EDITORIAL

CLAUDIA Y MARCELO

  


*La vacuna de las Mañaneras

*Las derrotas morales

*Factótum presidencial

  

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

Los diálogos circulares de Jesús Ramírez Cuevas en las Mañaneras han resultado la mejor vacuna contra los intereses rotos de los empresarios de la información que usaron por décadas  filtraciones y rumores como ganzúas para abrir las puertas de Los Pinos, pero no de Palacio Nacional con el presidente López Obrador.  El viejo estilo presidencialista de ocultar al Jefe de Estado en Los Pinos facilitaba los efectos de las filtraciones y en consecuencia de los asegunes al no existir una información directa del Presidente de la República. La opacidad informativa en Los Pinos se resolvía a través de los mismos empresarios de medios asumiéndose los creadores del mensaje, el medio del mensaje, sus efectos colaterales administrados en sus bocinas, páginas o imágenes; se trató de una perfecta autopista de la información con ellos como propietarios absolutos haciendo rehén al poder político en turno. Quitaban y ponían, lo tiene claro el presidente López Obrador cuando afirma que eso se acabó al no tener interlocutores e intérpretes variados de lo que quiso decir el Primer Mandatario. Nadie habla por López Obrador, el Presidente de México todos los días se presenta y no ha rehuido en una sola mañanera los temas candentes con los que el conservadurismo lo creía aniquilado con miras a las elecciones intermedias donde quedó clara una sola autoridad política y moral frente a nadie en el horizonte del aliancismo opositor. Al iniciar el sexenio se los dijo el presidente López Obrador cuando los vio moralmente derrotados y no se preocuparon ni se ocuparon sus adversarios en crear un liderazgo de contrapeso, nada de lo que hicieron con filtraciones y rumores en los medios en tres años descascaró o abolló la figura juarista del inquilino de Palacio Nacional conforme el referéndum reciente. Y lo grave es que no se hayan dado cuenta los conservadores y que un solipsismo soberbio los haga repetir sus faltas con el NYT  con las figuras de Sheinbaum y Ebrard. Es como si la amnesia bastara para que edificaran una posverdad que fracturaría la irrompible figura de López Obrador recalentando el plato frío de la Línea 12 en Estados Unidos. Hay una sobre abundante miopía con la tragedia del Metro cuando los electores que usan ese transporte masivo en la zona oriente de la CDMX, decidieron salir a votar a favor de Morena. Y la vacuna del presidente López Obrador de su Mañanera fue volver abordar las filtraciones periodísticas sacando de esa disputa a la Jefa de Gobierno y al Canciller. El objetivo del NYT resultó fallido pues la decisión del 2024 en Morena es del presidente López Obrador como lo fue la disputa de Mario Delgado, Ricardo Monreal, Martí Batres con Claudia Sheinbaum por la Jefatura de Gobierno de la CDMX. Y los escenarios están blindados con la fortaleza política, partidaria, ideológica y ética del presidente López Obrador después del referéndum del seis de junio. Lo que suceda en el 2024 ya no se resuelve conforme los paradigmas del pasado y la vieja prensa tomando decisiones ante el miedo y abandono de Los Pinos. El desafío a que invita el presidente López Obrador es a ser más creativos y hoy Sheinbaum dio buenas nuevas sobre el empleo creciente en la CDMX y su aporte al PIB nacional pues la Capital del país se puso en mayo a la cabeza de la certidumbre laboral.

 

https://twitter.com/VladRothschuh