EDITORIAL

EJÉRCITO Y CULTURA

 


*Vejez de los creadores

*Presupuesto multianual

*Fideicomisos podridos

  

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

También los diálogos circulares del presidente López Obrador los hace suyos Alejandra Frausto siguiendo la dinámica de Jesús Ramírez Cuevas de que sean los propios Secretarios del Gabinete los que transparenten las acciones de su dependencia y atiendan directamente las dudas. La titular de la Cultura federal disipó el tema del Capítulo 3000 que conforme a la inercia presupuestal arranca cada marzo de cada año, un tema al que le han insistido los miembros del gabinete presidencial a Arturo Herrera como los otros dos niveles de gobierno, pues se habría resuelto ese impase con presupuestos multianuales que impidan durante los tres primeros meses de cada año la consecución de las obras. Los recientes descubrimientos en Templo Mayor por el INAH son evidencia que en Cultura no se han detenido sus acciones como era rutina en los pasados sexenios. Los fideicomisos son otra mala herencia del ogro filantrópico que se agudizó en la década perdida y condujo al presidente López Obrador a cortar esa otra pandemia de la corrupción sobre las arcas públicas. No obstante la secretaria Frausto pudo negociar con el titular hacendario para que los becarios creadores recibieran en diciembre pasado sus pagos bajo un nuevo sistema que no vulnerara sus derechos. 

El programa de becarios ha sido analizado en Palacio Nacional por la bonhomía cultural de la doctora Beatriz Gutiérrez Müller ya que se trata de un fenómeno desequilibrador porque conforme el diseño de bienestar social de la Cuarta Transformación en que jóvenes y adultos mayores reciben apoyos financieros, algo semejante debería suceder con los viejos creadores que mueren en abandono y pobreza por carecer de un respaldo económico del Estado, más ahora con los estragos de la pandemia. Así como los jóvenes creadores son estimulados como promesas,  para el presidente López Obrador está claro que igual debería suceder con tantos creadores en la vejez que habiendo demostrado a lo largo de décadas su oficio y elevado la imagen de México, viven sus últimos días en miseria, mendigando sus familiares hasta centavos para pagar una barata cremación. 

El lema de Alejandra Frausto de que nadie se quede atrás envuelve también los propósitos del presidente López Obrador y la doctora Beatriz Gutiérrez Müller por darles a los creadores en su vejez una vida con bienestar y decoro.  En la mañanera digital de la titular de Cultura con los medios de comunicación afloró la mezquindad que persiste sobre las Fuerzas Armadas y a las que ha debido también volcarse en su defensa reflexiva el presidente López Obrador. Y es que nadie reconoce que el espacio cultural al aire libre más grande del mundo, 'Chapultepec, Naturaleza y Cultura' es el resultado de la generosidad del Ejército Mexicano. Alejandra Frausto fue puntual cuando hizo memoria acerca de que “la Cuarta Sección de Chapultepec se puede construir gracias a que la Secretaría de la Defensa dotará de 100 hectáreas al Proyecto del Bosque de Chapultepec, quiero aprovechar para agradecer también el apoyo de las fuerzas armadas en este programa, este proyecto desde que empezó abriendo Los Pinos el Ejército nos ha ayudado a cuidar a la gente que va a un centro cultural, esto es muy raro que se vea de esta manera y en este proyecto y para nosotros es importante recalcar que es un Ejército que construye y no que destruye.”

 

https://twitter.com/VladRothschuh