EDITORIAL

EL DOCTOR MUERTE


 


*Democracia panfletaria

*Sonora consigue inmunización

*Vato, boa, veto

  

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

Moralmente derrotados sigue viendo el presidente López Obrador a sus adversarios políticos cuando le escurren bajo el portón de Palacio Nacional un documento que solamente habla bien del Presidente de México por instituir la Revocación de Mandato como garante de la legitimidad del Jefe de la Nación. Ni Fox, ni Calderón, pusieron por delante de sus gobiernos el certificado democrático que autenticara a los mexicanos la calidad de su sufragio. El bono que ganó Fox en el 2000 lo dilapidó en un par de años y Calderón que repetía la ilegitimidad salinista no buscó el pundonor de arbitrar su mandato por medio de una prueba revocatoria. El hilvanado inconexo de todas las oposiciones en el actual horizonte es lo único común que dio a conocer el portavoz presidencial Jesús Ramírez Cuevas mostrando el panfleto de BOA para conseguir como siempre las negativas de los integrantes en la alineación conspirativa pues en el actual régimen democrático todos los miembros de BOA cuentan con el derecho a disentir como lo han venido haciendo sin censura. Ni siquiera las eminencias de partidos opositores tradicionales o en ciernes tienen la decencia de aceptarle a Ramírez Cuevas en público lo que realmente hacen cotidianamente buscando dinamitar la agenda nacional de transformaciones. El ajetreo de los adversarios, institutos y opositores al proyecto de país encabezado por el presidente López Obrador es un magnífico simulador del fracaso que ven replicar en BOA desde Palacio Nacional pues ninguno de los personajes abajo-no-firmantes es un cuadro singular de inspiración innovadora habiendo demostrado como gobernantes y acompañantes orgánicos las razones de por qué los mexicanos le dieron esos más de 30 millones de votos a López Obrador. Todos los Presidentes llegaron por seis años, gobernaron entre aciertos y desaciertos, para bien y mal del país sobre la premisa neoliberal de que una vez adquirido el producto no había devoluciones. Ese vicio de nuestra democracia fallida lo enmendó el presidente López Obrador con la consulta popular para que sean los electores quienes digan si merecen los Presidentes de México, actual y futuros, seguir en el poder y cuyo adelanto al 2021 con la consulta revocatoria la rechazaron todos esos miembros de BOA.

 


Sonora está dando a México prestigio internacional con la aplicación de la vacuna contra el Covid-19. Ninguna otra nación del mundo posee en estos momentos la vacuna, hay ensayos de laboratorio en China, Estados Unidos, Rusia y Europa, los que nos coloca jefaturando la investigación científica y a la gobernadora Claudia Pavlovich como tesón gubernamental que soporta y promueve esos éxitos bioquímicos.  Hasta las oficinas de los doctores Jorge Alcocer y López Gatell no ha llegado aún la solicitud de aprobación de dicha vacuna para que Cofepris dé luz verde al medicamento como ya hizo con la Cloroquina. Los médicos sonorenses que inmunizan contra el Coronavirus guardan el secreto, sin decir acaso que sea plasma de personas curadas como practica el IMSS para bien del doctor Zoé Robledo y su inminente sanidad física. Una vez suministrada la vacuna por los galenos sonorenses las personas entran en shock sobreviviendo los más fuertes y muriendo los más débiles, en cuestión de un par de días las personas saben su destino y para las estadísticas sanitarias del sector salud nada queda registrado, porque en Cajeme, Guaymas o Hermosillo, como en la CDMX, los doctores particulares ofrecen a los familiares de sus pacientes fallecidos actas de defunción con causas ajenas al Covid-19.  Cajeme es uno de los municipios sonorenses con mayores brotes y decesos por la pandemia, la gobernadora Claudia Pavlovich reclama un pacto social para sacar adelante la crisis que viven los sonorenses. La petición apunta a despolitizar la emergencia estatal y que los tres niveles de gobierno trabajen conjuntamente, para los adversarios de la mandataria equivale a una auto vacuna política aplicada por la mandataria priísta ante la crisis de salud pública señalado el costo electoral. La inmensa mayoría de muertes y contagios en Sonora se deben a la desorganización, no hay distanciamiento físico, no se usa cubrebocas, pocos se lavan las manos, muchos se auto medican y el reflejo impera a tal grado que Sonora siendo la primera ciudad del mundo que ya cuenta con la inmunidad contra el Coronavirus, los resultados benéficos de la cura aún no se extienden a toda la población porque son escogidos los vatos viriles que dan el paso al frente en la obtención del remedio prometido por los Doctores de la Muerte.

 

https://twitter.com/VladRothschuh