EDITORIAL

SALDO FATAL



*Números rojos del neoliberalismo

*Los que se van en junio con adeudos

*Ganar – ganar en la Economía Moral

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

El presidente López Obrador y Luis Antonio Ramírez Pineda recibieron noticias puntuales al arrancar este sexenio sobre el desfonde del neoliberalismo al organismo que ofrece salud, vivienda, créditos y otras prestaciones sociales a todos los trabajadores del Estado. La herencia tecnocrática para enero del 2019 era alarmante: Sonora, Coahuila, Chihuahua, San Luis Potosí, Veracruz, Oaxaca, Campeche, Tabasco, Quintana Roo, Baja California Sur, Chiapas, Ciudad de México, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Tamaulipas y Zacatecas, adeudaban al ISSSTE 53,364.6 millones. El presidente López Obrador fue exacto con Ramírez Pineda sobre los números rojos del organismo y las maneras que debían recrearse en la autosuficiencia y modernización de su infraestructura y servicios. Dos años después la deuda de los gobiernos estatales, panistas, priístas, perredistas y morenos ha crecido once mil millones, la vigente es de 64 mil millones de pesos adhiriéndose apenas un puñado de gobernadores a la apelación del presidente López Obrador sobre el ganar-ganar de todos con unas finanzas sanas del ISSSTE. Entre los gobiernos que firmaron acuerdos con Ramírez Pineda están  Baja California Sur, Chiapas, Colima, San Luis Potosí y recientemente Oaxaca, manifestando todos ellos responsabilidad administrativa futura pues algunos mandatarios concluirán sus administraciones con mejores perspectivas para las administraciones entrantes y en juego durante las urnas de junio venidero. Es llamativo que siendo constante los llamados del presidente López Obrador a los ejecutivos estatales para que apoyen la recuperación del ISSSTE a números rojos, sean pocos los del partido Morena que se han acercado a Luis Antonio Ramírez Pineda como ha sucedido únicamente con Rutilio Escandón de Chiapas y próximamente con Cuitláhuac García de Veracruz no así la CDMX bajo la tutela de Claudia Sheinbaum, más el terruño tabasqueño del presidente López Obrador bajo la dirección de Adán Augusto López. 

Queda claro que no han podido poner el ejemplo los gobiernos de la Cuarta Transformación para desmarcar a la Economía Moral del Lopezobradorismo de la rapacidad neoliberal de los pasados sexenios, para que el total de gobiernos estatales que engrosan los más de 64 mil millones al ISSSTE sean Sonora, Coahuila, Chihuahua, Veracruz,  Campeche, Tabasco, Quintana Roo, Chiapas, Ciudad de México, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Tamaulipas y Zacatecas y que corresponden a  55 mil millones de pesos de cuentas individuales de los trabajadores, 7 mil millones al pago de servicios del ISSSTE y 2 mil 300 millones al FOVISSSTE. Varios de esos estados han entrado en comicios y en tres meses tendrán nuevos gobiernos sin significar que implique una renovación moral en la administración de las finanzas públicas, como han demostrado administraciones tras administraciones durante las pasadas décadas. Esos lustros sumados son los que recibieron el presidente López Obrador y Luis Antonio Ramírez Pineda como casi medio siglo de abandono en el ISSSTE con hospitales saqueados, con tecnologías obsoletas, con negligencias en el trato humano y que vinieron a rebotar el año pasado con la emergencia sanitaria del Covid19. A pesar que la Junta Directiva del ISSSTE avaló que el Instituto ejerza las vías legales para hacer efectivos los adeudos y refrendó la obligación de pago de cuotas, aportaciones y descuentos futuros, su director Luis Antonio Ramírez Pineda ha optado por los modelos de convenio para la regularización de dichos pendientes de las entidades federativas, en el cual se reconoce la deuda, se precisan intereses, actualizaciones y recargos desde la firma, hasta el finiquito. El último ejemplo de esas buenas negociaciones ocurrió en marzo pasado cuando Ramírez Pineda consiguió con su paisano Alejandro Murat otra manera de cubrir ese adeudo histórico de Oaxaca, recibiendo el ISSSTE el Hospital General de la Mujer y el Niño Oaxaqueño como forma de pago de esa entidad con el instituto. Además, se afirmó un acuerdo para ir pagando en un lapso de 15 años, el adeudo de cuentas individuales, cantidad mayor a los dos mil millones de pesos. El siguiente convenio proyectado es con Cuitláhuac García para que Veracruz se sume al llamado del presidente López Obrador con salud para todos bajo la honrada medianía de la Cuarta Transformación. 

 

https://twitter.com/VladRothschuh