EDITORIAL

GATELL AL IMSS

 

 

*Afores, legados tecnocráticos

*El Grupo Chiapas

*Domar la pandemia

*Gallinas come huevo

 

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

A ver si esta vez Monreal y Delgado ponen a discusión en el Senado y San Lázaro lo que por enésima vez el presidente López Obrador ha señalado como otras de las herencias tecnocráticas lesivas para la clase trabajadora de México: las Afores. También hay otras herencias negativas de ese periodo neoliberal como el IVA al 16% y  en negociaciones tras la iniciativa de la bancada monrealista, el zacatecano. El modelo económico de las pasadas décadas hizo magia demostrando a los mexicanos que los bienes públicos del Estado debían pasar a mejores menos como ferrocarriles, ejidos, minas, fertilizantes, agua, telecomunicaciones, refinación, electricidad, juegos de azar, educación y el ahorro nacional. El presidente López Obrador prometió nuevamente atender los problemas creados por la privatización del manejo de las pensiones contrastando que la única eficaz de esas Afores es la que opera el ISSSTE.  En un cuarto de siglo el manejo privado de las Afores contradice la reforma que las puso en manos de los amigos de los Presidentes de la República, rinden pocas utilidades, financiaron proyectos pútridos como el más reciente en Texcoco y concede utilidades onerosas a los tecnócratas que las dirigen.  Los estallidos sociales en diversos países latinoamericanos se originaron en los ajustes en detrimento de las pensiones y en México la cuenta regresiva se aceleró con la Ley Manlio contra los trabajadores del IMSS e ISSSTE. Las Afores son una de las tantas arbitrariedades que la tecnocracia lesionó poniendo en manos privadas el ahorro nacional, algo semejante a lo sucedido con el dinero público cedido a los fideicomisos que no debían rendir cuenta. Desmontar el vicio privatizador de los neoliberales con las Afores es un buen comienzo para darle curso a los demás pendientes como la 4T en el agro que intenta hacer andar Víctor Villalobos, lo mismo que Nahle en Energía y Moctezuma con la Nueva Escuela Mexicana.




La nueva encomienda que prepara el presidente López Obrador para promover el desempeño de Hugo López Gatell, sería un estupendo reconocimiento en el control de daños de esta pandemia y el aseguramiento moral del proyecto sanitario de la 4T. Y es que después de los sucesos recurrentes con los contratos irregulares en el IMSS, al doctor López Gatell lo muestran con buena estrella porque siendo quien atajó los excesos del Seguro Popular y el despilfarro financiero de los recursos públicos a organizaciones no gubernamentales que tomaron millones de pesos mensuales del sector público sin rendirle cuentas a nadie, haría buen rol en los controles internos del Seguro Social. Finiquitar la corrupción calderonista es una afrenta que los panistas no superan en el domador de la pandemia y de ahí nacen las fobias contra las decisiones nacionales de López Gatell en el manejo del Coronavirus y que lo elevaron a figura internacional en la OMS, perfil contra el que también propugnan los conservadores.  Para el Grupo Chiapas que encabeza el senador Manuel Velasco el presunto arribo de López Gatell al IMSS representaría la segunda pérdida a sus intereses financieros pues toda la campaña contra Josefa González Blanco  concluyó como un tiro por la culata como bien lo entendió y aplicó el presidente López Obrador desmontando la maledicencia del senador; en esa circunstancia el Presidente optó por no beneficiar  a ningún miembro del Grupo Chiapas en Semarnat sino que puso a un biólogo con trayectoria de izquierda y cercano a su proyecto de país como es Víctor Manuel Toledo. La cuarentena por Covid-19 que aísla a los funcionarios involucrados en la corrupción del IMSS la han entendido en Palacio Nacional como un intento de tocar el corazón del presidente López Obrador y que sensibleramente perdone por segunda vez a las gallinas come huevo que comanda el Grupo Chiapas.  La figura de López Gatell en el Seguro Social la ven idónea y urgente teniendo décadas el IMSS dirigido por abogados y economistas pero no por un médico con el prestigio ganado a pulso en esta pandemia mundial y que ha elevado al gobierno del presidente López Obrador a paradigma en el nuevo orden.

 

https://twitter.com/VladRothschuh