EDITORIAL

OMS, CULPABLE

 


 

*Gutiérrez Müller, alimentación sana

*Alcocer y las otras pandemias

*Agenda naturalista de la 4T

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

 Nada menos que en la Zona Cero del Covid-19, la OMS, el secretario de salubridad de México expresó a los Estados miembros el caldo de cultivo que el multiorganismo y los sistemas nacionales de salud han sido para esta pandemia. Los Covid son una enorme familia, matan todos los años a cientos de miles personas por los efectos colaterales que propicia la mala alimentación desencadenante del sobrepeso y sus acompañantes, hipertensión, infartos, diabetes, hepatitis, cáncer, apneas. El Covid-19 se cuelga de los subpadecimientos y la medicamentosis que trata de anular las enzimas que los cuerpos generan en sus autodefensas. El enmascaramiento obligado por el Coronavirus es la metáfora inversa para el doctor Alcocer: desenmascaró la peste otras pandemias con las que hemos malvivido el pasado medio siglo. Es imposible para el responsable sanitario del presidente López Obrador volver a la normalidad siendo que la anormalidad de las sociedades estimuló con su sedentarismo y mala alimentación una fatua pandemia cuya responsabilidad radica en la insana relación de Tedros Adhanom Ghebreyesus con Xi Ji Ping. Es prometeica la lucha de Alcocer Varela contra los monstruos mundiales de las farmacéuticas y alimenticias, pues a nivel sistémico y de sociedad abierta como México, no se había dado paso alguno contra la corrupción empresarial. El programa mexicano de la 4T hace énfasis en el nivel primario del su sistema de salud, los dos escalones hacia arriba son reflejo de los excesos mercantilistas que hicieron presa al Estado y a las familias mitigando con miles de millones de pesos padecimientos que pudieron evitarse con alimentación trofista y ejercicio.  Cualquier mexicano con un sistema inmunitario fuerte representa el paradigma a reproducir como lo evidencian la niñez y la juventud blindada física y emocionalmente contra el Covid-19. No son solamente Trump o Merkel los que culpan a la OMS de la pandemia, ahora también es México en voz de su secretario sanitario, Jorge Alcocer.



La (No) Primera Dama, Beatriz Gutiérrez Müller, perfiló, la normalización post cuarentena al recomendarles a las familias mexicanas consumir productos locales.  Porque los refrescos y comidas chatarras, no son alimentos locales, forman parte de la industria de los procesados sobre los que inició el presidente López Obrador el proyecto de Rius con los etiquetados frontales debido a los transgénicos, tierras raras, colorantes artificiales y demás químicos nocivos que no se daba cuenta. Beatriz Gutiérrez Müller invocando la localización alimentaria retoma el anhelo de los filósofos de la Grecia Post Clásica como Zenón y Epicuro en el regreso a la Naturaleza. Así el nuevo orden mundial luego del Coronavirus apunta a una vida hacia lo frugal, respetando a Gaia y su expresión sintiente. Rius no comía ningún tipo de animal, ni sus derivados esclavistas como la miel de abeja, los lácteos y los huevos, debido a que las fuentes de las enfermedades radican en la ingesta cadavérica, todos los Covid en la historia de la humanidad hasta el actual Covid-19, provinieron de comer pollos, vacas, cerdos, murciélagos y pangolines. Los humanos carecemos de las enzimas digestivas que poseen los carnívoros; desde los incisivos hasta el intestino delgado, somos distintos. Un trozo de carne intoxica el cuerpo por una semana, el hecho es que nadie se ha muerto por comer frutas pues en menos de doce horas ya fueron evacuadas, nadie ha culpado a un lichi de Wuhan de enfermar al planeta. Según Erick Estrada, nunca antes una consorte presidencial se había interesado y expresado acerca de la alimentación sana, ni doña Esther Zuno porque su vegetarianismo sucedió después de Los Pinos y como titulares del DIF Nacional las Primeras Damas no tenían de otra que aceptar los apoyos de las industrias de alimentos procesados, lácteos y farmacéuticas. El caso de Michelle Obama inscrita en la alimentación orgánica (sin pesticidas) fue cruel porque su huerto familiar en la Casa Blanca recibió recursos de Coca Cola y McDonald’s, responsables de esa pandemia que el doctor Jorge Alcocer acaba de cuestionar ante la OMS. La honrada medianía juarista es bioética, es antiespecismo o anti crueldad en todos sus aspectos, lo que involucra una nueva relación de la 4T con la corrupción del medioambiente y las especies animales. Tristemente Tedros Adhanom Ghebreyesus se ha negado a reconocer el mercado de Wuhan y su tráfico ilegal de animales como origen del Covid-19, igual como lo ha ignorado la OMS con la peste porcina y aviar de décadas pasadas.

 

https://twitter.com/VladRothschuh