EDITORIAL

OTRAS DERROTAS MORALES



*Renovación de la UNAM
*Revocación de mandato
*El mes de Barbosa
*Mireles se disculpa


VLADIMIR ROTHSCHUH


El sufragio efectivo y la no reelección son el segundo pilar de la Cuarta Transformación que el presidente López Obrador abriga como una reliquia de nuestra historia merecida:  abandonó a Batres en esa intentona porfirista de reelegirse en la Mesa Directiva del Senado y sugirió a los diputados morenistas abstenerse de repetir otro Bonillazo con la reelección de Muñoz Ledo. Y mencionado el adefesio democrático de Baja California, lo que ganó Bonilla aliándose con los panistas para traicionar el maderismo de la 4T, le costó que el presidente de México no le tome las llamadas y lo ignore como cualquier pelele que se las verá con el recurso constitucional ante la SCJN.  Son tres hechos que exaltan la figura demócrata del presidente López Obrador contra los excesos de su propio partido que creyó ganar el poder para revolcar la gata y continuar con los vicios posdemocráticos de la partidocracia corrupta que ha lesionado al país. Ni Batres, ni Muñoz Ledo, ni Bonilla, ejemplifican la transformación reeligiéndose en los encargos establecidos en la ley, unos por un año y el otro por tres, a todos los abatió la autoridad moral del Presidente de México. Los panistas presidirán la mesa directiva de San Lázaro y como responsables del porfiriato bajacaliforniano, el gesto del presidente López Obrador dignificando el respeto a las formas legales del Congreso, debería evaluarlo la derecha histórica y acompañar las reformas de revocación de mandato y de consulta como las vacunas urgentes en la erradicación de la corrupción política. Para quienes apoyaron a Batres, para quienes secundaron el porfirismo de Muñoz Ledo y cometieron abyección contra la constitución de Baja California, López Obrador sentencia que moralmente están derrotados.


En la Torre de Rectoría UNAM corren vientos renovadores, Enrique Graue prepara una grata sorpresa a quienes usan la violencia para ascender a la máxima autoridad universitaria. ¿Cuál es esa sorpresa que el rector Graue afina en estos tiempos de transformación que la Máxima Casa de Estudios reclama como suyos ahora por su lucha autonómica y el Bazucazo de San Ildefonso? La decisión del rector Graue ha caído bien entre quienes han tenido acceso a esa innovación;  así como el Presidente de México es férreo defensor del legado maderista, en el rector Graue ese mismo latido pulsa en los cambios que se aproximan y que lo colocarán como un Rector que marcó el futuro de la UNAM y que rompió los paradigmas de la rutinización universitaria que fomentan esos actos vandálicos y porriles entre los diferentes grupos de poder políticos que han usado a la Máxima Casa de Estudios en nicho de avaricia, ambiciones y golpes de pechos intelectuales cuando predomina la miseria del interés mundano. Los momentos importantes de la UNAM están presididos en sus rectorados por Justo Sierra, Alfonso Caso, SalvadorZubirán, Ignacio Chávez y Javier Barros Sierra, a esa estela apunta unirse el rector Enrique Graue con su trascendental anuncio personal y administrativo que irradiará más allá de la Máxima Casa de Estudios, consolidando la vida pública de México. La UNAM es otra de las instituciones de todos los mexicanos, lamentablemente su autonomía ha servido para hacer interpretaciones acordes a los grupos de interés dominantes y reflejos de un México caducado hace un siglo. Los más dolidos por esta transformación universitaria encabezada por Graue son los sectores que han lucrado en la inercia universitaria y serán los primeros en resistirse al cambio del milenio como lo evidenciaron recientemente  con sus reiteradas acciones porriles en Torre de Rectoría. Entre más dilate el rector Graue en anunciar el nuevo futuro de la UNAM y de México, los factores de riesgos serán mayores. Enhorabuena por Enrique Graue al rechazar convertirse en un administrador más que pasó por Rectoría.


Lleva Miguel Barbosa un mes en la silla de gobierno y Puebla experimenta la Cuarta Transformación con nuevas estrategias de seguridad con los alcaldes y la Guardia Nacional, certeza en inversiones externas por casi dos mil millones de pesos, derecho al aborto, rehabilitación de caminos estatales, barrida laboral de la corrupción morenovallista, acuerdos con el sector transportista, mil 200 nuevos empleos, liberación de los presos políticos, contención del huachicoleo y rescate histórico. A sus primeros cien días de gobierno tendrá mucho que informar Barbosa, suscribiéndose al estilo presidencial de rendición de cuentas  siendo que las audiencias públicas son réplicas de las mañaneras en Palacio Nacional. Pero el hit que busca conseguir Barbosa para convertir a Puebla en zona de desarrollo regional, está en la aceptación del presidente López Obrador para sumar al aeropuerto Serdán a la red de movilidad metropolitana pendiente desde hace dos décadas. El Serdán junto con Toluca, CDMX y Santa Lucía resolverá el déficit para personas y carga en el Altiplano. La aprobación del presidente López Obrador al aeropuerto Serdán convertirá no solamente a Puebla en polo de desarrollo sino que otorgará a Barbosa elevada credibilidad por encima de los distingos ideológicos que había polarizado la derecha albiazul.


El primero el solicitarle una disculpa al doctor Mireles fue Luis Antonio Ramírez Pineda y llegó a tiempo, no como la de Rosario Robles sin consecuencias ante las indígenas beneficiarias de programas sociales a quienes llamó paridoras y sucias apestosas. El contexto del subdelegado fue porque el ISSSTE atiende a 400 mil michoacanos pero solamente 90 mil cubren cuotas, pasando por alto la salud para todos que el presidente López Obrador ofrece en sustitución del Seguro Popular. El epíteto de Mireles fue menos cruel que el de Robles pero no por ello pasó desapercibido en Buenavista ante la ruptura de los protocolos de calidad y calidez que el ISSSTE emplea a todos sus derechohabientes incluyendo a las amantes y concubinas que por ley tienen derechos. El reculón del doctor Mireles fue apegado al trato que Ramírez Pineda mantuvo hacia él debido al rechazo del Gabinete de Seguridad Nacional para asimilarlo en algunas de sus áreas; impugnado por Durazo, el ISSSTE le abrió las puertas al médico perseguido en el sexenio pasado por negarse a entregar la plaza al Comisionado Especial. Incorporado el ex líder de las autodefensas al ISSSTE michoacano, no tuvo de otra el gobernador Aureoles que apechugar ante la decisión presidencial de tener ocupado a Mireles en cuestiones médico-administrativas que elucubrando en el ocio. Las disculpas de todo corazón ofrecidas por Mireles llegaron en breve a las agraviadas, pero sobre todo, conforme las exigencias del ISSSTE Buenavista.



www.twitter.com/vladrothschuh
vladyroth@gmail.com