EDITORIAL

VACUNANDO AL GABINETE



*Pandemia politiquera con Coronavirus
*Ssa única autoridad en la emergencia
*Issste recuperación sanitaria
*Transgénicos y autosuficiencia alimentaria


VLADIMIR ROTHSCHUH


A los Secretarios de su Gabinete que desde antier andaban hablando acerca de las acciones de sus dependencias contra el Coronavirus, hoy el presidente López Obrador les jaló el cabestro de manera pública y contundente, serenando a los suyos y otorgando confianza al país porque lo peor que le puede ocurrir a los miembros de una administración pública es saberlo-todo. La acotación del Presidente llega en un buen momento cuando en China va en declive la gripa del pangolín, pues de 60 millones de chinos expuestos en Wuhan solamente 80 mil se contagiaron y fallecieron tres mil. Debido a ese paradigma asiático fallido es que la Secretaría de Salud no ha cerrado puertos, aeropuertos, ni fronteras, especialmente cuando estamos entrando a la temporada cálida donde el Coronavirus es inoperante.  La apelación del presidente López Obrador se sustenta en las experiencias neoliberales donde el impostor presidencial Felipe Calderón manoseó la peste porcina mexicana y todo su Gabinete hacía lo que quiso intentando salvar la ilegitimidad del gobierno. En la Cuarta Transformación el presidente López Obrador concede a cada quien sus responsabilidades y atribuciones, la cabeza del sector sanitario nacional es el médico Jorge Alcocer y su equipo, como los miembros de los institutos de seguridad social quienes llevan el pulso de la salud de México. Es inamisible para el Primer Mandatario del país que los economistas opinen de salubridad o que los abogados hagan lo mismo sobre cuestiones epidemiológicas que competen a la Secretaria de Salud, ISSSTE, INSABI, ISSFAM e IMSS. El llamado al orden a su equipo presidencial permite restituir la sobriedad del mandato que desecha las ocurrencias y disipa la nueva embestida conservadora que como jugó con la salud de los niños con cáncer a través de informaciones falsas, igual hoy sucede con la felicidad de la derecha pronosticando la desgracia de los mexicanos con el Coronavirus a manera de afectar burdamente al mandato del presidente López Obrador. Entre esas irresponsabilidades está el caso de un investigador de la UNAM que con un modelo matemático exponencial de 1920 anuncia una pandemia entre mexicanos, ignorando que las familias con enfermos de coronavirus no se han contagiado, desechando así lo exponencial y que en época primaveral, a 27 grados, el virus fenece.  Con los Secretarios abocados a sus atribuciones la peor pandemia politiquera la ha controlado el presidente López Obrador.  


San Luis Potosí es uno de los estados que acordó con Luis Antonio Ramírez Pineda ponerse al día con su adeudo al ISSSTE y que integra con el resto de las entidades la herencia cruel de los neoliberales por 60 mil millones de pesos. Como parte de esa nueva relación institucional presidió Ramírez Pineda con el Güero Carreras, la entrega de 500 mdp en préstamos personales a derechohabientes potosinos. Los nuevos acuerdos favorecen a 30 mil maestros públicos para que sea SLP el estado en primer lugar en los indicadores Caminando a la Excelencia, de la Secretaría de Salud. Las instrucciones del presidente López Obrador a Ramírez Pineda para levantar de la postración al ISSSTE se refleja en los recorridos diarios por hospitales, clínicas y unidades médicas del todo el país donde constata los avances en infraestructura y nuevas tecnologías. En la última semana, Oaxaca, CDMX, Sinaloa, SLP y Tlaxcala formaron parte de la bitácora de Ramírez Pineda demostrando las urgencias transformadoras de la 4T en el ISSSTE. Con Marco Mena arrancó Luis Antonio Ramírez 6 mil financiamientos por un monto global de 252 millones, de los cuales ya se han colocado mil 600 préstamos, además que instituyeron   dinámicas para apoyar la prestación de servicios de salud en Tlaxcala y su optimización conforme al nuevo modelo nórdico de salud promovido por el presidente López Obrador y el Secretario Alcocer Varela.



El presidente López Obrador detuvo la siembra de maíz transgénico en 15 millones de hectáreas apermisadas por Fox y Calderón. En esos doce años, más los seis del peñanietismo, no demostraron las transnacionales haber llevado a realidad la autosuficiencia alimentaria en maíz. Para el presidente López Obrador no hay dilema como tampoco lo hay entre Víctor Villalobos y Víctor Suárez con tal que la Cuarta Transformación consiga lo que el conservadurismo en los pasados sexenios tecnocráticos no pudo. Los ensayos de Sader en Guerrero con los fertilizantes han resultado positivos durante el 2019 y los estados de Puebla, Tlaxcala, Morelos y Oaxaca, replicarán el modelo con tal de elevar la producción de hectárea de maíz al doble, pues actualmente se cosechan tres toneladas cuando se pueden obtener siete. Víctor Villalobos señaló entre las conquistas de la 4T tener organizados 300 mil productores de maíz en un millón de hectáreas sustentadas por Sader con semillas mejoradas que no son transgénicas pero sí híbridos de las 60 especies que hay actualmente en el país. México requiere del doble de su producción de este grano para poder cubrir la meta diaria por habitante que es de ocho tortillas, no obstante que muchos alimentos procesados con maíz no tienen control de Cofepris pues usan transgénicos de granos importados. Para alcanzar la autosuficiencia alimentaria, está claro para el presidente López Obrador como para Víctor Villalobos y Víctor Suárez, que los transgénicos no fueron la resolución al hambre de los mexicanos, librando por fortuna la dependencia con esas transnacionales que rompen en dilema inicial del huevo y la gallina, porque siendo estéril el blanquillo la cadena evolutiva se habrá perdido. Tan es formidable la decisión del presidente López Obrador contra los transgénicos que hoy México vuelve a ocupar su lugar entre los primeros productores de miel del mundo, las abejas fueron las principales víctimas de los cultivos genéticamente modificados.