EDITORIAL

INFORMACIÓN, BIEN PÚBLICO

 


 

*504 mañaneras

*Nadie atrás, nadie fuera

*La fiesta del pueblo

 

 VLADIMIR ROTHSCHUH

 

504 conferencias de prensa y ocho informes de gobierno del presidente López Obrador en dos años, son los clavos que remachan la sepultura del viejo presidencialismo  y la añeja expresión del Jefe de Estado que enteraba a los mexicanos, seis veces en seis años. A esa función cuasi monárquica se le conoció como la fiesta del Presidente pero no del pueblo que tenía poco qué festejar. Los informes presidenciales en día de muertos y luego en septiembre, llenaron baúles lúgubres sin transparencias sobre el uso y desuso de los bienes públicos; la opacidad presidencial era sinónimo de corrupción y cinismo al grado que en los últimos sexenios la decadencia del modelo optó por  alejarse de la parafernalia en el Legislativo. El monólogo presidencial en su versión de los informes ha dejado de existir en la retroalimentación de las Mañaneras del presidente López Obrador que como cierra el pasado, abre un desafío al devenir de los futuros inquilinos de Palacio Nacional como remedo de quien busque imitar a López Obrador o bien en la restauración conservadora exhumando el viejo presidencialismo. Prácticamente los diálogos abiertos del Presidente de México dieron cabal sepultura al esclerotizado paradigma de los Informes de Gobierno y ponen en jaque a las administraciones estatales que no han sabido asimilar la transición del modelo aferrándose al pasado y que incluye a los omisos gobernantes locales emanados de Morena. La figura de López Obrador pesa demasiado y su sombra extingue hasta a los suyos. El uno de diciembre, el Jefe de la Nación recorrió dos líneas de tiempo, la de sus cien promesas de campaña cumplidas al 97% y el cotidiano paralelo con decenas de acciones de gobierno que permiten un país en paz, en desarrollo, con finanzas sanas, moneda estable en un entorno global pandémico y que conjuntamente han permitido recuperar la mitad del millón cien empleos perdidos por la crisis sanitaria.  Si las 504 conferencias mañaneras del presidente López Obrador ponen por vez primera al Gobierno de México en caja de cristal, los ocho informes de gobierno escalan los picos de estos logros populares como ‘delitos graves la corrupción, el robo de hidrocarburos y el fraude electoral, la Guardia Nacional, la condonación de impuestos, las consultas populares, la revocación del mandato, eliminación del fuero al presidente para que pueda ser juzgado por cualquier delito como cualquier otro mexicano’. Los informes de gobierno, la fiesta del Presidente, eran las expresiones del que todo lo debía y nada temía, la conclusión con la Cuarta Transformación es que el Jefe de Estado se ajusta al común de los mortales.

 


En el segundo informe de gobierno del presidente López Obrador el sector cultural se consolidó en dos vertientes propias de la Cuarta Transformación no dejando a nadie atrás y a nadie afuera. Alejandra Frausto ha denominado a esta inclusión un derecho cultural bajo principios de diversidad y respeto a las libertades, que al final de cuentas contiene los objetivos señalados a lo largo de estos dos años por el Presidente de México acerca de la imposibilidad de lograr un real cambio en los mexicanos sin la cultura. Esos dos ejes de la política cultural del gobierno de México hacen a un país más justo y democrático contra el racismo, sexismo y todas las supremacías invisibles/tangibles que subyugaron las diferencias sociales a lo largo y ancho del territorio bajo el neoliberalismo.  Con el presidente López Obrador la cultura centralista desapareció y ésta se movió a la periferia, una periferia muy ancha de todo el país, consiguiendo hacer a un lado el trabajo de escritorio por uno de territorio, mejor conocido como Cultura Comunitaria que en el último año acercó manifestaciones culturales y artísticas,  a más de 1 millón 800 mil personas en más de 500 municipios del país, quienes pudieron disfrutar de alrededor de 5 mil actividades artístico culturales. La pandemia puso a prueba el talento de las instituciones y Cultura creó un paradigma ‘Contigo en la Distancia’ elogiado internacionalmente por la Unesco, pudiendo ofrecer cerca de 10 mil contenidos en distintas disciplinas artísticas, con más de 3.5 millones de visitas. Frausto suele decir, la cultura no ha parado en esta emergencia sanitaria, ciertamente lo demuestra la reconstrucción del legado virreinal destruido por los sismos, las exposiciones de nuestro arte en Europa, la intervención de Chapultepec, Los Pinos como residencia médica, la Casa del Maíz en Molino del Rey, la declaración de Chapoltepek sobre lenguas indígenas, la Casa Museo Lázaro Cárdenas, la digitalización del Cervantino, el resguardo del patrimonio nacional, la red de bibliotecas en lenguas indígenas, la defensa de nuestras creadoras ante modistas internacionales, la repatriación de piezas culturales y lo esencial durante la pandemia, sostener y fomentar con estímulos a los creadores.

 

   https://twitter.com/VladRothschuh