EDITORIAL

SPILLOVER



*Misticismo presidencial

*En la salud y en la enfermedad

*Un paso atrás, dos adelante

*Premios CISS al ISSSTE

 

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

Los empresarios regios, el gobernador de Nuevo León y el de San Luis Potosí, vieron bien al presidente López Obrador el fin de semana por lo que consideran que el Jefe de Estado ha dado un giro en su estrategia política y diplomática frente a los comicios venideros y la agenda bilateral con Biden. Las oposiciones siempre incrédulas del hacer y decir del presidente López Obrador hasta en su contagio de la fiebre china dudan y lo elevan a un rango casi divino en sus maniobras políticas, ello aunado al carácter de Tlatoani que encarna la figura paterna del Presidente de la República. Este contagio cimbra la estructura toda del Estado  porque jamás el inquilino de Palacio Nacional aceptaba con sinceridad una afección letal, como no la aceptaron los pasados huéspedes de Los Pinos opacos en sus dolencias y en sus vicios; el secretismo también llenaba los silencios del mandato y sus estilos que ha concluido en tiempo y forma la Cuarta Transformación: ha sido el Primer Mandatario quien anuncia en primera persona por redes sociales el contagio leve y su ánimo positivo. La fortaleza del presidente López Obrador durante todo el proceso de la pandemia ponía a dudar a sus adversarios políticos sobre su estado de salud o la veracidad de sus pruebas de Covid-19,  pero ahora que acepta estar contagiado, renueva López Obrador el poder casi mítico del Tlatoani, sus riesgos y causas que desembocan en el devenir del Estado y del país mismo.  Los parabienes expresados por sus eternos enemigos políticos, sonaron huecos luego de haber rezado  todos ellos por su desgracia personal y administrativa, de ahí entonces que nadie diera un paso en falso temiendo que el presidente López Obrador fecunde como Mao una posmoderna cruzada cultural con esa bomba de profundidad del contagio chino. Y hasta los consejeros del INE que olvidaron sus obligaciones y se volvieron agentes agresivos de la reacción, reciben la dura respuesta de los mexicanos que rechazaron en un 60 por ciento la suspensión de las Mañaneras. A la hora que el presidente López Obrador designa a Sánchez Cordero suplente en los diálogos circulares, la respuesta de los mexicanos achica a minoría el uso indebido del INE como ariete electoral pues ese mismo 60% que respalda el mandato es el que se mantiene en lo dicho con las Mañaneras. El ejercicio de estas dos semanas con el reposo del presidente López Obrador sirve desde ahora mismo a la introspección colectiva de las transformaciones que han ocurrido en tan sólo dos años y sin escándalos o derramamiento de sangre. Los empresarios y gobernadores opositores que vieron a un presidente López Obrador entero y fuerte, obviamente extendieron sus percepciones de que el Primer Mandatario tomó un impulso hacia atrás para dar dos pasos hacia adelante. Así que nadie del conservadurismo ha podido cantar su perversa victoria, lamiendo con fatuos parabienes el pronto restablecimiento de la salud del presidente López Obrador. Ni siquiera en la enfermedad la figura del águila juarista, suelta a la cascabel y su ponzoña.

El presidente López Obrador, calificó la gestión de Luis Antonio Ramírez Pineda al frente del ISSSTE como la de un buen servidor público, al destacar su eficiencia y su total entrega a las causas de la Cuarta Transformación. Juró el Primer Mandatario que antes de que concluya su gobierno todos los trabajadores del sector salud estarán basificados mediante un proceso en el que “no habrá influyentísimos ni recomendaciones que valgan, porque esta basificación empezará por los trabajadores de mayor antigüedad”. El presidente López Obrador dijo que el director general del ISSSTE ha cumplido con las expectativas que le fueron encomendadas. Prueba de que la gestión de Ramírez Pineda al frente del ISSSTE ha sido exitosa, es que la Conferencia Interamericana de Seguridad Social otorgó al instituto dos Premios Bienestar de las Américas 2020, en programas en la Estrategia de Atención Integral para hacer Frente a la Pandemia del COVID-19 y por Envejecimiento Saludable, que son las mejores experiencias del bienestar de las Américas. La CISS también otorgó al ISSSTE un reconocimiento por los programas de acceso a la protección de la salud y seguridad social con igualdad y sin discriminación a las personas LGBTIQPA derechohabientes; la atención integral del COVID-19 en adultos mayores y por la supervisión y auditoria médica. El presidente López Obrador ha encontrado en Ramírez Pineda un aliado administrativo que ha podido reconvertir el deplorable legado neoliberal en la seguridad social de la burocracia.  

 

 https://twitter.com/VladRothschuh