EDITORIAL

SOBERANÍA ALIMENTARIA

 


 

*Refrescos y lácteos

*Transición rural

*Superávit agrícola

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

El presidente López Obrador, inspirado en los buenos resultados del agro nacional durante esta crisis económica secuenciada por la pandemia, rememoró en Zacatecas la primera relación laboral que tuvo allá en los años setenta con Ignacio Ovalle actual titular de Segalmex. Son las vueltas que da la vida, el jefe del joven López Obrador ahora es el empleado del Presidente de México. Y el papel lo ha desempeñado bien ‘Nacho’, como se le llamaba entonces entre los tanques pensantes juveniles del grupo intelectual de Los Pinos, ha logrado con Víctor Villalobos estimular a los productores con los precios de garantía al grado que México ya dejó de importar trigo y arroz. Ovalle le dio otra buena noticia al presidente López Obrador en Zacatecas con la leche que al elevar Segalmex a más de ocho pesos el litro a pie de corral y venderse subsidiada a mitad de precio entre los pobres del país, se logró incrementar la producción con el histórico referente que ya no se importa del extranjero leche en polvo. 




Este logro, de haberse conseguido décadas atrás, habría evitado la importación de leche radiactiva en polvo de la planta nuclear rusa Chernóbil. El lácteo, lo pueden afirmar los doctores Jorge Alcocer y Hugo López- Gatell, forma parte de los nocivos públicos que tienen enfermos a millones de mexicanos, el ambientalista Víctor Manuel Toledo puede abonar las cifras de CO2, sabanización y desperdicio hídrico, que producen la vacas en el deterioro del calentamiento global; en fin, la panacea de la leche como súper alimento contiene raíces feudales, esclavistas por el maltrato animal y graves para la salud humana. El proyecto de país del presidente López Obrador puede conseguir antes que acabe el sexenio, la soberanía alimentaria y colocar a México como el primero del mundo sin hambre. Esto lo obtendrá la 4T  en la transición de la agricultura para que en vez de invertir en las industrias lácteas y cárnicas se haga en granos y oleaginosas. Es más nutritiva una lechada de trigo, arroz o soya, que cualquier leche animal o un kilo de carne. Un caldo de col tiene más calcio que diez litros de leche.  Programa dado a conocer por Francisco Vázquez Salazar a Víctor Villalobos, Ignacio Ovalle y Jesús Ramírez Cuevas.


Agricultura y Segalmex podrían generar ese reconocimiento global originando la transición agrícola cuando tienen el respaldo del presidente López Obrador  a favor de la naturaleza y una vida simple y sosegada. Poner fin a las industrias cárnica y láctea en el agro, redundará en un México con menos violencia, menos enfermos y más feliz.  Ahora que el doctor López - Gatell asuma Cofepris podrá jerarquizar como lo acaba de hacer con los refrescos, que en la escala del agua natural, las bebidas carbonatadas y la leche, obviamente van de la mano los lácteos y los refrescos con sus daños al sistema social en conjunto. Segalmex acorde los principios juaristas del presidente López Obrador introdujo mucho antes de Pandemia  una escala de valores alimenticios en sus tiendas para orientar a los consumidores a prever beneficios con una alimentación sana; las tiendas que dirige Nacho Ovalle traen sus propias etiquetas frontales. Un dato magnífico para abatir en el campo los índices de enfermedades ocasionadas por la mala alimentación.

 

https://twitter.com/VladRothschuh