EDITORIAL

LENGUAS MATERNAS



*Meraviglia: derrumbe del miedo
*Etnias, voces de la naturaleza
* Coronavirus, desafíos al sistema sanitario


VLADIMIR ROTHSCHUH


México es el único país miembro de la UNESCO con sede permanente y el integrante con más actividades en su agenda cultural de lenguas maternas que integran nuestro universo étnico con 69 de ellas y que nos coloca a nivel de América y mundial, preservándolas como resistencia a ese colonialismo español al que le exigió cuentas el presidente López Obrador a 500 años de cinismo y al cual se ha sumado el papado católico. Vinculado en su juventud el presidente López Obrador con la etnia Chontalpa, que no solamente hay en Tabasco sino se desgrana culturalmente hasta Colombia, su interés por lo autóctono lo ha enriquecido a través de su lucha política restituyendo ahora los derechos de los reales dueños de México e intentando ampliar los 22 libros de lenguas de Conaliteg, como crear la universidad de lenguas indígenas. Los dialectos son muchos en diversas naciones europeas, pero América es el Nuevo Continente que llegó a la escena dos mil años más tarde para enfrentar la brutalidad europea y donde sus dialectos perviven con la mayor naturalidad.  Balzac se lamentaba de tener que escribir en un dialecto deficiente como el francés, en su época había muchas lenguas nativas en Francia pero predominaba el de la élite de París que hablaba la monarquía. Actualmente las Lands de Alemania hablan diversos dialectos como otras naciones europeas que no han enfrentado el colonialismo bárbaro como el francés en África, inglés en India y español en América. Hoy en Palacio Nacional se dio una simbiosis de lenguas cuando el presidente López Obrador, Alejandra Frausto, Esteban Moctezuma, Marcelo Ebrard y Adelfo Regino recibieron a la titular de la UNESCO, Audrey Azoulay, una socialista del gobierno de Hollande y de Valls cuyos orígenes banqueros están en el Sahara Occidental donde Francia aplicó el colonialismo y la familia Azoulay es una de las promotoras y financiadoras de la dictadura de Marruecos. Para las lenguas maternas de México y de América, reconoció Alejandra Frausto que esta semana en México fue intensa y trascendente tras la identidad del idioma de la Naturaleza hablado en las distintas voces de los pueblos originarios del Continente.


El humanismo del presidente López Obrador mete a México en el escenario mundial del Coronavirus al dar luz verde a un crucero presuntamente contaminado, para anclar en Cozumel. Los desafíos que se avecinan para Jorge Alcocer, Luis Antonio Ramírez Pineda y Zoé Robledo, radican en que el sector salud mexicano ha repetido muchas veces estar listo para el Coronavirus, tal lo demostraron con la confianza manifestada en los estudiantes mexicanos varados en China y Francia  y traídos de regreso por Marcelo Ebrard, que dieron negativo en las pruebas y aún siguen bajo cuarentena. Mientras todos los gobernantes han mostrado terror por la pandemia creada por Xi Jinping contra el crimen organizado y político de Wuhan, el mandatario izquierdista de México, López Obrador, le da un giro internacional a sus políticas de tolerancia e inclusión, que de abarcar a sus adversarios de derecha, ahora las extiende a los turistas que han bogado por los mares como muertos en vida sobre una nave fantasma. México conoce lo que es la ficción política de las pandemias virales cuando infestó al mundo con la Peste Porcina, un déficit de atención alimentado por la criminalidad del calderonismo y auspiciado por las políticas fanáticas de Obama. En ese entonces la derecha consiguió internacionalizar la mexicanización como sinónimo del Plan Mérida y de insalubridad con la Peste Porcina. Xi Jinping atraviesa una crisis que resolvió al estilo maoísta con unos millares de chinos muertos y asfixiando el circuito financiero de Henan cuyo papel moneda acabó incinerado. Siendo China un país cerrado sin la certificación de la OMS, jamás se conocerá el origen que obligó a Xi Jinping a medidas drásticas del terror para los suyos y el mundo. Ahora sin embargo, del otro lado del planeta un estadista de izquierda, López Obrador, rompe esa maldición de los comunistas chinos con un acto generoso para los seis mil tripulantes del crucero Meraviglia rechazados en otros puertos. Las consecuencias políticas de la moralidad republicana de la 4T sobre el Coronavirus, habrán de iluminar el lado oscuro de la pandemia en Wuhan.