EDITORIAL

EMPRESARIOS TOTALMENTE PALACIO




  
*Ventanilla única
*Me vale, no me importa
*Deporte falocrático
*Ciberataques electorales


VLADIMIR ROTHSCHUH


Alfonso Romo adorna de capilla la Oficina de la Presidencia para amarrar en matrimonio católico a los grandes empresarios con el Presidente electo. A diferencia de lo que sucede en una noche de farras en Las Vegas entre una pareja maridada por Elvis, el también empresario y vicepresidente de facto, añadió algo más comprometedor a las bodas de Blake: se han casado por el catolicismo. En palabras más, en palabras menos, Alfonso Romo les manifiesta a sus compañeros de la IP, que lo que Dios une en el cielo, aquí en la tierra no tiene divorcio. Y están encantados los hombres del capital porque Romo les ha prometido reabrir una ventanilla única como sacristía en Palacio Nacional que estará en su despacho y no en el de Carlos Urzúa; con esa escotilla le evitará Romo al presidente López Obrador los desaguisados que Videgaray le creó a lo largo del sexenio al presidente Peña Nieto hasta de sus aliados como fue la penosa y lógica conducta de los Tricio, los Claudios, los Martín Bringas, los Hernández Pons, los Larrea o los Ramírez. La función del Secretario de Hacienda como confidente de los hombres del capital, la destruyó Videgaray por su mal carácter y soberbia, extendiéndolo a los gobernadores que al final se la cobraron al Presidente en los comicios del uno de julio. La ventanilla única de Romo con los empresarios expresa el nivel de confianza que no hay entre el círculo interior del Presidente electo y su titular hacendario. Las bodas de la IP con López Obrador no tienen reversa y eso suena alentador para la élite empresarial porque hablan el mismo idioma con Romo y que no pudieron entablar con Videgaray. Hoy los señores de la IP se jactan de ser totalmente Palacio… Nacional.

 
 
El personaje de Morena
 que prometió ser el contrapeso de López Obrador en el Senado, suscribe su adhesión al salinismo mientras refritea las frases inmortales del innombrable cuando dijo acerca de la izquierda ‘ni los veo ni los oigo’. Ricardo Monreal a diferencia de Amlo que para todo ofrece consultar,  se suma al elenco salinista cuando afirma ‘“Dicen muchos que es ilegal. Me vale, no me importa.’ Sin alcanzar la coordinación de la bancada senatorial morena por la vía democrática que sigue poseyendo Batres, el zacatecano muestra su palmarito antes de llegar a su curul haciendo de la legalidad una dislexia del autoritarismo pues simplemente le vale porque encarna la mayoría de un movimiento para aplicar la aplanadora en una presunta austeridad que nadie le conoce a los Monreal en Zacatecas, ni en el Infonavit, ni en la Cuauhtémoc. El senador electo con la mayoría de su bancada en contra de que los coordine, necesitó la respiración artificial del Presidente electo para conseguir lo que sus camaradas morenos apuntados con Martí le negaron pero que al final de cuentas le vale porque dice tener el respaldo de Osorio Chong, Dante y de Mancera, de lo contrario agárrense porque entrará en rebeldía como su rabieta contra Sheinbaum.

 

La Cuarta Transformación
 Nacional trae consigo la nueva época deportiva con el beisbol. Así como el actual Presidente en funciones se escapaba a darle al swing del golf con sus amigos priístas, el Presidente electo se fue a relajar macaneando el falocrático bat en el pasto de los tranviarios para convencer,  no imponerle a Ana Guevara, el beisbol como deporte nacional. No dejó claro el Presidente electo ante la velocista si con la asimilación del EMP al Ejército quedaba para pieza de museo La Carrera del Molino del Rey, quizá tema que resolvió con el General Cienfuegos en la encerrona sobre el sucesor de Sedena. Y por su afición al deporte del Imperio Yankee, de los zapatistas se ha salvado el Presidente electo, porque el EZLN solamente creerá en el progresismo hasta que López Obrador no mande al carajo a Trump y eleve el lábaro contra los gringos. Y de beisbol ni hablar, está más enterado que de los temas de la agenda presidencial porque a Rob Manfred le extendió las gracias por elegir a México como sede de las grandes ligas el año entrante. Moverle el bat del deporte freudiano a la futura titular de Conade, encrespó el albur de los tranviarios sin reparar algunos que la velocista tiene más hormonas que todos ellos. Deporte nacional, así será, consintió Ana Guevara, con escuelas de alto rendimiento para formar y exportar beisbolistas profesionales.

 

Casi, casi, Lorenzo Córdova
  sube al podio a Carlos Slim por su maravilloso escudo cibernético que blindó las elecciones del pasado julio. El Consejero Presidente del INE asiente que hubo 500 mil ataques cibernéticos el día de la jornada electoral y que gracias a los sistemas de protección del ingeniero Slim, el país tiene para celebrar la Cuarta Transformación. A Lorenzo Córdova todavía no se le hace su encuentro con el Presidente electo, hay mucho qué celebrar en los proyectos comunes que unieron ambas familias. Para bien suyo puede ir metiendo Lorenzo en el triturador de papeles los dichos del candidato moreno sobre su persona, la amnistía del Presidente electo también incluye a los Consejeros del INE como ha hecho con toda la Mafia del Poder. El mejor botón fue el encuentro pacifista de López Obrador con Slim en el desayuno con los ingenieros civiles, lejano no está el ágape con los Consejeros del INE en franca tolerancia democrática.