EDITORIAL

TRANSICIÓN AL NUEVO ÓRDEN


 

 

*Médicos rechazados

*Enmienda Walmart

*Tabasco acaba clases

 

 

VLADIMIR ROTHSCHUH

 

Walmart tuvo su auge con la administración de Felipe Calderón, las formas de operar de la transnacional con Los Pinos y los gobiernos estatales de derecha e izquierda, atrajeron la atención de López Obrador que cuestionó los moditos para asentarse en el país y evadir impuestos. Ahora como Primer Mandatario, López Obrador emprendió reformas para que el SAT comenzara a cobrar a los grandes contribuyentes beneficiados en sexenios pasados con créditos fiscales onerosos; de ahí emerge el reciente pago de Walmart a Raquel Buenrostro por ocho mil millones de pesos como segunda muestra de equidad. Esta cadena mundial de almacenes se ha posicionado en la Pandemia como empresa líder acompañando en Estados Unidos a las 600 familias que consiguieron en los pasados dos meses dividendos superiores del 40% mientras millones de norteamericanos se fueron al desempleo. No es cierto que esta crisis pinte igual para todos y ha sido una circunstancia atractiva en los innovadores. Se ha puesto al corriente Walmart de su deuda histórica por la que era cuestionada por López Obrador durante los periodos neoliberales, siendo el primero en saldar sus pendientes Carlos Slim, ejemplificando su responsabilidad tributaria frente al grueso de empresarios a quienes identificó el presidente López Obrador ante el CCE como quince potenciales factores para que el gobierno federal fuera parejo en el rescate solicitado por Salazar Lomelín.


Tedros Adhanom Ghebreyesus volvió a descalificar el uso de la Cloroquina para el tratamiento temprano contra el Covid19, el titular de la OMS pactó con el mandatario de China una vacuna gratuita para millones de personas en el mundo, siendo 30 millones un obsequio del país donde se originó la Pandemia, el resto de las vacunas habrán de adquirirlas los gobiernos interesados en la salud de su pueblos. Oficialmente dos países han aprobado el uso de la Cloroquina, uno es Norteamérica con su presidente Donald Trump como consumidor de Cloroquina y el otro es su socio comercial del TMEC, México. La eminencia médica que dirige la salud pública mexicana, el Doctor Jorge Alcocer dio luz verde a la Cloroquina y Cofepris abrió su venta al público sin necesidad de receta como aprobó drogas y patentes de Estados Unidos a sus 52 entidades confederadas. La Cloroquina es un derivado industrial del árbol que crece en los patios del trópico mexicano y que las mujeres usan para curar muchas afecciones comunes y que la herbolaria mexicana incluye en sus pócimas. Siendo la Cloroquina un fármaco barato como lo fueron en su momento la aspirina y la penicilina, pierde sus atributos para el mercantilismo de la industria farmacéutica. Pero hay otro medicamento que la OMS ha prohibido contra el Coronavirus como es la Ivermectina que ha salvado millones de vidas en todo el mundo especialmente en África con el Ebola y en México con los parásitos de la chinche o tracoma. La Cuarta Transformación arrancó el año pasado la depuración del negocio criminal de la industria farmacéutica, indispuesta a perder sus privilegios como lo afirman recientemente las nuevas protestas de los familiares con parientes con cáncer. La Cloroquina y la Ivermectina no son negocio para las transnacionales, es abyecta la posición de Tedros Adhanom Ghebreyesus pero muy comprensible en la degradación moral del neoliberalismo. Hoy el doctor Alcocer tocó otra pústula del viejo orden sanitario nacional con los 41 mil médicos generales rechazados para escalar a una especialidad, los controles entre el número de médicos generales rechazados y previamente de aspirantes universitarios a la carrera, construían el andamiaje de la medicina como un fin de lucro. Antes del Coronavirus el presidente López Obrador señalaba el déficit de 200 mil galenos, la proyección se estrelló con la Pandemia y ahora el doctor Alcocer revive la obligación moral en la medicina pública para que esos 52 mil aspirantes a médicos especializados no sean rechazados para engrosar y elevar la calidad en el servicio pretendido por la 4T en el sistema de salud nacional.


En el terruño del presidente López Obrador decidió Adán Augusto López no exponer a las familias tabasqueñas obligando a sus hijos a volver a los planteles escolares, la semana que viene concluye el periodo de la SEP. Aunque en niños y jóvenes la pandemia surte escaso efecto debido a la salud que gozan a esas edades, Tabasco no está exento de las epidemias modernas de obesidad, hipertensión y diabetes donde se cuelga el Coronavirus. La semana entrante de la nueva normalidad post covid19, habrá concluido el gobierno tabasqueño el periodo escolar gracias a la plataforma de la SEP ‘Aprende en Casa’ con un satisfactor positivo, la administración de Adán Augusto López da por aprobados a todos los estudiantes como sucedió en otras partes del mundo bajando el estrés familiar por falsas prospectivas. ‘Aprende en Casa’ representa para la 4T y Esteban Moctezuma una figura angular en la nueva didáctica de las Naciones Unidas a nivel global, gozando en ese multiorganismo la Cuarta Transformación de paradigma, como han resultado ser las acciones de Alejandra Frausto en la plataforma cultural ‘Contigo en la Distancia’ y los trabajos de López Gatell en Salubridad para reconocimiento de la OMS. Con la aprobación de todos los niveles de educación básica, Tabasco se encabalgará al largo proceso de transición de la nueva normalidad sin errores en las matrículas del ciclo 20-21.

 

https://twitter.com/VladRothschuh