EDITORIAL

EL INE A 107 AÑOS DEL CUARTELAZO



*Urgencia de temporalidad
*Bonillazo y cordovazo
*Culturas regionales
*Democracia de dos varas
*Inclusión cultural de género


VLADIMIR ROTHSCHUH


En el 107 aniversario de la Marcha de la Lealtad, México acaba de vivir un ‘Cuartelazo’ en el adelanto del Consejo del INE para reelegir a Edmundo Jacobo para ocupar la Secretaría Ejecutiva hasta el 2025. El organismo garante de la democracia en México que el año pasado rasgó sus vestiduras, montó campaña, fue hasta la SCJN por la inmoralidad política del Bonillazo, mandó al retrete sus reclamos y denuncias contra la decisión del gobernador electo de Baja California acompañado por la satrapía del Congreso estatal que le amplió ilegalmente el mandato. Los festejos del presidente López Obrador con los Poderes del Estado y la plana mayor de la milicia, fue para refrendar los principios traicionados contra Madero y que penosamente a más de un siglo siguen vigentes en la decisión del gobernador Bonilla y de Lorenzo Córdova por ampliar plazos contra esa democracia que el divisionario Crescencio Sandoval enmarcó como ideales de paz, libertad, justicia, prosperidad, engrandecimiento de la patria y bienestar del pueblo, ninguno representado en el autoritarismo de parte de un gobernador que llegó mancillando los principios de su partido y del presidente consejero del INE con el albazo que se adelantó al cambio de cuatro nuevos consejeros en abril que romperían el actual orden de sus ocho incondicionales. Es deplorable que el INE tenga dos varas para medir la democracia, lo que habla mal de los grupos y conflictos de interés en la máxima autoridad electoral del país, debido a que los argumentos contra el Bonillazo y a todas luces congruentes con la tradición maderista, sean de olote cuando se trata de los negocios espurios del Consejo del INE. El pase de lista de honor del presidente López Obrador a los héroes de 1847 y de 1914 además de un acto de fe personal al respeto a los valores históricos de quienes nos dieron Patria, conmina al Presidente de México a acelerar los pendientes de la Cuarta Transformación sobre la temporalidad de los mandatos públicos previendo los antecedentes cuartelarios de las hipocresías bajacalifornianas contra las que pidió la intervención de la SCJN y entre los que se han añadido los Consejeros del INE contra la Ley de Salarios Máximos. A 107 años la Cuarta Transformación ha venido a responder por la fallida tercera experiencia revolucionaria de México volviendo a poner al juarismo por delante de los actos humanos y mundanos de los servidores públicos. La restitución del maderismo, del cardenismo y del juarismo la ha emprendido el presidente López Obrador como panóptico de la probidad ajustando los salarios millonarios a la honrada medianía presidencial. Pero aún le quedan pendientes inmediatos al presidente López Obrador con la otra corrupción de la eternidad en los encargos públicos; esto es, si todos los servidores públicos deben ganar lo mismo o menos que el Jefe del Estado Mexicano, en los 107 años del cuartelazo antimaderista, es obvio que la reelección disfrazada o descarada aún persiste en las instituciones públicas como lo demuestran los diecisiete años que acaba de auto recetar el Consejo del INE a Edmundo Jacobo o los que llevan en ilegalidad en el IEE o los legalmente inmorales de la SCJN, el INE, la CNDH y autónomos. Bajo el juarismo de la ley de salarios máximos nadie debe ganar más que el Jefe del Estado Mexicano, bajo el espíritu maderista está pendiente que ningún servidor público deba permanecer en el puesto más tiempo que el Presidente de la República.


La primera reunión regional de cultura la celebró Alejandra Frausto con sus homólogos de los estados del centro del país, la segunda reunión regional fue para el norte durante este fin de semana con los titulares culturales de Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Durango, Nuevo León, Sonora, Tamaulipas y Sinaloa. La tercera reunión regional será con los estados del sur del país, teniendo como sede Tabasco, teniendo de adelanto los recientes acuerdos de Frausto con Astudillo. Como en el pasado encuentro regional, otra vez Frausto hizo hincapié no sólo al derecho humano a la cultura sino la inclusión de género que lastima profundamente a las mujeres creativas aún re-victimizadas en la periferia municipal y rural, no obstante que son las mexicanas las portadoras ancestrales del conocimiento cultural popular. A lo regional de estos aquelarres lo cultural rebrota en sus regionalismos, sacar la cultura del enfoque centralista del neoliberalismo abunda hoy en el reconocimiento de la diversidad de expresiones como la pluralidad de contenidos sobre todo étnicos, en los que ha reiterado el presidente López Obrador la justicia histórica a los dueños de México bajo la Cuarta Transformación. Frausto resaltó a los titulares culturales de Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Durango, Nuevo León, Sonora, Tamaulipas y Sinaloa, ir de la mano con todos ellos, siendo más ágiles, con más comunicación al fin de ‘atender los grandes retos, a partir de la diversidad, de las distintas necesidades que hay en cada estado, en cada municipio, en cada región y como país entero’. Entre esos estados hay poblaciones de extrema pobreza donde el presidente López Obrador ha destinado el dinero del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, cuya enmienda acaba de reflejarse hace poco en Palacio Nacional y las etnias musicales oaxaqueñas.


twitter.com/vladrothschuh