EDITORIAL

CULTURA INVISIBLE




*Exoneración de la memoria
*Sanas prácticas
*Heraldos negros
*Esclavos del seudoarte


VLADIMIR ROTHSCHUH



La mano de obra barata y esclavizada que generan las etnias es el nuevo eje de la política incluyente en el sector cultural que dirige Alejandra Frausto: albañiles y empleadas domésticas serán auto visibilizadas a través del arte. A lo largo de este año las principales entidades expulsoras de mano de obra indígena se sumarán a la iniciativa a favor de los derechos sociales recobrados por la Cuarta Transformación. Así como el presidente López Obrador exigió a España y al Vaticano justicia histórica por las etnias mexicanas, su gobierno también hace su parte rescatando del olvido a esos grupos raciales marginados de sus derechos y sobre todo haciéndolos visibles con una política de inclusión permanente en la agenda cultural de la 4T. Bajo el lema ‘No dejar a nadie atrás’, Alejandra Frausto consigue el punto de quiebre con un ayer de cinco siglos donde ninguna de las pasadas tres transformaciones devolvió a las etnias la autoexpresión que se emulaba bajo el esnob artístico del mestizaje interlocutor y exegeta  de una milenaria cultura. ¿Es posible para López Obrador y Alejandra Frausto la simbiosis más allá de las críticas clasistas que esto es folclor o un realismo que no trascendió jamás el socialismo de Estado? El cuestionamiento que ojalá exista abrirá una discusión pública necesaria y trascendida del positivismo filosófico acerca de nuestra mexicanidad: visibilizar a esos grupos vulnerables es desacralizar los cochambrosos vértices del poder.


Alfredo del Mazo lavó el nombre paterno consiguiendo que el presidente López Obrador acotara los dichos de Jiménez Espriú y que traspasaron sus obligaciones en la Fiscalía del mesurado Gertz. Atendió el Primer Mandatario el reclamo del Gober mexiquense y volvieron a quedar de amigos. Pero de Elías Ayub el presidente López Obrador no metió las manos en las anginas del Secretario de Comunicaciones aun cuando haya platicado con el ingeniero Slim a unas horas de los dichos del titular de la SCT, no tenía por qué pedirle aclaraciones el billonario mexicano al Presidente sobre un asunto que no es suyo ni de su familia, como tampoco jamás se las ha pedido el Primer Mandatario ni a Arturo, ni a su suegro por la libertar de expresión en UNOTV, salvo el desaguisado de Jiménez Espriú metido a censurador de circunstancias no pedidas ni por Bartlett, menos por Jesús Ramírez Cuevas como tampoco por el Presidente de México que no necesita de odres viejos para flotar en las Mañaneras. La exoneración de la memoria del padre de Alfredo del Mazo, trae implícita la exoneración presidencial a Elías Ayub quien trató de cerca López Obrador bajo el zedillato como factor para que  dejara las protestas petroleras en Tabasco y se mudara a las grandes ligas de la política en la CDMX dirigiendo el PRD.


Con dos referentes de millonarios ahorros para el INE, recibió Lorenzo Córdova al nuevo titular de control Interno, Jesús George Zamora: el arrendamiento de vehículos y la fotocredencialización. En ambos antecedentes el INE demostró que transita estructuralmente hacia las buenas formas administrativas y de gobierno abierto porque pueden ser consultadas por cualquier ciudadano en el portal de obligaciones del Instituto. Sin el titular de Control Interno, el INE se desempeñó conforme sus buenas prácticas, con Zamora a cargo del órgano imagina Lorenzo Córdova que el Congreso le envió una perla con capacidad y eficiencia para superar las propias metas establecidas y obtenidas hasta la fecha. Y ahora viene lo mejor ¿y si no lo consigue, Zamora tiene devolución? Porque el nuevo ‘contralor’ estará en el INE hasta el 2025 haciéndose notar por los logros o defectos acentuados con los trastornos del mal entendido precarismo juarista.


Para el presidente López Obrador son heraldos negros los que pronostican un bajo crecimiento a México este 2019, el secretario Urzúa acompaña al Primer Mandatario en la perspectiva positiva del desarrollo en los meses venideros. Y la OCDE presentó su diagnóstico sobre nuestro país coincidiendo con el subsecretario hacendario regañado por bajar el crecimiento, salvo que Carlos Urzúa no agitó el agua de Gurría y prefirió mirar el vaso de José Ángel desde su óptica hacendaria acompañándolo en las metas comunes de una sólida gestión de deuda, cambio flexible, política monetaria adecuada a través de disciplina fiscal, credibilidad y transparencia de las finanzas públicas. Para el presidente López Obrador no hay mucho qué acompasar con Gurría cuando representó a esos gobiernos que empobrecieron a México. Y como cada vez que viaja al país, José Ángel Gurría se da la vuelta por Semarnat, afinando la agenda ambiental de la OCDE con su amiga chiapaneca Josefa González Blanco, pues regresó por Ejército Nacional con una bitácora que versaba sobre la financiación de los futuros climáticos y la infraestructura repensada. El cambio climático es efecto colateral de las políticas económicas y el neoliberalismo en las últimas tres décadas deja un legado difícil para Carlos Urzúa como para Josefa González Blanco, ajustar esos tiempos quizá sea el mérito de Gurría como mexicano en la OCDE con tal de emprender la 4T una transición justa e incluyente que atienda las desigualdades y ofrezca las mismas oportunidades a todos los sectores sociales.


www.twitter.com/vladrothscuh