EDITORIAL

REINVENTAR EL GOBIERNO

  


  
*Centenial veganos
*Pobreza alimentaria
*Subasta albiazul
*Anayín canallín
*CFE, barata y austera  
*Bazucazo ildefonsino



VLADIMIR ROTHSCHUH


El jueves pasado convenció López Obrador a Víctor Villalobos de incluir la leche en la autosuficiencia alimentaria. La visión original del virtual Secretario de Agricultura apuntaba a ponerle fin en México a la pobreza saludable que afecta a casi toda la población por sus malos hábitos alimenticios. Y claro, Víctor Villalobos no pudo contradecir al presidente electo cuando le instruyó atender la soberanía lechera para que llegara a más bocas, sin explicarle Villalobos que la leche es fuente de descalcificación, origen de cáncer,  úlceras gástricas, colon irritable, halitosis, inflamación del hígado, caída del cabello y un sinnúmero de problemas en la piel. Tenía resuelto el genetista vegetal la pobreza alimentaria de los mexicanos apostándole a seis granos, achicando el binomio cruel de la industria animal y farmacéuticas. 


A lo mejor consigue Víctor Villalobos explicarle a López Obrador que una lechada de cualquier semilla tiene más calcio, minerales y proteínas que la leche. El cáncer de mama que es pandemia en México, no existe en China porque las mujeres toman leche de soya y consumen queso tofu. En términos financieros, ecológicos, bioéticos y sanitarios, conseguir un litro de leche o un kilo de carne es muchísimo más costoso que una lechada de semilla o un kilo de gluten. Y eso sucedió el jueves en la casa de campaña de Amlo, porque el domingo en la selva del sureste el doctor  Víctor Villalobos, como Josefa González-Blanco Ortiz-Mena, no fueron consultados sobre la reforestación, tala de maderables y cultivos de cítricos pues no es función de Sedesol el medioambiente y la agricultura. Volver al campo es un proyecto generoso por parte del presidente electo, pero a cuál agro, porque la sabanización que buscará combatir Amlo en el Sureste se origina en la ganadería extensiva y la visión colonial aún existente. Hechos que remiten a la responsabilidad de Esteban Moctezuma porque nuestro sistema educativo reproduce no solamente posanalfabetas sino que su disfuncionalidad va acompaña de una incultura emocional,  financiera y alimentaria. En el sexenio de Echeverría el eslogan oficialista era ‘come leche, carne y huevo’, una tricología criminal; sexenios más tarde incluyeron las frutas y verduras, en este sexenio sumaron el ejercicio, pero con los negocios de Lala y Sukarne con el poder presidencial, se ahondó la pobreza alimentaria. Si Víctor Villalobos no pudo orientar al mandatario electo hacia la prosperidad vegana y vegetariana de México, quizá el centenial Jesús Ernesto sepa explicarle a su padre qué significan hoy para las nuevas generaciones.


La retroalimentación no es
 un don en Ricardo Anaya, enredado en sus acuerdos cupulares con Peña Nieto y Luis Videgaray, ahora cree encontrar en López Obrador algo semejante para repetirle al mandatario electo las chicanas y abyecciones que reprodujo con el mexiquense para presidir la mesa del Congreso, hacerse de la dirigencia nacional, amasar fortunas inexplicables y alzarse con la candidatura presidencial panista. ¿Qué le puede ofrecer Ricardo Anaya a López Obrador que no le haya ofrecido y traicionado a Peña Nieto? Desesperadamente los ex aliados naranjas de Amlo rondan la casa de campaña del Peje tras un encuentro previo a la renovación del CEN albiazul. La única propuesta indecorosa del Frente que pueden hacerle Granados, Dante y Anaya a López Obrador es dejarle a su arbitrio el precio de Acción Nacional. El adelanto del MC ha de enervar a los gobernadores, ediles y legisladores panistas que están en campaña contra el centralismo delegacional del mandatario electo. ¿Aceptarán Marko y Damián ser ofrecidos en la trata política de Anaya? Porque no solamente puede venderle el millonario queretano la nueva dirigencia y las coordinaciones de bancada al macuspense, sino que anhela impunidad ante los expedientes vigentes de la PGR. Atrás quedó el affaire con la cartera y el canallín, es lo que Dante Delgado trata de cuajar democráticamente en pro de la flexibilidad política del presidente electo que como atrajo a otros ex dirigentes panistas también puede hacerlo humilde en la victoria frente a Anaya.


Borrón y cuenta nueva
 de Manuel Bartlett en la CFE, es el anuncio de López Obrador a una vieja compañía de viaje, desde que el exgobernador de Puebla rompió con la tecnocracia y buscó refugio en el viejo PRI de las causas sociales. Los actores entusiastas apoyando a Amlo como Gael García o reporteros internacionales como Jorge Ramos, no le dieron al presidente electo ni siquiera el beneficio de la duda a cuatro semanas de haber triunfado arrolladoramente en las urnas. Calificar a Bartlett de advenedizo en el equipo pejista es ignorar que el ex Secretario de Gobernación y de Educación Pública, también tiene sangre tabasqueña y un hilo colorado del Partido Socialista Radical de Garrido Canabal para que los sureños endeudados con la CFE, puedan arrancar libres de pendientes financieros con la eléctrica del Estado. Y no es cumplirle a los tabasqueños insolventes con la CFE, es el Sindicato Mexicano de Electricistas con sus pensiones y la empresa cogeneradora de energía conseguida en este sexenio. El creador de Angelópolis y divulgador de los gobiernos austeros a través de Ted A. Gaebler, tiene mucho que ver en la reingeniería de López Obrador en las dependencias federales. Ese filón de ‘cómo reinventar un gobierno’ no se lo perciben a Bartlett  los ofendidos de Gael García y Jorge Ramos que no lo percibieron durante dos décadas acompañando a López Obrador.


El rector Graue fue 
otro de los primeros con los que López Obrador se reunió, ahora tenemos a Juan Ramón de la Fuente designado en la ONU como al ex presidente Zedillo revalorado por su gesta en el movimiento estudiantil del 68. En el encuentro del Rector de la UNAM con el virtual presidente electo, los ninis y rechazados fueron un tema vigente porque entre las promesas de Amlo a la juventud es que ninguno se quedaría sin matrícula universitaria y la UNAM la daría cabida a todos ellos. A nombre de la máxima casa de estudios el mandatario electo reconfiguró la austeridad administrativa para extender la inclusión juvenil a las aulas fábricas o a las aulas virtuales de la educación digital. Hoy el rector Graue conmemoró la autonomía universitaria y la defensa de Barros Sierra ante los excesos de Echeverría y su Bazucazo ildefonsino cuando se habla del retorno de ese milagro mexicano al poder. Aspecto, viéndolo bien,  que el rector Graue  tiene exorcizado teniendo a su lado a Néstor Martínez como un experto vinculado a la cuarta transformación del país, si no es que el vocero de la UNAM decide marcharse para formar parte activa de la revolución pejista. El Bazucazo en San Ildefonso marca para el rector Graue la cima de la defensa por la autonomía universitaria y sus cincuenta años de esa lucha por las libertades.