EDITORIAL

2024: MISA NEGRA

 


 

*Sanitización sucesoria

*Aquí y ahora, ilusionismo

*El pueblo manda

 

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

Reflejo de la Jornada cultural maoísta, el presidente López Obrador puso sobre la mesa las cartas de la sucesión adelantada que había cuidado los pasados años desde la preeminencia de los diálogos circulares. Había esterilizado el Primer Mandatario los tiempos que distrajeron los sexenios anteriores con el tapadismo y que por una razón clave dispuso orear a medio camino de su administración y con el refrendo de su mandato en las intermedias legislativas y casi una docena de gubernaturas. El ensayo estimuló las ambiciones naturales de quienes llevan décadas tras la silla presidencial y entre quienes se inauguran. Juan Ramón de la Fuente y Esteban Moctezuma preparan sus regresos al Gabinete porque no encajan en el futurismo a distancia americana. El ex rector de la UNAM se observa despachando el Salubridad por segunda vez, en lugar del médico personal del presidente López Obrador, el doctor Jorge Alcocer, cuya eficiencia demostró curándolo del Covid; el tiempo le dirá a De la Fuente su peso en el team de Marcelo Ebrard y de Carlos Slim. Sin embargo el proyecto de Moctezuma es acuerpar a la Jefa de Gobierno debido a que el nuevo escenario de Salinas Pliego no se llama Calderón, Peña Nieto o López Obrador, sino Claudia Sheinbaum, con el que coincide el gobernador electo de Sonora y gestor de Rosa Icela Rodríguez en el devenir de la Jefa de Gobierno que debe contar con un brazo policial afín a sus intereses. El ejercicio sucesorio del presidente López Obrador a unas semanas de la consulta sobre el destino de los exmandatarios Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto es llamativo debido a que entre los destapados al 2024 en Morena se encuentran aspirantes del zedillismo y del salinato, lo que no hace ver tan graves sus sexenios neoliberales, no así el foxista y calderonista responsables del fraude electoral del 2006. Las otras dos corcholatas del presidente López Obrador para sucederlo en Palacio Nacional tienen al Gobernador de Tabasco, Adán Augusto López haciendo antesala en la Secretaría de Energía dando como hecho que Rocío Nahle si no se fue a Zacatecas, tiene rumbo a Veracruz, aspiracionismo desactivado por el Primer Mandatario cuando sentenció que Adán Augusto debe permanecer en la patria chocolatera. Aclarando el presidente López Obrador que él no se ha reunido personalmente con ninguna de sus corcholatas para hablar de la sucesión presidencial, aflora la cordura de Tatiana Clouthier que se descarta de ese juego y lecturas del tarot político hacia el 2024 al que llama ilusionismo. La Secretaria de Economía  fue precisa en que el presidente López Obrador está sólido en su ejercicio de gobierno y de poder pues le queda a la Cuarta Transformación en su medio tramo consolidar su economía y comercio, pues sin ambos el piso político es inconsistente. Clouthier especificó que no hay futuro sino el aquí y ahora donde debe rendir frutos la encomienda presidencial en la titularidad de Economía, tal lo ha venido desempeñando con la reactivación del nuevo T-MEC y la actualización de los otros acuerdos comerciales que la administración de Trump lesionó como el de la Cuenca del Pacífico. Cuando invitaron a Clouthier a las misas negras de los diferentes grupos de poder en el Gabinete, su respuesta fue semejante al rechazar esos aquelarres debido a que trabaja para el presidente López Obrador y para México y los mexicanos. La misión de cada Secretario del Gabinete reitera el Primer Mandatario es  cumplir “con su responsabilidad, que es lo principal, servir al pueblo, trabajando en sus tareas, en sus funciones, haciéndolo muy bien. Yo hablé de que soy como el destapador, nada más que mi corcholata favorita será la que el pueblo quiera.”