EDITORIAL

CARRANCEO AL ZAPATISMO



*Ley agrarista
*Zapata afeminado 
*Traición tecnócrata

Vladimir Rothschuh


Usualmente los Presidentes de México viajaban los seis de enero a Veracruz a conmemorar la Ley Agraria, el presidente López Obrador hoy emprendió una acotación histórica liberando a Emiliano Zapata de la usurpación carrancista. Es en la zona donde operaba el Caudillo del Sur donde el presidente López Obrador desbarata el carranceo al legado zapatista, siendo además una circunstancia extendida del compromiso que estableció el mes pasado entre los familiares de Zapata cuando pidió platicar a Alejandra Frausto sobre la pintura del Caudillo afeminado mostrada en Bellas Artes pretexto de violencia pero con conclusiones satisfactorias en el lema amoroso y conciliador de la Cuarta Transformación. El Zapata gay es otro mito en torno al Caudillo del Sur por sus relaciones de género con el yerno del general Porfirio Díaz y otros burgueses de la época revelando la faceta de potentado que Emiliano representaba entre las élites de poder político y no como un mero desorientado social emergido en la violencia revolucionaria contra sus impares. Los grandes estrategas militares de Grecia y Roma, hasta sus epígonos modernos practicaban la homosexualidad, Zapata no tenía que ser la diferencia. El respeto a la creatividad y al pensamiento del otro fue un triunfo sobre los extremismos fascistas que pedían quemar la obra como en el Santo Oficio o en el Berlín Nazi, la adenda consensuada entre Frausto y los Zapata aportó otro desenlace histórico cuando el presidente cumplió lo prometido el mes pasado a raíz de la polémica en Bellas Artes, como lo asienta ahora restituyendo la lucha agrarista al zapatismo que usurpó el carrancismo. El seis de enero del 2020 debe marcar también para el sector agropecuario de la Cuarta Transformación la restitución de esa Ley Agraria que la tecnocracia pervirtió con su reforma contra la tenencia de la tierra; esto es, la circunstancia para que Víctor Villalobos meta en la agenda legislativa la reforma del campo, a partir de los logros y desaciertos de la tecnocracia que despojó al pueblo mexicano no solamente de las paraestatales sino de su derecho revolucionario sobre sus parcelas rurales. Veracruz no es más el eje de la Ley Agraria, pero ni Cuitláhuac y menos ahora Blanco, pierde o gana cuando el sentido de la Cuarta Transformación al zapatismo es precisamente restituirlo de los falsos oropeles que carrancearon su obra.

twitter.com/vladrothschuh