EDITORIAL

EMPODERAMIENTO





*4 DE 4: PILARES SANITARIOS
*JUÁREZ Y AMLO: SALUD PARA TODOS
*COMISARIATO ENFERMERIL


VLADIMIR ROTHSCHUH

A partir del seis de enero del 2020 existe una nueva figura en la Secretaría de Salud, ISSSTE e IMSS que el presidente López Obrador formuló en aras de cumplir la encomienda básica de brindar salud gratuita a todos los mexicanos: empoderó a las enfermeras declarándolas comisarias del buen uso de los recursos del sector salud federal.  Los ahorros multimillonarios de Jorge Alcocer en la Secretaría de Salud, la reingeniería de Ramírez Pineda poniendo nuevamente al ISSSTE en número negros y las consolidaciones de Zoé Robledo en el IMSS, hacen más productiva la partida de 90 mmdp porque la principal fuga de corruptelas recibió un torniquete. La enfermedad del sistema de salud mexicano es la misma enfermedad de su sistema político, como lo ha demostrado el presidente López Obrador transformando las viejas prácticas por la honrada medianía juarista. La identidad manifestada por el Presidente de México es que cualquier cuerpo en estado ácido se corrompe, se corrompe la salud de los mexicanos cuando han perdido el balance en sus vidas, se corrompió el Estado Nacional cuando la acidez del neoliberalismo lo indujo a la quiebra de sus valores; comprensible entonces para López Obrador, Jorge Alcocer, Luis Antonio Ramírez y Zoé Robledo, que la eficacia inmediata de la 4T en el sector salud comience por el primer piso y evitar  así el escalamiento de otros niveles de atención cuando lo esencial se ha perdido en el binomio criminal de las mafias batas blancas y la industria farmacéutica. Las medicinas en las últimas tres décadas no curaban nada, mitigaban los males y con ello desfondaron las arcas públicas engrilletando el sistema de salud al negocio de la enfermedad incurable. Y en ese binomio de la industria de la enfermedad hay que sumar otro, los alimentos procesados, que acaban de recibir por parte de Jorge Alcocer un jalón de cabestro con los nuevos etiquetados para poner fin a la obesidad, hipertensión y glucemia. No saber qué comían los mexicanos acercó a Rius con López Obrador, había que forzar por medios políticos a las grandes empresas que estaban matando lenta y silenciosamente a los mexicanos con la letra chiquita de los etiquetados; ahora se puede decir que esa batalla de Rius comienza a ser ganada. La Cuarta Transformación del paradigma sanitario la sustentaron el presidente López Obrador, Jorge Alcocer, Ramírez Pineda y Zoé Robledo en 4 de 4: insumos, infraestructura, anticorrupción y médicos-enfermeras, no sólo para la Secretaría de Salud, el ISSSTE o el IMSS, sino abarcando a Pemex y a la milicia. En el 2019 chocaron esos cuatro ejes con los intereses creados de las mafias médicas, farmacéuticas y políticas, haciendo posible para este 2020 un año más fluido engranando los propósitos en el INSABI y ahí es donde el empoderamiento popular del presidente López Obrador a las enfermeras adquiere sentido como comisariato social en clínicas, hospitales, centros de salud y dispensarios del sector. Lo que el clero originalmente administró y enmendó Juárez, ahora el presidente López Obrador enmienda del neoliberalismo: salud gratuita y de calidad para los mexicanos.