EDITORIAL

PLEITOS MORENOS



*¿Gana Mancera?
*Mujeres de la 4T
*Lobos priístas
*El Edomex sin aranceles
*Fraude patriótico


VLADIMIR ROTHSCHUH


Las diferencias entre Muñoz Ledo y Marcelo Ebrard no datan de la administración de Mancera en la CDMX y la Línea Dorada, sino que se remontan al sexenio delamadridista cuando Porfirio y Cárdenas rompieron con su matriz tricolor creando el movimiento de izquierda que daría origen al PRD. Muñoz Ledo como diputado rompió el protocolo increpando al Presidente De la Madrid en su informe de gobierno e incomodando enormemente a los Toficos, grupo al cual pertenecían Manuel Camacho y su discípulo Marcelo Ebrard, quienes más tarde operarían el Fraude Patriótico contra Cárdenas. El presidente de la Cámara de Diputados se ha enfrentado al grupo ebrardista que encabeza Mario Delgado abriendo un parteaguas que a la fecha alcanzó a los senadores morenos indispuestos a aceptar las negociaciones del Canciller con Trump. En voz alta en San Lázaro y en la Cámara Alta las quejas contra Ebrard se enmarcan en las mismas que tuvo Ebrard contra Videgaray y Peña Nieto por traidores a la patria debido a su servilismo hacia el candidato populista gringo. Todos los desahucios que ha enfrentado Muñoz Ledo para dejar su curul se los cargan al equipo de Mario Delgado y el mayor de esos desahucios, la ‘chochez’ del Presidente de la Mesa Directiva, va con los pies por delante como un Cid, porque el estribo de aquí a su tumba, Muñoz Ledo lo ciñe con su ratificación nacionalista y anti imperialista violentada a su parecer con la Guardia Nacional levantando el inhumano muro en el Suchiate. El desencuentro entre el senador Mancera y el canciller Ebrard en la Cámara Alta fue ganado semanas antes por el coordinador de los perredistas cuando su constituyente y ahora Presidente de la Mesa Directiva destrozó las ambiciones transexenales del Canciller.


En doce años de panismo no aprendieron mucho los priístas, en seis años de peñanietismo retroalimentaron poco: las traiciones electorales en los recientes comicios aliándose con sus enemigos, antecedieron la vocación lobuna de la disputa por la dirigencia nacional. La misma sustancia que los autoderrotó con la cacería de sus gobernadores e hizo de su carnicería una velada para sus adversarios, se sostiene llamándose los unos a los otros puros e impuros de merecimiento, en aras del mesianismo que los ataca también por igual. Los priístas son los lobos del PRI, no es sentencia escueta cuando los tricolores ahora son gobernados por sus primos hermanos. Las acusaciones entre los Alitos y los Narros, son réplicas del 2000 y 2018, esta vez afortunadamente no hay tercero en discordia que se alce con la Presidencia de la República, pero expresa la irredención priísta de sus defectos: la atomización es su desgracia. Innecesaria la hipoteca de su patrimonio inmobiliario (en realidad propiedad del INE) para un proceso de enemistades; era más sensato ahorrarse ese dinero con un acuerdo entre Alito y Narro para reconstruir al partido de las instituciones y del desarrollo nacional, antes que fragmentarse como les sucedió ante Fox y ante López Obrador.


Josefa González Blanco vive para contarla: desoyó las amenazas y las convirtió en cantos de sirena, no estando bien atada al mástil como creen estarlo las mujeres de la Cuarta Transformación sometidas a las mismas embestidas. Como a Josefa a Claudia Sheinbaum le encendieron las alarmas pero la Jefa de Gobierno como ninguna otra cuenta con el aval del presidente López Obrador que detuvo su agenda nacional para darle el espaldarazo que no  tuvieron Sánchez Cordero,  Albores, Frausto o Alcalde, todas amenazadas por una misoginia morenista que a punta de rumores querían ver a los suyos despachando en Bienestar, Cultura, Segob y Trabajo. Y ni qué decir de Polevnsky victimizada ante los ojos del ‘Preciso’ y negada a visitar Palacio Nacional a desayunar unos chilaquiles cuando el primogénito cabildeaba por Luján. Pero no es cuestión de misoginia cuando en el arnés no solamente cuelga la testa de la hija adorada de Patrocinio González, sino la del ex líder calderonista que se rajó en el IMSS, según todos los días se la cantan también al hijo del cenecista Heladio Ramírez en el ISSSTE. Sheinbaum no está sola advirtió el Presidente de México a sus colaboradores que adelantaron los tiempos del 2024, no obstante que le aparejó a Ebrard ordenando al Gabinete hacerle caso a todo lo que diga o ambicione el Canciller. Con Zoé Robledo en el IMSS no puede darse por segura Sánchez Cordero al frente de Bucareli cuando todos acuerdan con el subsecretario Encinas, poder real ahí y que en varias ocasiones le ha referido al presidente López Obrador el inmerecido puesto de segunda fila.


Entre la validez de lo acordado en público y en secreto entre Ebrard y la administración Trump, el gobernador mexiquense anunció acuerdos entre su gobierno con el de Estados Unidos  para que diez municipios mexiquenses comercien preferencialmente productos agrícolas en la Unión Americana. El adelanto de Alfredo del Mazo llega en una circunstancia compleja cuando el tratado comercial está en punto muerto en el Senado y los priístas comandados por Osorio Chong no se someterán, salvo Eruviel, a los compromisos de los Gobernadores en Tijuana. El documento secreto que amasa Trump tiene una adversidad por el lado de Alfredo del Mazo y sus negociaciones bilaterales de certificación a diez municipios mexiquenses que no necesitaron TMEC y tampoco están en el índex arancelario para vender productos agrícolas a los norteamericanos.  



www.twitter.com/vladrothschuh