogo mexiquense para solicitarle las cortesías debidas de la alternancia y de la transición administrativa. La re-creación de la SSP, los fiscales anticorrupción, electoral y general de la República destacan entre los intercambios que habrá entre ambos mandatarios pues así como tiene interés López Obrador por unos temas, a Peña Nieto le interesa el sub gobernador del Banco de México y el nuevo ministro de la SCJN. Para la SSP está requete cantado Alfonso Durazo, para la General se menciona a Bernardo Bátiz y para la anticorrupción se apunta Santiago Nieto tanto así como Humberto Castillejos reemplazando a Cossío en la ministratura y a Meade para subgobernador de Banxico. La constancia fue un atributo que le impidió a López Obrador ir a codearse con sus homólogos de la cuenca comercial del Pacífico o acompañar a Peña Nieto a la toma de protesta de Iván Duque en Bogotá. La segunda visita de López Obrador a Palacio Nacional indignará a sus falsos seguidores como explicó Pablo a los Filipenses sobre a los que el odio consumía en falso amor cristiano. Porque muchos votaron contra Peña Nieto cediéndole ‘soberanía popular’ a López Obrador para una cosecha de odios. Las invocaciones de perdón y reconciliación expresadas en Ciudad Juárez por el Presidente electo, las comulgó por segunda vez en Palacio Nacional junto a Peña Nieto.


A cincuenta años, 
el Bazucazo a San Ildefonso es una fiesta. Es la manera en que el rector de la UNAM, Enrique Graue, enmarca aquella tragedia cuyos frutos maduran hoy con el cambio democrático, la lucha anticorrupción, la defensa del medio ambiente, la equidad de género, la tolerancia a la diversidad y la victoria de López Obrador. Ha hecho coincidir el Rector de la UNAM la transición y alternancia democrática de julio pasado con los cincuenta años del 68, como no pudieron hacerlo los franceses el pasado mayo teniendo a un apóstata del movimiento estudiantil en Macron. El anuncio del rector Graue es que en los próximos meses continuará la conmemoración del 68, pues hay bastante qué celebrar en la atrocidad diazordaciana contra la UNAM en San Ildefonso: las conciencias sociales adquiridas como valores generacionales expresados en las urnas. Y ese proceso de cambio que tardó cincuenta años en condensarse, advirtió Enrique Graue a las nuevas generaciones universitarias, difícilmente en la inmediatez conseguirá la transformación nacional ‘si no hay un firme compromiso y una renovada cultura del esfuerzo, apegándonos a nuestros valores’. Y la UNAM es la matriz de todo ello.